payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DEL INICIANDO

Maha Chohan Kut Humi Lal Singh
Del Libro: Discípulos y Maestros

Estos mandamientos ayudan a la preparación del Discípulo, de que hemos venido hablando hasta aquí. Síguelos!

1° - Cuida tus pensamientos.

Los pensamientos son fuerzas inherentes a la función dinámica de la mente o sea son los elementos-fuerzas que la constituyen.

Trata de que tus pensamientos sean siempre claros, precisos, definidos, sanos de propósito y con miras ideales cada vez mejores y elevadas, por cuanto ellos han de determinar  el  curso  y  orientación de tu vida.

2° - Ten cuidado con tu mente.

Trata de que tu mente esté siempre quieta, pero llena de pensamientos, ideas, motivos y ansias de suyo edificantes, guiando siempre tus motivaciones con voluntad determinada y precisa de hacer el bien, de llevar una vida plena de satisfacciones y, en resumen, vivir de manera cada vez más edificante.

3° - Vigila tu cuerpo.

No dejes que el cuerpo se comporte impulsivamente y al compás de sus instintos, cual animal indómito y desbocado.

Un cuerpo sano es base y condición apropiada para una mente sana. Por tanto, sé parco en tus hechos, no exagerado en las comidas ni en los esfuerzos de la vida diaria. Una vida sana da por resultados salud y dicha, voluntad de superación, sentimientos puros y elevados, y pensamientos edificantes y dignificadores.

4° - Aspira a la perfección.

Mira que transformarse es vivir de veras. Modifica tu herencia, cultiva tus costumbres y libérate de las influencias extrañas que te esclavizan al pasado.

5° - Cumple tu deber.

Todo derecho descansa en el correspondiente deber, y todo lo que dignifica es una necesidad vital del ser. Sé leal en todas las circunstancias y trata de servir incesantemente a los demás. Así  te sentirás grande y merecerás la admiración y benevolencia de tus semejantes. Compórtate siempre con nobleza de miras, no importa cómo te califique la chusma o los ignaros y envidiosos. 

6° - Procura ser ejemplo de grandeza.

El éxito en la vida es una necesidad. No debes fracasar. Todos tus empeños deben tener motivos edificantes y llegar a ser realidad patente. Así serás un digno hijo de tu Patria a la vez que un hombre merecedor de la confianza y amistad de tus semejantes.

7° - Respeta a tu prójimo.

Las creencias de tus semejantes son el reflejo de sus logros culturales y denotan el estado de su conciencia: sé, por tanto, tolerante con tu prójimo.

Reconoce los merecimientos ajenos y rinde tributo a todas las cualidades doquiera las encuentres.

Glorifica a la mujer, que es parte complementaria del hombre y lo enaltece.

8° - Sé estudioso.

El estudio orienta la vida del hombre y lo ayuda a emanciparse de las trabas de la ignorancia, los prejuicios, vanidades y odios.

9° - Huye del ocio.

Evita toda condición de pasividad. Desecha toda divagación mental, palabras sin sentido, muletillas y actos que no sean edificantes. Conseguirás así no caer en vicios y cometer desatinos que son fuente de miserias y dolores.

10° - Cultiva tus deseos.

Los deseos propulsan la vida. Procura que no te arrastren. Manéjalos, haciendo que sirvan a tus mejores pensamientos y que nunca se comporten sin la dirección de una voluntad firme y bien cultivada.

Procura cumplir estos diez mandamientos, y te harás grande, digno y feliz, y tu vida, que será luenga, trascurrirá provechosa para ti mismo así como para los demás. Tal es el supremo ideal consciente y de superación de toda vida verdadera.