payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

Original en Inglés

Barcelona, 6 de agosto, 1966

Sra. Sonia BERG
Pres. UNIVERSAL HOLY REALM Inc.
New York City

Querida Hermana y Discípula,

NAMASKAR

Gracias por esa carta al Church World Service. Respóndales rápidamente y dígales que yo tengo millones de amigos a lo largo del mundo así que es apenas natural que la Oficina para los Refugiados de la ONU deba oír acerca de ellos, y oirá aún más en lo sucesivo, porque el tiempo pasa y ninguna solución real le ha sido dada a este caballero, un SER HUMANO O/OM Lind.

Dígales además que el Church World Service en Madrid ofreció enviarme una Tarjeta de Servicio de Salud, hace más de un mes, y hasta ahora no han cumplido, así que es comprensible que la gente a través del mundo empiece a desconfiar del Church World Service, y a creer que hay una obvia discriminación contra esta singular persona.

Dígales también que el Presidente Johnson dijo que todos los cubanos tienen un hogar en los Estados Unidos. No hay razón para mantener por FUERA A UN CIUDADANO CUBANO con motivos o pretextos prolongados, solamente dejando que el tiempo pase. La gente que sufre no puede tener paciencia, y no es justicia ofrecer satisfacción y sujetar cadenas a todas las ofertas, o demorar indefinidamente una verdadera solución. Justicia muy poca o muy tarde es absoluta INJUSTICIA.

Dígales todo lo que expreso, y además que el Sr. Lucero me ha ofrecido alojamiento y alimentación y me ha dado una casa en Torrance, y que la Sra. Sanders ha ofrecido alojamiento para mí y todas mis secretarias. Otros han ofrecido lo mismo, mientras que yo mismo con mis 65 años estoy como en mis primeros años de juventud y con total capacidad de producción, no como para esperar más de dos meses como ya lo he hecho, para hacer por mi mismo mi sustento y satisfacer a personas que están preocupadas por mi sostén.

Dígales que yo he sido siempre mi propio empleador, y que intento continuar siéndolo, que tengo un Museo propio y que una persona tal no puede depender del sustento de una iglesia o gobierno. Que soy un muy bien conocido y muy apreciado conferencista, filósofo, crítico de arte y viajero por el mundo, y bien capacitado para sostenerme a mí mismo bajo todas las circunstancias como siempre lo he hecho a lo largo de mi vida en todos los países.

El Sr. Molina del Church World Service en Madrid dijo que los impuestos tendrían que ser pagados por el Museo del Dr. Lind. Sí no es así, no es nuestra falta si fuimos traspapelados o mal informados. En ningún país en el entero y anchuroso mundo el Dr. Lind ha tenido que pagar por su Museo, el cual es ante todo la acumulación de su trabajo, su colección de paneles para sus conferencias y su librería privada, así como los archivos de sociedades (sobre todo religiosas) que están conectadas con sus actividades mundiales.

El Dr. Lind al igual que sus colaboradores y amigos a lo largo del mundo se preguntan por qué es tan difícil para él ser admitido en los Estados Unidos, tratándose de un gran sabio, y por qué el ACNUR ha dilatado por más de cuatro años una solución al problema de un refugiado. Además, el Dr. Lind no está interesado particularmente en llegar a América exclusivamente, y con tantas complicaciones y restricciones, por lo cual ha dicho siempre buscar un país lo suficientemente humanitario, democrático, cristiano y civilizado que le garantice una genuina permanencia y residencia respetable. Después de esperar cuatro largos años, el preferiría ser favorecido por América, pero si esto es para mayores demora y es tan complicado y dificultoso, el aceptará cualquier otro país.  Es razonable que ningún ser humano puede sentirse bien satisfecho de las condiciones cuando es forzado a someterse a toda clase de intrincadas demandas burocráticas y todavía tiene que esperar cuatro años. El Dr. Lind, si nos permiten recordárselo, aplicó por residencia en los Estados Unidos en 1962, cuando fue finalmente liberado de Cuba, y aún está esperando una respuesta, y respondiéndose a sí mismo la mismísima pregunta hecha por los Oficiales Consulares Americanos.

Recordemos lo siguiente: el Dr. Lind es un ciudadano cubano, así como un ser humano que sufre las desconcertantes y horripilantes condiciones de todos los refugiados en el mundo. El puede haber sido engañado en su creencia de que es verdadero que todo ciudadano cubano tiene derecho a un hogar en América. Es cierto que el no cruzó el estrecho de Miami nadando entre tiburones, pero sigue siendo un ser humano que requiere un trato humano justo. Esto es lo que él nos ha enfatizado, y no podemos decir más en torno a sus propios pensamientos y futuras aspiraciones. Por favor consulte amablemente tales asuntos con él.

______________

Por favor escriba lo dicho en frases claras y afables. Escriba siempre lo que usted tenga para decir, y cuando consulte con oficiales, inmediatamente escriba una confirmación de los asuntos tratados, a fin de que tengamos siempre evidencias de lo dicho y hecho.

Usted puede decirles además que el Dr. Lind es un líder religioso y Guía Espiritual con estatus mundial. Sus adversidades están comenzando a causar serios cuestionamientos a lo largo del mundo, porque su caso parece ser un asunto de prejuicios, o al menos que él no está siendo tratado en forma justa.

Escriba con palabras amables, y apresúreles, porque tiempo perdido no se recupera. Dígales que si yo fui capaz de establecer mi propio Museo y una Universidad en Cuba, puedo aún hacerlo en América e incluso en los Polos si es necesitado, etc., pero dígales que YO DIJE ESTO, y usted meramente repite lo que le dije. Así ellos no le intimidarán a Ud.

K.H.