payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

 En el interior del sistema penitenciario progresista de Noruega

Por Vice staff, CNN
Agosto 3, 2011

http://www.cnn.com/2011/WORLD/europe/08/02/vbs.norwegian.prisons/index.html

(Original en inglés. Traducido por Revista ARIEL)

 carcelNoruega

 

Nota del editor: El personal de CNN.com ha estado intrigado por el periodismo de Vice, una compañía de medios de comunicación independientes y un sitio web con sede en Brooklyn, Nueva York. VBS.TV es la red de banda ancha de Vice de la televisión. Los reportes, que son producidos exclusivamente por Vice, reflejan un enfoque muy transparente al periodismo, donde los espectadores se toman a lo largo de cada paso del proceso de información. Creemos que este enfoque único de información es digna de compartir con nuestros lectores CNN.com.

Brooklyn, New York (VBS.TV). El año pasado, Vice visitó Noruega para conseguir una mirada de primera mano en el país con el famoso sistema progresiva penitenciario. Habíamos oído historias de un tratamiento laxo de criminales, y el más sensacional (y divertido) informe evocaba imágenes de los guardias y los presos que pasan sus días solidariamente, silbando canciones de cuna, mientras saltan a través de campos de flores.

En realidad, sin embargo, el enfoque de Noruega es una versión radical de los principios que dan sustento a las cárceles del mundo: castigar los crímenes, rehabilitar al delincuente. América, por supuesto, se apoya más en la primera. En Noruega, donde la cadena perpetua no existe, e incluso los peores delincuentes por lo general no sirven más de 21 años, la atención se centra claramente en el segundo.

La cárcel que visitamos, la prisión de Bastøy, se encuentra a una hora de Oslo, en la pequeña isla escénica Bastøy. La filosofía única de Noruega es evidente desde el comienzo. Con el fin de llegar a la prisión, los visitantes son transportados a la isla en un barco pequeño tripulado casi exclusivamente por los propios reclusos. Una vez alcanzado el puerto en el continente, saludan a los visitantes (en su mayoría miembros de la familia, y el ocasional periodista extranjero embobado), y les ayudan a que suban del muelle al barco. Es suficiente para hacer que te preguntes por qué no aprovechan el momento en que lleguen al continente huir- hasta que usted llega a la propia prisión.

Ver el resto de la Guía de Vicepresidente de Prisiones de Noruega en VBS.TV

A primera vista, Bastøy es más un campamento de verano institución que una correccional. Los nadadores disfrutar de las playas de la isla, mientras que otros pasean por las granjas de la isla, atendiendo a los caballos y el cuidado de las tareas diarias. Los prisioneros duermen en literas en las cabinas compartidas que salpican la isla, y los grandes campos de fútbol ubicados entre los grupos de viviendas. Ninguno de los símbolos de una prisión estadounidense típica son evidentes: no hay paredes, ni celdas atestadas, ni guardias armados. En cambio, una tranquila calma invade la isla. Es fácil olvidar que usted está entre algunos de los criminales más endurecidos de Noruega.

Pasamos nuestro día en Bastøy hablando con los funcionarios de la prisión y los reclusos, quienes hicieron hincapié en que el fin de cambiar con éxito un criminal, una institución como Bastøy es fundamental: un lugar para reflexionar, interactuar y aprender nuevas habilidades. Muchos presos y funcionarios de la prisión nos recordaron que en Noruega, donde todo el mundo en esta isla un día será integrado a la sociedad, la rehabilitación era necesaria. De hecho, a menudo parecía que la gente con quien hablamos estaban leyendo un guión - y sin duda podría haber sido así - pero era difícil discutir ante los resultados (Noruega tiene una tasa de reincidencia significativamente menor que los Estados Unidos). Nos fuimos pensando que Noruega puede estar en lo correcto.

Ahora, a la luz de los ataques terroristas de julio, que dejó 77 personas muertas, puede el enfoque humano de Noruega con la cárcel en verdad reformar a los asesinos en masa? Y - más importante - debe? Estas son preguntas sin respuestas fáciles, y sólo algunas de las muchas con las que Noruega está luchando.