payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

 

TODAS LAS RELIGIONES DAN LA RAZÓN a la

Biopsicoplástica o YOGA INTEGRAL CIENTÍFICA

biosicoplastica

Quien mejora al individuo, mejora a la nación lo mismo que a la civilización y a la raza humana”.- Mary O’ Day

Educar no es amaestrar físicamente o domesticar socialmente, sino condicionar y desarrollar al individuo en su totalidad para funciones de dignidad personal, civilidad, paz, orden, y productividad, convirtiéndolo así en factor de prosperidad así como de felicidad de la gran colectividad humana, por encima de distinciones raciales, nacionales, confesionales y parroquiales. Pr. OM Lind-Schernrezig

Queda bien sabido, por cierto, por estar sentado con hechos indiscutibles, verdades incontrovertibles, que la YOGA INTEGRAL CIENTÍFICA no se inmiscuye en asuntos de las organizaciones, los cultos, los intereses y las particularidades de ninguna Religión, Filosofía, Misticismo o congregación espiritualista. Concretamente, no somos entrometidos, y nosotros respetamos todas las creencias sinceras, sin detenernos a calificarlas.

Desde luego, somos estudiosos, y no se nos sorprenderá nunca desconociendo las características sobresalientes así como los valores más íntimos de tal o cual sistema de fe o método filosófico, pues todo lo que eshumano” nos concierne, como le sucedía a Hume, ya que nos toca tan cerca o más bien tan íntimamente.

Ahora bien, la YOGA INTEGRAL CIENTÍFICA o Biopsicoplástica se ufana de ser exclusivamente científica, mas eso no implica que sea antirreligiosa, antihumanista y antifilosófica. Bien al contrario podríamos decir que constituye una base firme y demostrativa para las eternas verdades, y en eso se convierte en el mejor factor de confirmación y encomio, para la Religión, el Humanismo y la Filosofía en sus dimensiones verdaderamente respetables, admirables y merecedoras de glorificación.

La Biopsicoplástica o ciencia de la YOGA INTEGRAL CIENTÍFICA no se asienta en ninguna doctrina religiosa ni en ninguna clase de culto, y no es una forma de atletismou “olimpiada de posturas extravagantes” porque es, ante todo, un método de auto observación, de auto análisis crítico, de auto condicionamiento y de auto realización,sin teorías preconcebidas ni doctrinas preestablecidas.

Mas no se debe olvidar que la Verdad es eterna y universal, y por ende no es Incidental ni puede ser limitada por condiciones de tiempo o de espacio; no puede, en fin, de ningún modo, pertenecer ni ser exclusiva expresión de ninguna época, circunstancia, persona u organización. Por ello mismo, precisamente, es de observar como, de una manera u otra, coincidimos con todas las expresiones religiosas y filosóficas, sin excepción, cuando asentamos que la naturaleza de la personalidadHumana esta integrada por condiciones interiores, íntimas, de sentido vital y de hecho sagrado por ser su base fundamental y característica. En efecto, lo biopsicospiritucósmico semeja o se emparenta grandemente con el YOinterno de los espiritualistas, el “tesoro celestial” y “templo viviente de Dios” de los místicos, la “chispa Divina” de los Católicos, el yo crístico de los cristianos esoteristas, el “Divino hábito de la Verdad eterna” de los gnósticos, la “mente Divina” de la Christian Science, (*) la “Luz o Ahara Mazda” de los Parsi, el TAO de los Taoístas, la “Mente (Manas)” y el “Atma” de los Budistas, la “energía vital universal” de los ocultistas, etc., etc……

La gran diferencia entre todas estas definiciones Religiosas y filosóficas y la nuestra de lo “biopsicospirutocósmico es, por tanto, que mientras concebimos a Dios o el espíritu vital como una energía y dinámica en extremo Inteligente y con características de conciencia creadora, las otras aludidas son de sentido o bien místico-metafísico y estático o ya solamente como entelequia subyacentes inexplicablemente presentes. Para nosotros lo “Biopsicospirutocósmico” es, más que presente, dinámico, y más que real, funcionalmente energético y creador. Para nosotros la vida es un proceso en permanente acción y devenir, y cada molécula de célula, cada célula de los tejidos, cada órgano del cuerpo lo mismo que el liquido cefalorraquídeo y la medula de los huesos en fin, están sujetas a una influencia tanto en sus estructuras como en su mecanismo biológico y fisiológico, ya sea mediante la actitud mental – por osmosis— ya por la presión directa del pensamiento consciente – energetismo -. Esto, evidentemente da un sentido mucho más amplio tanto a la psicosomática como a la psicología, la psicoterapia, el psicoanálisis, la neuroendocrinología, la genética y la biología misma.

Ya de hecho, hemos trascendido por completo todas estas modalidades que eran hasta ahora de presumido carácter científico, y los mencionamos con toda cautela y simplemente de manera alusiva a sus deficiencias características. Preferimos hablar, para ser prudentes, de mentología y no de psicología, ya que demasiados “psicólogos” ni siquiera creen en la existencia de una Psiquis o Alma. Así mismo, hemos desvirtuado por completo al psicoanálisis, a la vez que ampliamos su expresión, funcionalismo y proyección como “psico o mentorrealización”. De igual modo, no contentos con descubrir la verdadera o integra naturaleza del hombre, hemos logrado sorprender el mecanismo de la vida universal, situándola de hecho y de manera energético-vital así como funcional en el cuerpo viviente del infinito universo, como entidad cosmocrática, así que en vez de hablar de cosmología nos referimos más bien a la Cosmobiología.

La ciencia de la conciencia es ya, por tanto, una realidad positiva verdaderamente revolucionaria, por cuanto poco a poco va difundiéndose por doquier novísimas dimensiones de conciencia humana, revestida con las características de la naciente Nueva Era (Aquarius) que venimos promoviendo.

Koot Hoomi Lal Singh

Londres

16.7.1931

_______________________

(*) Christian Science sends us a special mise au point, stating: “God is Mind, and God is infinite; hence all is Mind. On this statement rests the Science of being, and the Principle of this Science is divine, demonstrating harmony and immortality”.

In Luke 17:20, 21 it is asserted: “The Kingdom of God cometh not with observation, neither shall they say: Lo here! or, Lo there! for, behold, the Kingdom of God is within you”. We mean to functionalize, dynamize it with definite purposes, put it to work, seek its fulfilling contribution to the aims, purports, aspirations and nobler endeavors of people – for the benefit of all those concerned and all mankind. Consult Zephaniah 3:17 and we may well rejoice at this splendorous prospect.

Paul is presented saying (Roman 12:2) “Be not conformed to this world (the rut and drudgery of daily experiences) but be transformed to this world (constantly renewed, reformed, born a new), that He may prove what is this grand, and acceptable and perfect will of God”. Obviously, it is as we constantly claim: Life is a permanent process of change for the better, self-improvement, self-integration, self-superation and self-realization.

Again Mrs. M. Eddy Baker writes in Science and Health: “The great spiritual fact must be brought out that man is, not shall be, perfect and immortal”, and this we prove it not doctrinally or by means of dogmas and taboos, but effectively, scientifically, breaking through the defects and limitations so as to bring out the greater facts of life from the depths of man which are immutable. These universal and eternal truths are, of course, incontrovertible, and they reach us with this sublime splendor from the ample origins of all the times.

_____________________________________________________

.. Por lo que se refiere a los motivos y las finalidades de la YOGA INTEGRAL CIENTÍFICA no interviene en asuntos de conciencia y por lo tanto no hay nada de reprobable desde el punto de vista de ninguna religión o filosofía, y esto se demuestra concretamente por el hecho de que los estudiantes de la YOGA INTEGRAL CIENTÍFICA son de todas las confesiones, razas, nacionalidades, condiciones sociales, edades y de todos los sexos. Nunca se ha visto a la humanidad tan unida con un sentido de universalidad, en perfecta paz y sin la menor incomprensión o el más insignificante desacuerdo.

Tocante a lo moral, la YOGA INTEGRAL CIENTÍFICA es singularmente maleable, por cuanto deja a cada estudiante la responsabilidad y el cuidado de comportarse como bien lo aviene según su conciencia y su corazón. Poniendo como limite el dolor y el perjuicio tanto en lo moral como en lo material, en sí propio así como en otras personas. Además, reconociendo la ley de equidad universal, o sea Karma, no existe posible fricción con ninguna concepción, convicción o creencia sea filosófica o religiosa por exigente que sea.