payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

 image002


CIENCIA Y CONCIENCIA 

Revista de Filosofía Trascendental
Órgano Oficial de la Gran Fraternidad Espiritual
 

Director: Don Juan Grau Castillo                  Administrador: Don Enrique Fernández C.

Santiago de Cuba. Oriente – CUBA

______________________________________________________________

Vol.1                            Junio 1936 (2480)                            No.3
______________________________________________________________

Reeditado por: ALIANZA CULTURAL, HUMANISTA, Y ESPIRITUAL UNIVERSAL

Marzo 21 de 2009

_______________________


EL PENSAMIENTO Y SU FUNCIONALISMO

El pensamiento es la facultad por excelencia del ser humano; es la fuerza suprasensible, actualización en la mente de ese prana prolífico que engendra la vida.

El alma humana, para guiarse en su curso evolutivo, necesita recoger esas energías latentes en nuestro fuero interno, por eso la abstracción, que es el principio de toda investigación, nos hace centralizar la mente, utilizándola a modo de espejo o pantalla donde sensibilizar la imagen de esa motilidad exterior del ambiente en que nos desenvolvemos, y como consecuencia que ello he ahí el por qué en filosofía Oriental (que orienta…) se dice que la mente es el gran destructor de lo real.

Cuando la humanidad llegue a percatarse de manera incuestionable de que no es precisamente en lo exotérico donde están las fuentes de la sabiduría sino en lo esotérico, supra interno, donde fluyen las aguas cristalinas del conocimiento, una aurora de paz surgirá a su presencia, buscando cada individuo por su propio esfuerzo lo sui generis, pues coincidimos con Descartes cuando dice: para llegar a la verdad, es preciso, en un momento dado, desembarazarse de todas las opiniones recibidas y reconstruir de nuevo, y desde los cimientos, todos los sistemas de sus conocimientos.

Sin recurrir a los campos de la filosofía occidental, los simbolistas orientales nos dicen “aíslate”. En arte no hay más que individuos, naturaleza. Toda estética preconcebida es vana. Sé un salvaje y un independiente. Nada importa en el mundo sino tu sinceridad, tu convicción. Ser “sí mismo”. Nada hay bueno ni real fuera de eso. No hay escuela, no hay tradición: no hay más que tú”.

Veamos esta coincidencia en las dos manifestaciones del espíritu humano, concepto que no trunca nunca principio alguno, sino en esencia viene a decirnos: la filosofía con su austeridad característica y el arte con su espontaneidad típica, no implica que llevemos nuestro pensamiento tras de lo sensacionalmente instintivo, que nos hace incurrir en una coacción reflexiva, sino que cultivemos el Ego, buscando en nosotros mismos la Verdad por el ejercicio de nuestra potencia psíquica como medio de realización de toda belleza y exacto cumplimiento del bien.

El problema del hombre ante el conocimiento ha determinado aquí en el occidente una enervación egoísta, haciendo discurrir a la humanidad por un atajo siniestro e induciéndola a la práctica de las energías psíquicas mentales inferiores, abstraída en el mundo de los sentidos y soslayando el de los sentimientos, haciendo preponderar la idea del concepto y no la exteriorización del concepto en sí; en una palabra, los occidentales hemos ido tras la verdad en un habilidoso tanteo, formando nuestras concepciones biológicas por rozamiento de superficies, exterioridades, efectos, nunca interioridades, fundamentos, causas, en un empeño de falsa posición, en un esfuerzo hipotético; esto es, con la doctrina del ojo y no con la doctrina del corazón.

No tratamos tan siquiera de combatir el sistema de especulación occidental llamado racionalismo, pero pretendemos criticar las gravísimas faltas de un método que ha exaltado lo objetivo, el culto raciocinante de la personalidad, el mundo de maya (ilusión), descuidando lo subjetivo.

El funcionalismo del pensamiento en occidente, en la forma que hemos apuntado, hace del hombre un explotador de la naturaleza, y no un explorador de la misma. Las necesidades son casos de desposesión, más perentorios cada día, porque de esta forma lo que realizamos es una empresa de agotamiento, nunca un esfuerzo de renovación, de procreación del medio.

Ha sido la causa, este error de procedimiento, del desvió moral que en la cuestión religiosa, preciso es confesarlo, no acaba de aportar el precepto idolátrico, pagano, gentilista que hace de la divinidad un hecho íntegramente antropomórfico, convirtiendo esa elevada función social en un pugilato de exacerbadas diferencias, que, por tanto, lejos de unir verifica lo contrario.

Tan tamaña es la trascendencia del caso que estudiamos, que nos atrevemos a  decir que esa irredención social, que de un modo pesimista espíritus apocados interpretan, es un efecto de esa función pensante de occidente, que utilizada como fuerza ciega, irrita los cerebros y degenera en este nerviosismo integrante de las varias formas de crisis del momento, conduciendo a las masas hacia toda clase de excesos ideológicos. Su mal es una traumatización supra-nerviosa, un neurismo destructor de todos los valores genuinos, edificantes, trascendentes.

Las huestes occidentales no han salido de su barbarie, tan absorbida han estado en su auto-divinización, y lo que se llama civilización no deja en ningún instante de ser un refinamiento de esa barbarie de prejuicios y convencionalidades de su pensamiento altisonante y sin trascendencias. Por eso el momento actual es una fase de decadencia, de positivismo, de culto de la personalidad, aunque un movimiento de cohesión colectiva enmascare lo pasionalmente egoísta que separa a los hombres de principio de fraternidad que toda sociedad ha menester. Esto, lo explicó de manera magistral Oswald Spengler, en su obra única “La decadencia de occidente”.

No debe extrañar a nadie, pues, que nuestras normas sean en apariencia novísimas, o que nuestro lenguaje ideológico suene exótico. Lo espiritual no tiene patria ni responde apropiadamente a ningún esquematismo convencional; por esto todo sectarismo es arbitrario, todo doctrinarismo contradictorio, y todo dogmatismo expresamente ridículo. No crea nadie, pues, que nuestros empeños lleven una norma de discordia, o que nos anime solo un prurito de combate. Solo nos interesan los principios fundamentales, y es lógico suponer que las almas novedosas, las mentes infantiles, no vean en nuestros esfuerzos sino propósitos destructores, no apreciando que, en realidad, aportamos un nuevo caudal cultural, ofreciendo una pauta mejor de edificación interna, guiando la mente hacia percepciones más edificantes y exactas.

LA FUERZA DE LA VOLUNTAD

Hay, peregrino, una senda, donde aquel que entra y avanza pierde temor al desengaño. Es ancha, lisa, recta y despejada, después de comienzos muy duros y tortuosos. Pasa por medio de todos los campos de cultivo que granjean honra y provecho. Quien por ello llega a la escena del mundo puede considerarse que ha cosechado todas las plantas de mirifica virtud, de que hablan las leyendas; la bácara que preserva de la fascinación, el nepente que devuelve la alegría y el hongo que infunde el ardor de las batallas.

Tener experiencia de esta senda vale tanto como llegar a la piedra de parangón con qué aquilatar la calidad de las cosas cuyas apariencias nos incitan. Por ella se sale a desquijarar los leones, tanto como ceñir la oliva de paz. Cuando por otros caminos se las busca, todas las tierras son al cabo páramos y yermos; pero si ella fue el camino, aun las más áridas se truecan en fértil emporio: su sequedad se abre en veneros de aguas vivas; cúbranse las desnudas peñas del bosque, y el aire se anima con muchas y pintadas aves. Toma, peregrino, esa senda, y el bien que soñaste será tuyo.

Alzas los ojos? ¿Consultas, en derredor, el horizonte?... no allí, no afuera, sino en lo hondo de ti mismo, en el seguro de tu alma, en el secreto de tu pensamiento, en lo recóndito de tu corazón; en ti, en ti solo has de buscar arranque a la senda redentora!

JOSE ENRIQUE RODO

*   *   *

 

EL HIJO ILEGITIMO

Por Rabindranath Tagore

Ya el sol se había puesto entre el enredo del bosque, sobre el rio. Los niños de la ermita habían vuelto con el ganado, y estaban sentados al fuego oyendo a su maestro Gautama, cuando llego un niño desconocido y le saludo con flores y frutos. Luego, tras una profunda reverencia, le dijo con voz de bella ave:

Señor Gautama: vengo a que me guíes por el sendero de la verdad. Me llamo Satyakama.

Bendito seas – dijo el maestro. ¿Y de que casta eres, hijo mío? Porque solo una Brahmin puede aspirar a la suprema sabiduría.

Contesto el niño: No sé de qué casta soy, maestro; pero voy a preguntárselo a mi madre. Se despidió Satyakama, cruzo el rio por lo más estrecho y volvió a la choza de su madre, que estaba al fin de un arenal, fuera de la aldea, ya dormida. La lámpara iluminaba débilmente la puerta, y la madre estaba fuera, de pie en la sombra, esperando la vuelta del hijo. Lo cogió contra su pecho, lo beso en la cabeza y le pregunto que le había dicho el maestro.

¿Cómo se llama mi padre? – Dijo el niño- porque el Señor Gautama no ha dicho que solo un Brahmin puede aspirar a la suprema sabiduría.

La mujer bajó los ojos y le hablo dulcemente:

Cuando joven era yo pobre y conocí muchos amos. Sólo puedo decirte que tú viniste a los brazos de tu madre Jabbala, que no tuvo marido.

Los primeros rayos del sol ardían en la copa de los arboles de la ermita del bosque. Los niños, aun mojado el revuelto pelo del baño de la mañana, estaban sentados ante su maestro, bajo un árbol viejo.

Llego Satyakama, le hizo una profunda reverencia al maestro y se quedó de pie en silencio.

-         Dime, - le pregunto el maestro ¿sabes ya de que casta eres?

-         Señor, - contesto Satyakama, no sé. Mi madre me dijo: - yo conocí muchos amos cuando joven y tú viniste a los brazos de tu madre Jabbala, que no tuvo marido.

Entonces se levanto un rumor como el sonido iracundo de las abejas hostigadas en su colmena. Y los estudiantes murmuraban entre dientes de la desvergonzada insolencia del niño sin padre.

Pero el maestro Gautama se levantó, trajo al niño con sus brazos hasta su pecho y le dijo: tu eres el mejor de los Brahmines, hijo mío, porque tienes la herencia más noble, que es la de la verdad.

____________

LA INICIACION

Comentarios por el Nº 13.

“Los de nuestra Gran Fraternidad saben vivir sin transigir con este mundo, pues su esfera de evolución es muy otra… y conocen aun los más recónditos designios del corazón humano…” Zanoni.

El Nuevo año Espiritual que comenzó el día 6 de Mayo próximo pasado fue el día más feliz de mi vida, porque sobrepasando a todos mis cálculos y como un regalo inesperado, aunque anhelado, fui recibido por un maestro.

El acto se verifico durante la celebración Védica, festival del fuego que se ha venido practicando a través de las edades en los centros de más elevada espiritualidad, en la época del plenilunio. Esta práctica de los santuarios del oriente, practicada aun hoy en día entre los cristianos en la época del solsticio de verano todos los años, se repite a cada plenilunio, pero este en referencia tuvo una significación excepcional por ser el primero del mes de mayo, que marca, según las más antiguas y puras tradiciones, el nuevo año espiritual. Fue con tal motivo que, reunidos en convención al igual que todos los miembros de la Gran Fraternidad Espiritual diseminados por toda la faz del orbe, se procedió a meditar por el mejoramiento espiritual de todos los seres vivientes, por el establecimiento de la armonía y la paz entre los individuos de buena voluntad, y en fin facilitando el poderío de lo Espiritual por sobre lo material en general.

Este acto fue, como siempre, grandioso en su significado y como punto de concentración de fuerzas espirituales, pues marca de manera practica la comunión espiritual más excelsa que existe en el mundo, por ser la oportunidad de coincidir en un mismo pensamiento los más aventajados seres de la creación, hombres y devas.

Digo que mi recepción como Chela, Discípulo, por un Maestro, fue algo así como un presente inesperado, porque creí no estar lo suficientemente preparado y no haber alcanzado el control y la disposición mental precisa para entrar en la primera iniciación. Pero los Maestros, usando una gran cantidad de benevolencia para los aspirantes les dan la oportunidad de que con sus cualidades y bajo el impulso y las fuerzas que actúan en ese acto pueda dar los pasos necesarios para que en lo adelante su vida sea por completo un verdadero “renacimiento Espiritual”. Verdaderamente, la transformación que se opera en uno desde este momento es tal que podemos considerarnos “renacidos”, de veras, usando la frase de San Pablo cuando dice en una de sus Epístolas “preciso es renacer dentro de este cuerpo para poder ver la luz de Cristo”. Pero no creáis que por estar recibidos ya se ha hecho todo, pues de veras es cuando comienzan las mayores pruebas; cuando el Maestro nos ha de imponer nuevas normas y guiar a través de mayores dificultades, hasta hoy apenas vislumbradas por nosotros; en fin, cuando comienzan por la fuerza los esfuerzos mayores por controlar las pasiones que todavía no hemos podido desarraigar, iniciándose una serie de luchas titánicas para hacernos merecedores del alto honor que se nos hace y ser dignos de la benevolencia que tienen con nosotros los seres superiores.

No hay palabras con que expresar lo que uno siente en ese momento inolvidable en que se establece la comunión Espiritual entre el Maestro y nosotros. No debemos tampoco tratar de explicarlo porque son apreciaciones internas que cada uno expresa de acuerdo con su mentalidad y la disposición que tenga y de cómo sepa apreciar las bellezas subliminales que se pone de relieve desde el momento de la Iniciación, o mejor dicho, del ¨renovamiento espiritual¨ que se opera en nosotros .

Mucho cuidado debe tener el aspirante al analizar sus aspiraciones al entrar en la Gran Fraternidad Espiritual. No equivoquemos el camino, eligiendo el que va pendiente abajo porque es más sencillo y ofrece más facilidades, en vez de tomar el que conduce hacia lo alto de la evolución por muy difícil que aparezca o por confuso que se nos antoje. Desde el momento que aceptamos la entrada en el sendero, aceptamos también los servicios del maestro, pero este nos deja libre en nuestras elecciones de fases y de modalidades de la vida. El es un faro, un guía, un buen consejero, pero nosotros somos y permanecemos libres de hacerle caso o no. Por eso si somos fieles a los principios que abrazamos como buenos, permaneceremos leales a nuestro maestro, que es nuestro iniciador e instructor, siendo entonces por la fuerza devotos seguidores del sendero de las sublimes realizaciones. De otro modo, escogeremos lo infernal  (inferior), la magia negra, y “negando al Maestro”, no veremos en él sino un ignoramus y un falsario, un cínico o un satánico, en fin todo aquello que nosotros somos íntimamente y que en realidad honramos, aunque condenemos en apariencia, y los principios que teníamos como supremamente buenos al penetrar en la senda iniciática, los habremos torcido y tergiversado tanto que no podremos reconocerlos y entonces los tacharemos de burdos, absurdos, siniestros, sin percatarnos de que esto, lo somos nosotros mismos con las fantásticas creaciones de nuestra mente engañada y raquítica, valetudinaria y glorificadora de lo necio!. No equivoquemos el sendero, pues, basándonos en vagos conocimientos que nos dieran lecturas tan difusas como confusas, que bajo el lema de filosofía se suele pregonar, y son materias difícilmente asimilables porque en primer lugar obran a manera de toxinas en la mente, dificultando lo más a menudo todo juicio acertado y llevándonos a toda clase de equivocaciones y prejuicios. Esto lo ha dejado expresado de manera magistral el famoso pensador Bulwer Lytton en su significativo texto: “Zanoni”, que no nos cansaríamos de recomendar a los que ufanos de grandezas y de mejoramientos, tratan de hurgar en lo infinito y tocan a las puertas de los santuarios, cuyos umbrales son franqueables tan sólo a aquellos que manifiestan sinceridad de propósito. Y si éstos se mienten a sí mismo, por algunas necias ilusiones o pruritos de falaz egoísmo, aprenderán luego que éstas no son las materias de disipación ni se puede burlar los grandes misterios. Aún la misma ignorancia es perdonable, pero nunca podría serlo la malignidad estudiada, consiente. Este atrevimiento, que tiene más de blasfemia que de estupidez, se logra siempre con un correspondiente séquito de desgracias.

Fíjense bien todos aquellos que deseen ser Discípulos que nuestra vida es una continua prueba, no tan sólo por parte del Maestro, que vela por nuestro progreso, sino por parte de todos los seres que nos rodean y a los cuales tenemos que oponer nuestro control intimo y las mejores disposiciones de nuestra mente disciplinada y siempre noble de intenciones.

¿Qué sería de un discípulo que se encontrara entre el fuego despiadado de seres sin conciencia? - Si no se ha controlado y disciplinado, será un pobre juguete de ellos. Pero el discipulado implica, precisamente, esto: UNA VIDA SENCILLA Y UN CONTROL Y DISCIPLINA, TANTO CORPORAL COMO MENTAL.

Así, logra todas las victorias sobre sí mismo y al fin triunfa sobre todas las circunstancias de la vida. Todo lo que se hace bajo la ilusión y la precipitación suele tener funestos resultados; por esto ha habido individuos que, persiguiendo el discipulado, han creído conveniente hacer toda clase de promesas al maestro y a la gran fraternidad, fingiendo sinceridad y pérfidamente prometiendo enmendarse; y como éstos nunca niegan nada, por estar siempre al servicio de la humanidad, son aceptados los candidatos a fin de darles una oportunidad de perfeccionarse y de desmentir sus falsas pretensiones. Estos discípulos se figuran, en realidad, que por el mero hecho de ser aceptados en la gran fraternidad y de tener un maestro como mentor, entrarán en posesión de toda clase de poderes y podrán vivir impunemente, en la convicción de que su Maestro cargara con su karma. ¡Cuán burdos juicios! Y si estos candidatos creen no estar obligados en cumplir con sus promesas en el solemne momento de la iniciación, de hacer todos los esfuerzos por perfeccionarse y de nunca hacer mal uso de las fuerzas que se pronunciarán en ellos por medio de la iniciación, están tristemente engañados. Confunden libertad con libertinaje, o se figuran que el hecho de tener un Maestro les da derecho a todos los desatinos, a la indolencia y a ser valetudinarios o abúlicos, fomentando así las malas costumbres que hasta el momento han tenido. Para esto, no hace falta ningún Maestro!

Debemos al maestro el mayor de los respetos, lo cual pone en evidencia el grado de nuestra sinceridad y el alcance de nuestros propósitos de perfeccionarnos. Ningún favor nos hacemos a nosotros mismos si nos dejamos llevar como una veleta olvidando el aprecio que se merece el Maestro, pues en el momento de la iniciación, para quien ha sentido toda la significación de este singular acto, se revela inefablemente grandioso, sintetizando nuestras aspiraciones espirituales y demostrándose como un padre para nosotros, porque es difícil de todos modos para nosotros comprender lo trascendental que es su influencia sobre nosotros, tanto espiritual como moral, esforzándose para que seamos mejores, guiándonos hacia mejores conceptos y realizaciones y actitudes mentales. En efecto, para él no hay sacrificio inútil, como si viviera para nosotros. Se con-naturaliza con nosotros, y a la vez que es cariñoso, es inflexible en cuanto sea para nuestro perfeccionamiento. Vela por proporcionarnos enseñanzas, de manera práctica. Pretender comprender al maestro es algo irrisorio, pues él no da explicaciones acerca de su proceder a nadie. Pero eso sí, se requiere un Maestro para comprender al Maestro. Por esto es completamente de ilusos pretender comprender o explicar lo que es un Maestro.

La iniciación es algo muy complejo. Es como el penetrar un nuevo sendero antes desconocido, en un espeso bosque. Aquel que cree saber más que sus Iniciadores cometerá desatinos, incurrirá en errores innúmeros, y lo más probable es que, en vez de tomar la dirección que conduce hacia la montaña Iniciática, tomará la que lleva hacia los desiertos áridos (el reino encantado de maya), de la ignorancia y del dolor. Su merecido castigo por ser desobediente, insumiso, altanero y sublevado, ambicioso y prejuicioso, lleno de pasiones y de amor propio, será la propia vía cruenta y errada que escogiera. Estos, que prefieren ser hijos de su necedad antes que “transformados en progenie divina” por medio de la iniciación, serán los Klinsor, los Glindon, los Judas de las leyendas sagradas. Antes de fingir superioridad y de insistir en ser independientes, en temer las sugestiones ajenas y en creer que pueden arreglárselas solos en el sendero oculto, sin necesidad de Maestros, harán bien en considerar estos “cuasi discípulos” que han tenido la inefable bendición de los Maestros al ser recibidos benévolamente en la senda iniciática; que esto es un favor que se les hace y que de todos modos es una oportunidad para que se perfeccionen. Además, el hecho de ser aceptados como Discípulos no es sino un comienzo, no fin en sí. Les falta, en realidad, demostrar su capacidad y su dignidad, justificando sus aspiraciones y promesas, sus propósitos y en fin sus esfuerzos. No serán verdaderamente discípulos sino cuando el Maestro les habrá CONFIRMADO como tal, tras de ciertas experiencias. Antes de esto, serán meros “invitados”, como por decir así, que no participarán del festival sino en la medida de hipócritas compromisarios. Por todas estas razones los discípulos tienen que aprender a ser SINCEROS CONSIGO MISMO, HUMILDES ESTUDIANTES Y LEALES SERVIDORES DE LOS PRINCIPIOS QUE ABRAZAN, pues solo así se logra la sabiduría, Isis. Así, en el Oriente, los Discípulos se sienten a los pies del Maestro.

Estas impresiones van dirigidas a los candidatos y a los recién recibidos. A ellos, les digo: Hemos llegado a realizar nuestra aspiración, pero no durmamos sobre nuestro triunfo; sigamos con redoblado tesón en la senda emprendida, ya que esto es nada más que el comienzo de nuestra verdadera labor de perfeccionamiento propio para ser dignos colaboradores de la Gran Fraternidad Espiritual Universal y propicios canales para el mejor desenvolvimiento de sus altos fines.

Cuba, el 8 de mayo de 1936 (2480)

*   *   *


NUESTRA ANTERIOR PORTADA

¨LA RUEDA DE DHAMMA (LEY)

La Rueda simboliza, en la sabiduría esotérica, la verdad, la ley, la función vital, el sendero o medio de las realizaciones liberadoras. Todo esto cae bajo una misma designación en Pali, Dhamma, o sea Dharma en sánscrito. Luego veremos porqué.

La Rueda es figurativa, en efecto, de movimiento, acción, dinamismo. Así se caracteriza la filosofía fundamental de los Santuarios del Oriente.

La Rueda figura en nuestro geograma con ocho rayos, en cada uno de los cuales se halla una inscripción correspondiente al Óctuple Sendero de la Liberación, de Oro, o de los Arryas. Es decir, las condiciones que hacen al individuo apto y competente para lograr la Emancipación final de la Vida, o digamos para apurar el motivo de la existencia. Es por lo tanto el medio activo, práctico, pertinente, para lograr el Nirvana, o sea la integración dentro de lo Esencial, por medio de las experiencias de la vida.

Como aparece en este esquema ideográfico, estos medios son[1]: La Comprensión, la Actitud Mental, la Elocuencia, la Acción, la Vida, el Esfuerzo, la Recolección y la Meditación en formas APROPIADAS. Volveremos a insistir sobre este particular en otra oportunidad, analizando una a una estas condiciones, que juzgamos indispensables para el logro de la sabiduría, de la felicidad, o de la gracia, según el lenguaje filosófico que se quiera hablar. Lo evidente, en todo caso, es que estas condiciones son escalonadas siguiendo una formación esquemática metódica, que permite realmente una formación del carácter y una trasformación paulatina del individuo tal como es indispensable para alcanzar la meta de las aspiraciones Humano-Divinas.

En el centro aparece un cuadrángulo con la cifra 29. El cuadrángulo aparece parado, significando su perfecto paralelismo y lo trascendental de sus designios. 29 significa los elementos componentes de la voluntad en matemática filosófico- psicológica (véase nuestro estudio: “un sistema matemático de filosofía y de psicología”, editado en Leipzig, 1929). La voluntad, implica esto, es la fuerza regidora de la vida; casi lo que quiso decir el filosófico alemán Schopenhauer, con la diferencia de que se trata aquí del esfuerzo volitivo mental menos el factor “imaginación” o ilusión.

En el primer círculo, aparecen doce divisiones, cada una con una inscripción específica. Estas aluden a los elementos de la “Ley de Originación Dependiente”, o sea el fenómeno vital de transformismo biopsicológico.

Esto se explica de la siguiente manera: KARMA produce ignorancia; IGNORANCIA provoca aprehensión; APREHENSION produce conciencia; CONCIENCIA produce forma; FORMA provoca sentido; SENTIDO produce contacto; CONTACTO provoca sensación; SENSACION produce anhelo; ANHELO provoca personalidad; PERSONALIDAD produce nacimiento; NACIMIENTO provoca decaimiento; DECAIMIENTO produce KARMA. He ahí la clave de la vida según su composición psico-filosófica de acuerdo con la Sabiduría tradicional.

Este círculo está dividido en cuatro partes iguales, dando a conocer así que todas estas experiencias vitales se dividen en cuatro grandes grupos, que vienen a ser las Cuatro Grandes Iniciaciones Esotéricas.

El circulo exterior lleva 52 divisiones, que representan a su vez las partes componentes de la mente, según las matemáticas filosófico- psicológicas de los santuarios. Si se consulta nuestra obra “Discovering Science in Bodhism”, se notará cuan perfecto es el conocimiento que poseemos sobre estas cuestiones, dejando a la psicología moderna bien chiquitita frente a estas consideraciones trascendentes, como si fuera un mero balbuceo de la ciencia experimental.

Swami Jñanakanda

(Extracto de una tesis ante la Academia de Religión y Filosofía, de Poon India, en 1934)

*  *  *

PRESENTIMIENTO

Amada:

No te conozco, pero te presiento. Sé que muy pronto vas a llegar, porque me lo dice mi corazón. Te amo tanto ya, que jamás podre desterrar de mi alma este amor inmenso que me consume.

Algo me dice que no está lejano el día en que te encontraré, y que te amaré mucho más de lo que ya te amo; porque amaré en ti, mi sueño, el sueño que ha forjado mi ilusión, que ha acariciado mi espíritu… amaré el sueño que el corazón se ha hecho de ti, y seré feliz, porque tú me amarás, me acariciarás… y tus caricias despertarán en mi todas mis ansias infinitas, mis anhelos…y entonces viviré de tu amor y por tu amor.

Te presiento muy cerca y te espero. Llegarás a mi dulcemente, y mi corazón, al conocerte, gritará alborozado: “Ese es”

¡Amado…!! Amado…!!         Sacha

*  *  *

El que no sabe y no sabe que no sabe, es un necio, evítalo!

El que no sabe y sabe que no sabe, es sincero, ayudadlo!

El que sabe y no sabe que sabe, es un torpe, asístelo!

El que sabe y sabe que sabe, es un genio, síguelo!

OM Cherenzi Lind


PENSAMIENTOS     “Sal y pimiento, veredes y verdades”

  • La impotencia es siempre bullanguera, estrafalaria y pedante. Figura más, estorba más y hace menos. Swami Jñanakanda
  • El hipócrita tiene su merecido castigo en el desprecio que se granjea. Ser hipócrita es carecer de valor moral, ser falso de carácter y no conocer ni la vergüenza ni la decencia. Swami Jñanakanda
  • Los perros incapaces ladran de lejos – proverbio chino.
  • No importa lo que tenga que pregonar la maledicencia; un alma exquisita exhalará siempre bellos pensamientos, un carácter noble seguirá siendo bueno. Y el corazón puro no cesará de brindar la miel de sus preces y ansias. El vulgo es miserable porque desconoce la dicha de esto, y no sabe de la bendición de poder apreciarlo. Prof. Lind
  • El progreso de los pueblos está en razón directa a la conciencia adquirida. Victor Hugo.
  • Las almas fuertes demuestran su temple en todos los actos de su vida. No son jamás valetudinarias o vacilantes, y saben morir por un ideal. S.J
  • En el amor a la sabiduría radica la felicidad. Rabindranath Tagore.
  • Los dioses son siempre dadivosos con aquellos que tienen un corazón puro y el alma fuerte y noble. Takur Vijdayatchur.
  • La Iniciación consiste en poner de manifiesto al Yo Interno, Trascendente y Eterno. K.H
  • No juzguen por las apariencias, a menos que quieran ser víctimas de ellos. Los seres viven de acuerdo con sus apreciaciones y conceptos y según sus poderes. Toda la vida no es otra cosa que un barajar de fuerzas que asumen más o menos importancia según sus funciones y servicios. El necio se guía por las apariencias porque estas lo arrollan. Prof. Lind
  • No hay esfuerzo alguno que resulte inútil. Toda expresión dinámica es creadora, de una manera u otra. Prof. Lind
  • La falta de carácter conduce a la inconsciencia, y esta a todas las capitulaciones, traiciones y vergüenzas. Swami Jñanakanda.
  • La ciencia moderna, tan prolífica en descubrimientos prácticos de todas clases, no ha logrado inventar aun un remedio para ponerle coto a la ignorancia maligna y para desvirtuar a los impulsos pasionales de los hombres. Los alemanes han recurrido a cierta operación de carácter biológico; si esto da resultados, habrá que proceder a limitar el reino de los fanfarrones y de los ignorantones que se desviven por figurar. S.J

______  *  ______


LA VIDA SABIA

Tercera lección

“Los Versos de Oro de los Pitagóricos”


Preparación

El Culto hacia Dios: Tener una religión. Ante todo, rinde a los Dioses inmortales el culto prescrito por la ley. Guarda también la fe que juraste. Reverencia asimismo como conviene, los héroes sublimes y los espíritus semi- Dioses.

PURIFICACION

El culto de la familia: Amar a sus parientes. Ayuda al culto de la familia: llena bien tus deberes con respeto a tus padres; a tu madre y a todos tus parientes.

El culto de la amistad: Amar a sus semejantes. Escoge por tu amigo al hombre mejor y al más virtuoso. Obedece a sus dulces consejos y sigue su ejemplo saludable. Esfuérzate en no apartarte de él por cualquier falta ligera, pues la buena voluntad acompaña al destino como potencia directriz de nuestra evolución.

LA CULTURA PERSONAL –

“A” La Cultura  Mental.

Sé tu propio maestro: Luego ten presente que debes aprender a dominar tus pasiones, a ser sobrio, activo, casto. Se irreprochable delante de los demás y también ante ti mismo. Y sobre todo, respétate a ti mismo. Que durante toda tu vida todas tus palabras se inspiren en la más alta justicia.

Ser reflexivo: No tomes la costumbre de vivir maquinalmente, sino reflexiona bien, que la muerte es nuestro destino común y que las riquezas materiales pueden adquirirse o perderse con la misma facilidad.

Trabajar con toda confianza: Cuando la suerte que te ha sido deparada por las leyes divinas te sea hostil, no te enojes, sino sopórtala con serenidad, esforzándote por mejorarla cuanto más posible. Los dioses, en efecto, preservan a los sabios de los más grandes males.

Ser tolerantes y paciente: La verdad y el error se encuentran mezclados en las opiniones humanas. Abstente, pues, de probarlas o rechazarlas en conjunto, a fin de conservar tu compostura. Si el error triunfa momentáneamente, aléjate de él, evita su influencia y ármate de paciencia.

Crearse un juicio sano y firme: Cuida siempre de observar bien lo que sigue: no te dejes arrastrar sin reflexión por las palabras y los actos ajenos. Habla y actúa solamente cuando tu razón te haya indicado el partido más sabio a seguir. La deliberación, obligatoria antes de la acción, te evitara así los actos irracionales. Aquello que verdaderamente hace al hombre desgraciado es el hablar y actuar sin reglas ni medida.

Ser prevenido: Para cada una de tus decisiones, prevé bien sus consecuencias más lejanas de manera que no tengas que arrepentirte nunca.

Ser modesto: No tengas la pretensión de hacer aquello que en realidad ignoras. Aprovecha por lo contrario todas las ocasiones para instruirte, llevaras así una vida altamente placentera.

“B” La cultura corporal- seguir un régimen puro y fisiológico.

Hacer ejercicios: Vela igualmente por la buena salud del cuerpo. Toma con medida los alimentos, las bebidas y los ejercicios que te son necesarios, tu justa medida será aquella que te impedirá debilitarte. Consecuentemente deberás habituarte a un régimen puro y severo.

Ser reservado: Sé reservado, sin ostentación en tu saber, para así evitar el atraerte la incomprensión odiosa de los ignorantes.

Ser perspicaz: Sé moderado y equilibrado en todas tus cosas. No actúes como las gentes sin juicio, que gastan sin cordura sus fuerzas en inútiles obras u ocupaciones; aprende a guardar en todo un justo medio. No hagas nada que pueda dañarte en lo moral o en lo mental. Razona bien antes de obrar.

PERFECCION

Los medios de perfeccionamiento – el examen de si mismo: una vez despierto, aprovéchate rápidamente de la armonía interior que proporciona el sueño, para elevar el espíritu y reflexionar sobre las buenas obras que debes realizar.

Cada noche antes de dormirte, haz tu examen de conciencia; repasa varias veces in mente los actos de la jornada que comienza y pregúntate: ¿Qué he hecho yo? ¿He cumplido bien mi deber en todo sentido? Examina así sucesivamente cada una de tus acciones. Si descubres que has obrado indebidamente, repréndete severamente; y si has estado irreprochable quédate satisfecho de ti mismo.

La meditación. La fe. La vida virtuosa. La ciencia del universo: Medita estos consejos. Ámalos con todo tu ser y esfuérzate en practicarlos; ellos te conducirán a las virtudes divinas. Te lo juro por aquel que ha trazado en nuestro espíritu la tétrada sagrada, fuente y emblema de la naturaleza Eterna.

La oración: Mas al obrar ora sin cesar a los Dioses para que ellos te ayuden a cumplir tus propósitos.

La iniciación: Cuando te hayas compenetrado bien de estos preceptos, llegarás a concebir la constitución intima de los Dioses, de los hombres y de todas las cosas, y a darte cuenta de la unidad que compenetra la obra natural entera. Entonces, conocerás esa ley universal que por sus virtudes se encuentra por doquier en la naturaleza, tanto en la materia como en el Espíritu.

La clarividencia: La consecuencia natural de lo anterior es la clarividencia. Vuelto clarividente, no serás ya atormentado por deseos ilegítimos e inducido en errores. Reconocerás, desde luego, que los hombres son los creadores de sus propios males y desventuras. ¡Desdichados! No saben que los verdaderos bienes los llevan consigo mismos. Cuán raros, en realidad, son aquellos que conocen la manera de librarse de sus tormentos. Tal es la ceguera de los hombres que su mente se ofusca y su inteligencia se atrofia. Cual hojarascas siguiendo los ímpetus de los vientos, van siendo abrumados de males infinitos. No sospechando que la funesta incomprensión radica en ellos mismos, acompañándoles por doquier, no alcanzan a discernir entre aquello que debe admitirse y lo que debe rehuirse sin queja.

La verdad oculta: ¡Poder eterno! Puedes tú librarlos de sus sufrimientos y mostrarles que ellos pueden disponer de poderes supra naturales. Mas no: digámoslo sin angustia, ya que los hombres son de la progenie de los Dioses y es a ellos a quienes corresponde descubrir las verdades sagradas que la naturaleza universal ofrece a su búsqueda.

La recompensa. La sabiduría. La inmortalidad feliz: Si has llegado a poseer esto debidamente, cumplirás fácilmente todas mis prescripciones y habrás merecido ser librado de tus pruebas. Mas abstente de los alimentos que hemos prohibido en las purificaciones y persiste en la obra de liberación de tu ser haciendo una distinción reflexionada y juiciosa en todas las cosas, de manera a establecer el triunfo de aquello que es lo mejor en ti mismo, el espíritu. Así, cesarás de ser mortal, para convertirte en inmortal, y cuando abandones tu envoltura física presente estarás en condición para revestirte plenamente de tu condición de Dios inmortal.


CUESTIONARIO

  • ¿Qué ha encontrado usted de provechoso en esta lección?
  • ¿Qué entiende usted por oración ahora?
  • ¿Qué sentido se da aquí a la “verdad oculta”?
  • ¿Qué implica aquí la perfección?
  • ¿En qué consiste la ciencia del universo?
  • ¿Cómo practicaría usted la meditación?

Conteste y remítase a nuestra dirección

COMENTARIO- anotación del traductor

Los datos comprendidos en los comentarios anteriores referentes al culto en general, según la concepción y práctica pitagórica son sin lugar a duda explicitas a la vez que enaltecedoras.

El sentido pitagórico del culto no implica meramente devoción, y su misión pasiva, sino más bien una actitud consiente de reconocimiento y de benevolencia hacia tales o cuales realidades o fuerzas naturales.

Es así como el culto a los superiores, a los semi – Dioses y a Dios implican un tácito reconocimiento de realidades edificantes y hasta supra normales, a la vez que una devota dedicación a esas mismas cualidades o fuerzas, que son siempre naturales, jamás fantásticas, de dudosa realidad, puramente legendarias, o en fin reñidas con la razón.

Tan culto o cultos son en realidad la efervescencia, en el individuo que los profesa, de cualidades y poderes idénticos a los especificados o aludidos en los objetos de esos cultos. Esto enseña, por lo tanto, que para lograr una realización de lo verdaderamente bello y grandioso en todos los planos de la naturaleza universal, es imprescindible cultivarlos y desarrollarlos en uno mismo, y el culto, a la vez que facilita por medio de su disciplina tal cultura o desarrollo, expresa la admiración y la dedicación del individuo que se siente atraído o inspirado por esas fuerzas y cualidades superiores. En la antigüedad el culto era un modus vivendi de la gente o mejor dicho la modalidad práctica o filosófica aplicada de la vida sabia. En ello descansaba toda su grandeza mitológica.

Los pueblos modernos han perdido desde tiempo ha estas nociones y prácticas del genuino culto recurriendo a fórmulas y formas más ampulosas pero también más superficiales y sin sentido de cultos ritualísticos y ceremoniales. Estos cultos superficiales o exotéricos menudean, pero carecen del verdadero espíritu tradicional, o sea de esencia filosófica, según la enseñanza pitagórica. Esta deficiencia ha traído como consecuencia un sin fin de descalabros en la vida humana, por cuanto ha ido llevando a la mente humana de desazón en desazón, guiándola hacia senderos espinosos de realizaciones imperfectas y conceptos abstrusos, confusos, negativos y en fin erróneos en todo concepto, produciendo las diversas formas de crisis cuya causa radica en la conciencia, trayendo como consecuencia toda suerte de desvalorización y de depresión calamitosa en todos los órdenes de la vida moderna. A nuestro entender, la bancarrota moderna de la civilización occidental, tan explícitamente expuesta por el genio Oswald Spengler, tiene su principal virus en esta trágica deficiencia del espíritu humano en no concebir la importancia que radica en las formas más sutiles de la naturaleza, y en fin en no percibir la transcendencia del verdadero culto, según el sentido pitagórico, que deriva de una comprensión amplia de la vida y de la naturaleza en general.

Entre los pueblos modernos podemos ver el resultado de la falta de este culto. La mayoría de los pueblos modernos se dedican a cultos religiosos de ritual mecánico y sin fundamentos conceptuales de carácter esencial y universal, es decir sin trascendencia vital. Por esto podemos decir que son pomposos, pero negativos.

La grandeza de los pueblos en realidad puede medirse por el sentido mítico o sea el poder y la significación de sus cultos. Careciendo de cultos esenciales, los pueblos modernos se ven precipitados en bancarrotas cada vez más desastrosas para las instituciones, sus costumbres y sus culturas, lo mismo que para su espíritu. Carecen de espíritu inspirador o si se prefiere de savia étnica vitalizadora, que es el poder de toda genuina filosofía.

La actualidad carece de filosofía; está desprovista de orientación y sentido de la vida. De ahí la estrafalaria pompa de sus conceptos y rituales; algo así como las pompas fúnebres de la civilización moderna, las exequias del alma moderna, que no ha logrado percibir la realidad trascendental, ni concebir una orientación de genuina vida sabia pitagórica.

Los pueblos modernos se debaten entre sus vanas ensoñaciones que más bien se parecen a los estertores de una agonía lenta pero segura, pues donde no hay filosofía fundamental no puede haber una actitud verdaderamente sana y elevada del ser, ni puede haber satisfacción alguna de los objetivos de la existencia. Por esto mismo la mayoría de los ensayos políticos y sociales de última hora están condenados a la ineficiencia, lo mismo que están condenados al fracaso ulterior las empresas imperialistas y las demagogias raciales que ensangrientan las páginas históricas del presente.

Es apenas solamente en el Japón y ciertos pueblos del Asia central donde apreciamos la existencia del culto en su sentido más realista y trascendentalmente mitológico, tal como lo enuncia el pitagorismo. En efecto tanto en el Japón como en el Asia central notase un espíritu de epopeya animando esas masas ávidas de mejor vida. Pues gracias al culto vemos los grandes ancestros, los difuntos héroes, los mejores sabios de todas las edades, los genios, los grandes iniciados, en fin los espíritus semi- dioses gobernar su entera existencia, inspirando todos los actos de su vida, y en fin fijando normas de vida sabia.

El concepto pitagórico está repleto de sentido práctico, pues ya que lo encontramos convertido en realidad histórica en el oriente.

El occidente no ha conocido aún este trascendental sentido filosófico y es por esto que hasta esta hora no ha logrado vivir verdaderas epopeyas del espíritu, sino más bien tan solo tragedias de la materia.

Es verdad que el oriente no ha oído mentar nunca a “Pitágoras” pero en cambio posee a manera de legado ancestral los principios básicos que el helenismo pitagórico tradujera para la mente occidental.

No volvemos a repetir, el mundo, la humanidad en general necesita regresar al culto autentico de lo verídico, que nunca puede dejar de ser bello y bueno en toda la excelsitud del sentido de la naturaleza.

*   *   *

AMOR DE ESPOSA

No quiero amor que no sabe dominarse, de ése que como el vino parte su vaso, espumoso, y se derrama y se desperdicia en un momento.

Dame ese amor fresco y puro como la lluvia, que bendice la tierra sedienta y colma las tinajas del hogar; amor que cale, bajando hasta su centro, la vida, y allí se extienda, como savia invisible, hasta las ramas del árbol de la existencia y haga nacer las flores y los frutos.

¡Dame ese amor que conserva tranquilo el corazón en plenitud de paz!

Rabindranath Tagore


A MANERA DE EDITORIAL

El autor del siguiente trabajo es el conocido polígrafo Swami Jñanakanda, o Prof. OM. Cherenzi Lind. Le damos un sitio preferente por su importancia y la maestría con que es tratado.  El director.

“CAMPAÑA INDISPENSABLE”

Acabamos de enterarnos por informaciones periodísticas que la “milagrera de viñales” ha sido puesta en libertad y retornada a su hogar, gracias a felices intervenciones de conspicuos elementos sociales y políticos de la provincia de Pinar del Río.

No podemos menos que felicitar a las autoridades por este aserto, pues era extremadamente obvio que intereses inconfesados estaban en juego en este caso, ya que la referida “milagrera” no hizo nunca otra cosa que señalados favores al publico que acudía a ella con el fin de beneficiar de sus maravillosos poderes taumatúrgicos, que ella ejercitaba sin jamás exigir favores ni cobrar por ello.

El mero hecho de haberse procedido, extrajudicialmente y por una simple acusación, a internarla en un manicomio, es de dudosa justicia. Intereses particulares lesionados por los auténticos milagros y el prestigio merecido por esta taumaturga, aunque una mera campesina sin cultura ni posición social, no podía servir de señuelo para que se persiguiera tan acerbamente a un miembro tan señaladamente útil de la colectividad, y es por esto que nos regocijamos por el hecho de que se haya resuelto de manera prudente restituir al seno de la sociedad esta tan mencionada “milagrera”

En otros tiempos, como en los de la antigüedad, estos taumaturgos eran objeto de una devoción semi divina, mereciendo el mayor respeto de la gente culta. No es sino en la época del oscurantismo predominante de la edad media, preponderante hasta hace poco, que a tales seres se les condenaba a la hoguera, por traficante con el “diablo”, sin previo enjuiciamiento; o se les recluía como gente loca, lo cual era idéntico al peor de los castigos divinos! Pero hoy en día, con las luces que nos proporciona la ciencia experimental y el esclarecimiento que poseemos de la sabiduría ancestral, el hombre se encuentra ampliamente facultado para una investigación acertada de estos poderes humanos, aunque asuman a veces proporción de problemas.

Las autoridades que obraron en el caso de viñales, es obvio, no actuaron de acuerdo con el procedimiento que corresponde a la inteligencia sagaz y siguiendo la norma que impone la información científica.

El “caso” de viñales, a nuestro entender, debiera ser, en definitiva, uno que imponga una orientación para el criterio a seguir en el futuro al tratarse de casos idénticos. Pero entiéndase bien, eso sí, por sobre todo, que los “milagros” no deben ser discutidos de manera subrepticia y antojadiza, con el único objeto de responder a ciertos intereses creados. Los “milagros”, o sea lo que fuere que se designe así, son fenómenos de orden natural, aunque no comunes verdaderamente, que requieren ser explicados a la luz de la ciencia antes que condenados por el mero hecho de presentarse bajo formas MISTERIOSAS y perseguidos por asumir aspectos tan inusitados. El caso de viñales como lo ha venido reportando la prensa diaria del país ofrece un caudal de datos específicos suficiente para llamar la atención no ya tan solo del mundo medical sino también de los investigadores de las leyes naturales y de dominio de lo místico. Por esto veníamos viendo con gran pesar el giro que las autoridades locales habían dado a este significativo caso de viñales, persiguiendo a la milagrera y luego recluyéndola en un manicomio para que no siguiera produciendo sus asombrosas curaciones. Y lo hemos dicho siempre, si acaso hay un escándalo en este asunto, este figura en la ligereza sumamente ilógica con que se procedió para evitar que se produjeran más “milagros”.

Pero ya está libre la “milagrera”, gracias a una sabia intervención de las autoridades centrales, que viene a hacer honor al criterio científico que prevalece en los círculos directivos de la nación, y a nuestro entender puede la naturaleza seguir obrando por intermedio suyo, para asombro de quienes poco o nada comprenden de estos asuntos.

Ojala las autoridades locales procedan en otras ocasiones idénticas de manera más juiciosa y eviten errores que son baldón para la colectividad, pues en nuestra época ya no es culpa ni enfermedad el ignorar ciertos procedimientos de la naturaleza, sino una mera falta de comprensión de estos. Ante semejantes casos, pues, se impone el estudio y no la arbitrariedad de una persecución.

Entendemos que es mucho más conveniente evitar la difusión del fanatismo bajo sus diversas formas, regulando funciones sociales y colectivas a la vez que de carácter religioso, persiguiendo, sin cuartel a los que explotan la ignorancia y la buena fe del público. ¿No sería mejor explicar los milagros, es decir los fenómenos naturales extraordinarios, místicos, taumatúrgicos, en vez de perseguir a quienes no son sino meros vehículos o canales de expresión de estos? Y por otra parte ¿no sería más provechoso, por lo eficaz, impedir las prácticas fanáticas de ignaros adivinadores, que son vulgares impresionistas; clarividentes que pretenden saber todo y bajo hipnóticos poderes engañan de diversas maneras a la gente pusilánime y valetudinaria que a veces sin reparo de los títulos profesionales que llevan – acuden servilmente a ellos; los ilusos astrólogos que se jactan de saber leer en los astros el destino de sus “víctimas propiciatorias” que están siempre a la caza de novísimas emociones y se dejan seducir por todas las nimiedades, falacias y supercherías, y en fin los irresponsables psicópatas que son pretextos de “mediumnidad” (¿) pregonan ofrecer una solución fácil a todos los problemas y remedio radical a todas las miserias humanas, como por ensalmo, gracias a fantásticas relaciones supra – reales y súper naturales que ellos llaman “espíritus desencarnados”. Si todos estos errados “hermanos” pudieran ser llamados al orden, cuántas víctimas de la exagerada credulidad y de la fe demasiado fácil se salvarían!  Para conocer un tanto la triste suerte de estas víctimas, basta tan solo leer ciertos anuncios seductores de los grandes rotativos, en los que la SUERTE, EL AMOR, LA FELICIDAD, LA FORTUNA, LA SALUD, PODERES, el mismo CIELO se ofrecen con “absoluta garantía” en nombre de los espíritus y de misteriosas ciencias ocultas (SIC) a cambio de escasos dineros. Con razón que la gente necia cae fácil presa del fanatismo místico, pues los explotadores que en este campo campean son lo bastante habilidosos para siempre poder ejercer sus poderes sobre sus víctimas ocasionales, reteniéndolas por las cadenas de confidencias hechas en momentos de exasperación y de doloroso infortunio, y es así como pueden también seguir explotando sus “artes mágicas a expensa del bolsillo ajeno y de la desesperación jamás aminorada de sus “fieles creyentes”

Si todos estos charlatanes e impostores, ignaros y desequilibrados, cuando no meros “vividores”, fuesen denunciados de una manera científica al mundo pensante y sus engañifas debidamente explicadas, la buena fe y aún la misma ignorancia de las gentes no llegarían a ser tan fácil presa de ellos.

La labor que cabe a las diversas ramas de la ciencia, pues, es la explicación de lo desconocido, y no su persecución. A la policía correccional tan solo corresponde el evitar la expoliación y las infracciones de orden moral y de carácter social, más esto solo bajo el aspecto ético. El aspecto científico de estas cosas de que venimos tratando corresponde exclusivamente y de un modo imperioso a la ciencia.

Entendemos que donde hay ignorancia imperante no cabe doctrinar, sino más bien EDUCAR; y donde la educación es resistida o condenada, se impone una acción decisiva: COMBATIR a la ignorancia. Es por esto que encontramos sumamente conveniente interceder en pro de una acción judicial bien sentada en los casos referidos más arriba, con el mismo ahincó que intercedemos por una solución científica en el caso de la “milagrera de viñales”.

La explotación de carácter místico o misterioso que se practica a la sombra de los así llamados “centros de estudios psicológicos” es demasiado grande y de significación social por demás desenvuelta para ser pasado por alto aquí. Esto, lo decimos con entero conocimiento de causa, y si nos referimos a ello ahora es solamente en razón de sus conexiones con los problemas que nos ocupan.

En tales “centros”, que a veces se llaman “logia”, se entronizan sin el más leve carácter científico y se desenvuelven practicas de dudosa seriedad, tal como la éxtasis, la adivinación, la intuición, la profecía, contactos con los mundos invisibles y en fin la misma taumaturgia, en manos de gentes carentes de preparación académica y a veces sin los más leves fundamentos de criterio. Esto, naturalmente, salvo ciertas excepciones, que por lo mismo son sumamente honrosas.

Por esto mismo, bajo la cubierta del misticismo o de alguna filosofía exótica se da por lo general a la ignorancia un desenfrenado juego que invariablemente pone de relieve las pasiones humanas e impulsa a las gentes a hacer usos indebidos de sus fuerzas interiores así como también de sus escasos conocimientos. Esto lo conocemos bajo la designación de MAGIA NEGRA. Y esto es lo que nosotros quisiéramos ver combatido por los poderes judiciales y legislativos, pues de nada sirve en lo absoluto doctrinar en tales casos puesto que la gente así interesada no quiere saber nada de educación con respecto a lo misterioso, tan absorbidos están con sus fanáticas creencias. Cuando la gente no quiere saber nada de principios y es refractaria a toda orientación sana a base de estudio, es por demás contemporizar con ellas, pues la ignorancia en ellas es más poderosa que todos los buenos propósitos de la sabiduría ajena. Es una verdadera lástima, pues, que bajo la cubierta de denominaciones respetuosas en sí, puedan ser posible las más disparatadas creencias y las prácticas menos razonables, lo cual pone en evidencia la imperiosa necesidad de una actuación legislativa que regule mejor las asociaciones en nombre del “estudio” o de la “investigación científica” ¿No es verdaderamente anacrónico el hecho de que gente inculta se entregue a “investigaciones del más allá”, sin saber mucho del más acá, o que pretenden ser peritos en asuntos metafísicos y teosóficos cuando apenas si son conocedores de los primeros fundamentos de la física o duchos en prolegómenos epistemológicos de una ciencia verdaderamente humana? (el término “teosofía” implica SABIDURIA DIVINA)

Entendemos que el respeto a la opinión ajena es un deber ineludible en toda persona de principios y que por ende la tolerancia es una necesidad imperiosa entre la gente culta. Pero, precisamente, la gente fanática e ignorante a la que hacemos referencia aquí no puede considerarse culta y por lo tanto se hace imperativo una acción decisiva contra ellos. Esto, por dos motivos capitales, vg: resguardar la autenticidad y pureza de los principios y evitar el entronizamiento definitivo de la ignorancia bajo sus diversas partes.

El tema de la espiritualidad, tan decantado, es sumamente propicio para engañar a la gente, pues el hombre por naturaleza es místico y lo misterioso lo seduce. Pero la verdadera espiritualidad es poco conocida fuera de restringidos centros dedicados a ella, y lo que más cunde son diversas teorías más o menos confusas y el ejercicio de poderes o facultades meramente psíquicas. Estos son sumamente comunes, y el caso Viñales no es sino uno extraordinario de éstos.  Entre los más comunes, en que entran en juego la adivinación, que es una forma de intuición, y el uso de fuerzas psíquicas aplicadas, tal como el magnetismo y el hipnotismo, que a veces se extiende a utilizar hierbas y diversas cosas extrañas como base medicamentosa.

Esta clase de espiritualidad la vemos practicada en Cuba no tan sólo en los “centros psicológicos”, que tanto abundan, sino también por individuos que han llegado a ser una verdadera institución. Son los “curanderos” y “visionarios”. Naturalmente, muchos de éstos son en sí genuinos taumaturgos, especialmente entre el elemento femenino, por ejercer poderes y facultades absolutamente naturales y no fantásticos; y a éstos no podemos sino hacerles objeto de nuestra admiración y de nuestro respeto por la sinceridad, la humildad y la bondad con que ejercen su misión, de la que tienen un exaltado concepto.

Pero al lado de éstos hay profesionales en estas materias que, sin poseer muchas de tales cualidades se entregan a la explotación de la credulidad pública, que se ofrece a ellos como maravilloso filón de ganancias. Son los “vividores” que sin más mérito que unos escasos aciertos y en razón del prestigio adquirido en las mentes ilusas gracias a fantasías psicopatológicas van ejerciendo su magisterio hipnótico a base de “pesetas”, sin perjuicio que sean “pesos” y más. Estos logreros hacen más daño a las creencias espirituales y a las prácticas religiosas que todas las guerras y los vicios de los hombres en general, pues son los pérfidos explotadores de la superstición y de la buena fe, sin reparar en el hecho de que sus triunfos no son sino de carácter psicológico si no meramente ilusorios, no logrando nunca revestirse de los valores y de los poderes sustanciales de lo espiritual, que se caracterizan por lo eterno de su sentido y la trascendencia superlativa de su inspiración. A estos charlatanes supersticiosos, vanidosos e ignaros, no cabe sino una acción de parte de los poderes públicos y esta es la que viene en resguardo de los mejores Principios filosóficos y en defensa de los derechos íntimos (de conciencia) del hombre. Esta acción es la que requerimos de las autoridades competentes. Acción judicial reformada, dirigida por la acción educativa de los centros docentes científicos.

Abogamos por una acción consiente contra la necedad triunfante, cual lo exigen las normas de la genuina sabiduría. Esto, entiéndase bien, no es intolerancia, y dista de ser un dogmatismo, pues no estamos entregados a ningún sectarismo ni nos seduce el proselitismo. Es más, creemos que en el presente asistimos universalmente a la debacle definitiva del dogma y toda nuestra atención está fija en las imperiosas necesidades de CONCIENCIA ESPIRITUAL del hombre.

Swami Jñanakanda (Prof. O.M Lind)
Gran Delegado de la Gran Fraternidad Espiritual

6 de mayo de 1936

___________________________

IRRADIACIONES    ----     sección de beneficios

Consúltense nuestras anteriores ediciones para estas prácticas

(Para beneficios materiales)

Primera quincena de junio. Todos los martes y viernes. A las 8 A.M y a las 4 P.M

Segunda quincena de junio. Todos los miércoles y sábados. A las 6 A.M y a las 10 P.M

(Para beneficios espirituales)

Primera quincena de junio. Todos los domingos y jueves. A las 9 A.M y a las 5 P.M.

Segunda quincena de junio. Todos los lunes y viernes. A las 7 A.M y a las 8 P.M

(Con toda circunspección, en atenta meditación. Posición cómoda y despojada de preocupaciones)

“Todos los poderes son Universales y eternos. Todos los poderes se expresan por mí. Soy centro de irradiación de todos los poderes. Mi voluntad es fuerte director de las fuerzas Universales. Las fuerzas Universales están a mi disposición”

“Soy uno con la Esencia Universal. Soy parte integrante de la fuente de Vida que se perpetra a través de todas las formas de la naturaleza. La perfección Divina radica en lo íntimo de mí ser. Me guía la Plenitud Espiritual. Soy sereno y lucido, consciente de la gran realidad que vivo”.


NOTA: El eclecticismo cultural que nos caracteriza es el producto de un concepto amplio y a la vez sintético basado en realizaciones exactas y trascendentes. Las personas que duden de nuestros principios harán mejor en no ocuparse de la materia de esta sección, pues no sabrían recoger sino mayores dudas y una peor confusión.

Las labores de la Gran Fraternidad Espiritual Universal son gratuitas pero no pueden beneficiar de ellas sino aquellas personas que se colocan dentro de su esfera de influencia o en su plano de actuaciones.

Toda correspondencia en relación con esta sección deberá enviarse junto con un sobre debidamente dirigido y ya sellado, a la siguiente dirección postal: Unión Espiritual Universal, P.O. box 144, Ocean Park, California. U.S.A.

Busca en ti mismo la esencia real de todo lo que quieres y deseas, conserva tus anhelos y tu voluntad en lo intimo recóndito de tu ser, y así se forjará y creará aquello que realmente mereces, lo que te conviene. Vive como consciente artesano de tu ser y de tu devenir.

_______________________

“LA SOCIEDAD BODHA DE LAS ANTILLAS”

Domicilio social:
Calle Sagarra Alta, 32 (altos)
Santiago de Cuba, Oriente, Cuba    
Dirección postal: casilla 168

ENUNCIADOS E INVITACION

La palabra sanscrita BODHA significa “Conciencia Espiritual”.

El movimiento “BODHA” que representamos es Universal, siendo creado y dirigido por los Miembros más avanzados de la Gran Fraternidad Espiritual Universal, mejor conocida en ciertos círculos bajo diversos nombres, como “Gran Logia Blanca”, “Comunión Espiritual”, ”Supremo Orden Místico”, “Logia Solar”, “Shambalah”, etc. Y colocado bajo la directoría suprema del Ven. Hutulktu de Sokkog-Nor (Tíbet). Su centro máximo esta en el Santuario de Ch`An Cheng-Lob, Sin-Kiang, Asia, centros menores se encuentran en Tdashi Lumpo, Chygatzeh y Lob- Nor, en el Thibet.

Este movimiento BODHA tiene por finalidad despertar la Consciencia Espiritual de las gentes, mediante una Cultura Mental y una rigurosa disciplina interior, orientando así la evolución de los seres en su más significativa implicación y de acuerdo con los Principios fundamentales de la vida. No es una “organización”, ni propala dogma alguno, ni sostiene doctrinas de ninguna clase. Por esto no se hace garante de ninguna enseñanza, religión o filosofía determinada, ni pretende explicar “la Verdad”. No es sino un esfuerzo cultural y a lo más sólo guía la mente hacia superiores realizaciones y predispone para una consciencia verdaderamente superlativa de los Planos Superiores.

Representa este movimiento en sus más acendradas aceptaciones, el trascendentalismo biológico que propone y promueve un “vitalismo consciente “y tiende a expresar en su máxima significación el Potencial Étnico, del que dependen los valores y las aspiraciones así como los impulsos vitales. Opone la conciencia a la vida, y la Realización Espiritual (supra- intuición) a la inteligencia. Por esto hace dicho que Bodha significa, como implicación histórica, la instauración de una novísima aristocracia: la del Espíritu, a base de Consciencia Creadora Imperativa, en oposición practica al “elan vital” bergsoniano y al “imperativo categórico” kantiano. Bodha viene a complementar todas las concepciones y realizaciones de orden y carácter espiritual, y no a negar, destruir y antagonizarlos.

Los Centros BODHA son, a la vez, focos de energía Espiritual dimanada y fuentes de enseñanzas trascendentales, difundidas abundantemente para el mayor bien de todos los seres vivientes, representando ideales superiores de la Novísima Era que ahora comienza, trasfigurados en la en la persona del señor MAITREYA. El Movimiento BODHA sintetiza, también, a la vez que los mejora, todos los esfuerzos moralizadores hasta el momento, asumiendo características Espirituales hasta hoy desconocidas fuera de los Santuarios y sumamente practicas, actuales y trascendentes.

Los directores BODHA no son sobrados teorizantes o soñadores supersticiosos que vienen a perorar novísimas teorías y doctrinas místicas o perogrulladas de ilusos con la insolente e insulsa pretensión de salvar al género humano, que jamás logrará perfeccionarse a sí mismo sino por medio de sus propios esfuerzos e íntimas realizaciones. Distan de ser propaladores de “verdades imaginarias” o psicológicas, como lo demuestra nuestro pragmatismo trascendental, no importándoles que la gente lleve una vida beatifica o bien de salvajes estultos. Prestan voluntariamente su Servicio al Mundo en aras de su propio ideal, que es totalitario y trascendental hasta lo Esencial, pero no meramente para ver entronizadas sus creencias, ninguna secta, o un proselitismo suyo. Sus esfuerzos responden a su afán de ser útiles, su máxima aspiración en el logro de los ulteriores designios de la existencia. Su profesión filosófica, pues, no es doctrinal, dogmatica ni fantástica, y responde a la necesidad natural que anhelan cumplir, o sea de hacer que tales beneficios sean logrados por todos los seres vivientes. Es, por lo tanto, no-egoísta, ilimitada, esencialmente altruista y trascendentalmente significativa, siendo de suma implicación Biológica y Espiritual.

Este Movimiento mundial de los Maestros de Sabiduría, pues así se les llama, se perfila a raíz del fracaso estruendoso de la Sociedad Teosófica y otras organizaciones que se aprestaron a sustituirla, así que tras de escandalosos ocasos para otras instituciones místicas (particularmente rosacruces y cabalistas) que en su tiempo fueron fomentadas o dirigidas por estos mismos directores de la Evolución Humana. Este nuevo esfuerzo (data del año 1907) aparece en estos momentos como el más activo y más caracterizado en pro del despertar étnico-espiritual, habiendo ya proclamado el establecimiento de una Nueva Era y facilitando una actitud conocida por RENACIMIENTO ESPIRITUAL en el mundo entero.

Desde su fundación, no ha hecho más que progresar y constituye ahora la mejor respuesta Espiritual que se pueda dar a la bancarrota moral del momento y a los siniestros designios que han ido apareciendo sucesivamente en diversas partes del mundo cual desesperados esfuerzos de una civilización en franco desmoronamiento (oh! Spengler, oh! Haile Selassies!)

Los objetivos del Movimiento BODHA son:

  1. Facilitar el estudio y la comprensión de lo verdaderamente Espiritual, los fundamentos  de la Vida Superior;
  2. Estudiar las fuerzas misteriosas de la naturaleza y beneficiar de ellas el amplio “libre pensamiento”.
  3. Disciplinar la Vida, coordinando las aspiraciones y los esfuerzos de los hombres a fin de responder mejor a sus necesidades Espirituales;
  4. Utilizar los poderes universales por medio de la Consciencia Espiritual, trasmutando la energía cósmica y las fuerzas bióticas en trascendente sinergia Budhica (vitalidad fundamental).
  5. Orientar a la ciencia en sus adelantos por medio de datos de la Filosofía Trascendental, Budhica;
  6. Diferenciar lo netamente psicológico de lo trascendentalmente Espiritual y erradicar el sectarismo y el fanatismo;
  7. Evitar la impostura y el charlatanismo en relación con lo místico, religioso y Espiritual y combatirlos cuando sea menester;
  8. Propender al establecimiento efectivo de la GRAN FRATERNIDAD UNIVERSAL por medio de la difusión de las grandes Verdades Espirituales y las prácticas adecuadas, creando una verdadera COMUNION ESPIRITUAL UNIVERSAL, guiando así la evolución social de los pueblos hacia el mejoramiento de las razas y atendiendo a las supremas necesidades internas del ser, destruyendo los abismos de los prejuicios y orientando la ideología y los esfuerzos de las gentes hacia más luminosas concepciones.

No se trata aquí, como bien puede verse, de una novísima utopía, o desvaríos templados con saña en todos los excesos de mal distribuidas prerrogativas. No nos interesamos en fútiles consideraciones abstractas ni en fantásticos ensayos económico–sociales de última hora, pues entendemos que la crisis del momento con su cortejo de miserias y bancarrota moral no son el producto de nociones financieras o políticas sino más bien actitudes mentales nacidas de realizaciones Espirituales, hoy por hoy sumamente deleznables y vanas! El movimiento BODHA trae al mundo sediento de realizaciones superiores la SOLUCION precisa para todos los problemas.


Las personas sinceramente interesadas en nuestras nociones, nuestras normas y nuestros esfuerzos y prácticas, pueden solicitar mayores datos a THE BODHA SOCIETY OF AMERICA, inc.  CENTRE BODHA D´EUROPE

P.O. box 144     162, rue Ordener
Ocean Park, California. U.S.A           
Paris (18) Francia

SOCIEDAD BODHA DE LAS ANTILLAS

925 Sunset Blvd. Los Ángeles, California. U.S.A

LIGHT ON THE PATH: Publicación mensual de Filosofía Iniciática, dedicada a todas las Escuelas de Pensamiento y a todos los sistemas de creencia, en idioma Inglés.

Las personas que conozcan este idioma pueden solicitar, gratuitamente, los ejemplares que quieran. Es, a la vez, un órgano oficial de la Gran Fraternidad Espiritual Universal.


NUESTRAS DIRECCIONES:

The Bodha Society of America, inc. 1424 Lincoln Blvd.
Santa Monica - California U.S.A

Órganos Oficiales: “Sun Rays”
P.O Box 144
Ocean Park, cal.
USA

Sociedad Bodha de la América latina
925 Sunset Blvd
Los Ángeles california USA

“The Bodha Renaissance”
1905, Glendale Blvd
Los Angeles, Cal. USA

Centre Bodha d´Europe Maha Modha Mandala
162 rue ordener            Dash See
Paris (18) Francia          Tdashi limpo- Thibet

Órganos Oficiales: “L´Appel Spirituel” (Paris); “the Budhi in Burmah” (THATON, Burmah); “Fundamentals” (Darjeeling, India); “El Renacimiento Espiritual” (Los Ángeles, Cal.); “Ciencia y Conciencia” (Santiago de Cuba, Cuba), etc.

(Consúltese el link direcciones de la página web de la ALIANZA UNIVERSAL, para las direcciones actuales)


ACADEMIA MUNDIAL DE LIDERES (ANAGARIKAS)

Esta institución cultural única en su género está establecida en todas partes del mundo, contando para sus labores con el personal docente mejor preparado, o sea Anagarikas (Seres Universales), que son los activos representantes de la Gran Fraternidad Espiritual en todo el mundo.

La enseñanza en ella es integral y básicamente Espiritual.

Es la única institución cultural de los Santuarios Esotéricos destinada a la preparación de líderes cultos y aptos para la dirección de los asuntos del mundo.

NOTA: Las personas interesadas pueden dirigirse a la “Unión Espiritual Universal”, P.O. Box 144, Ocean Park, California, USA.

……………….LA SOCIEDAD BODHA DE LAS ANTILLAS………………………..

………………THE BODHA SOCIETY OF THE SONDE ISLANDS……………….

……………..THE BODHA SOCIETY OF BRITISH AMERICA…………………….

Se nos pide hacer público que las siguientes instituciones de cultura Espiritual se encuentren en formación en la actualidad y que las personas interesadas en las novísimas palpitaciones Espirituales y en las normas culturales de la Nueva Era que ahora comienza - se dirijan a las siguientes direcciones respectivas:

  • Castilla postal 168, Santiago de Cuba Oriente, Cuba.
  • The Budhi International Mission Cabin House, Hospital Rd. Tharton, Burmah, Asia.
    1424 Lincoln Blvd. Santa Mónica. California. USA

Tenemos en venta un gran número de conferencias y obras por nuestro líder en los Estados Unidos en diversos idiomas. Las personas interesadas pueden solicitarnos nuestras listas.

NUESTRA DIRECCION: 168, castilla postal. Santiago de Cuba, Oriente, CUBA.

Lleva la mención “Universal Bodha Movement”, Thibet y otros en idioma tibetano y sanscrito)

PENSAMIENTOS

El oprimido que acepta la opresión concluye por hacerse opresor, si tal le es posible. Setanti.

El opresor y el oprimido se temen recíprocamente. Por esto no es feliz ni el uno ni el otro y entorpecen el progreso de la vida con las miserias que se van creando mutuamente. Mahanga Mahamsa.

Quien revela el secreto de los otros, es un traidor; quien revela el propio, es un loco. Voltaire.

El amor vuelve bueno. Cuando se ama de veras, no se puede ser malvado. K.H

Lo bueno jamás prospera en una mala conciencia. Oña

Preferible es morir libre que vivir esclavo. Negus de Etiopia.

Antes de tratar a los otros con severidad, piensa si tú eres capaz de sufrir igual trato sin rebelarte. Gudin.

Quien no sabe perdonar no es capaz de amar. Swami Jñanakanda

La espiritualidad está reñida con la religión que pretende estipular precio o dispensarla por entregas y bajo condiciones de interés personalista. K.H

Cuando te persiga la desdicha, aléjate del lugar en que vives y de la gente que frecuentas. Un largo viaje por mar o por tierra es el mejor regulador de la vida que tenemos, después de la conciencia. Rabí Darti.

SOCIEDAD BODHA DE LAS ANTILLAS

Sagarra Alta 32 (Altos)                   Casilla Postal 168

Santiago de Cuba. – Oriente. - CUBA

Las personas interesadas en las actividades de nuestra Institución o que quisieran mayores datos respecto de sus Cursos de Cultura y Conferencias pueden dirigirse a nosotros con entera confianza.
Las solicitudes para formar RAMAS o DELEGACIONES pueden hacerse directamente también, siempre que sean firmadas por cuatro Miembros las primeras y por cincuenta las ultimas.



[1] Extracto de una tesis ante la Academia de Religión y Filosofía de Poona, India, en 1934