payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

Nota del Traductor: Se adjunta al final de la traducción de estos documentos el texto completo de este Papel con Membrete.

Copia de un
Importante documento

spiritualdom

 

Ámsterdam, Holanda, a 26 de marzo, 1962

ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS
CONSEJO ECONÓMICO-SOCIAL y
Comisión de los Derechos Humanos
N.U. Sede Central
Nueva York Ciudad – N.Y. – EE.UU.

Señores:

Consideramos un deber sagrado el informar a este Organismo Internacional que es para nosotros un privilegio único encontrarnos al fin fuera de Cuba, y libres para practicar el culto de nuestra preferencia, pensar, sentir y hablar de acuerdo con nuestra conciencia, así como para comer de acuerdo con nuestro apetito y obtener medicinas para llenar nuestras necesidades. Ahora nos sentimos también seguros y contentos, sin más torturas a causa de los dictados políticos opresivos y las medidas policíacas ofensivas y persecutorias. Realizamos de nuevo lo que es la bendición de poder vivir en paz, con respeto propio, así como con la garantía que nuestra vida es respetada y no constantemente amenazada por algunos bestiales robots uniformados.

Aunque encontrándonos todavía atolondrados a causa de la tortura y la privación sufrida bajo la tiranía comunista de Cuba, queremos expresar nuestra profunda gratitud a las NACIONES UNIDAS por haber tomado en consideración nuestro trágico caso y hecho posible nuestra liberación del infamante cautiverio, pues sin la presión ejercida indirectamente sobre el Gobierno Comunista revolucionario de esta desdichada nación, hubiéramos perecido seguramente a estas horas, debido a los desmedidos sufrimientos, o bien a causa de la enfermedad o por hambre.

De hecho abandonamos Cuba con escasamente dos días de notificación. Los archivos generales de nuestra Organización que incluyen nuestra biblioteca de consulta y el Museo – Historia Viviente Mundial del Hombre fueron literalmente lanzados dentro de cajones improvisados y los embarcamos en exactamente 20 horas, y nosotros fuimos puestos en un avión destinado a Ámsterdam, con precipitación y completamente vencidos por la fatiga. El avión tuvo que demorar su salida no menos de una hora a causa de nuestro trágico predicamento. En realidad, fuimos expelidos del “paraíso comunista” pues el gobierno revolucionario de Cuba no podía soportar por más tiempo la compleja situación provocada por la presión ejercitada sobre él por varios centenares de distintas organizaciones tanto religiosas como humanistas, espiritualistas y filosóficas de todas partes del mundo, así como por el interés despertado por nuestro caso en distintas Secciones de las NACIONES UNIDAS y en la Comisión de los Derechos Humanos de la ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS debido a la misma antedicha movilización general de la opinión mundial. Nuestro caso constituye, indudablemente, el único en su género, por cuanto la Conciencia Humana se sublevó al saber de nuestro ignominioso martirio, y las Organizaciones aludidas de la Habana, Nueva York y Washington se vieron pronto invadidas desde todas partes del mundo, con peticiones para nuestra salvaguardia e inmediata liberación, y demandando que los Archivos Generales de la ALIANZA RELIGIOSA UNIVERSAL sean restituidos al mundo libre. Numerosos gobiernos del África y América Latina nos aportaron también su ayuda moral así como su asistencia material con intervención directa en nuestro favor ante la Cancillería de la Habana. Varios estados asiáticos nos ofrecieron así mismo una ayuda oficial. Nunca, pero nunca antes habíase visto que Misioneros Espirituales o Educadores como nosotros, o cualquier otro ser humano, así como los archivos generales de ninguna organización mundial, y un Museo que representa el progreso humanista, cultural y espiritual de la humanidad, fuesen rescatados del maelstrón comunista.

Así pues nuestro Santuario Espiritual en Cuba fue completamente destruido, dando término de este modo a 37 años de una fructífera historia educacional porque nos vimos en la forzosa necesidad de suprimir un año atrás todas nuestras actividades, por el espíritu ateo, anticultural e inhumano del régimen comunista; también, inmediatamente antes de nuestra partida, la mayor parte de los fondos de nuestra Misión y nuestros bienes personales fueron confiscados mientras que manu militari, y sin derecho a protestar de nuestra parte, nos vimos forzados a firmar toda clase de complejas declaraciones y cuentas fantásticamente exageradas respecto de imaginarias deudas, como es costumbre en los estados policíacos. Pero nos consideramos afortunados de haber salido de tan trágica odisea con vida, inquebrantable en nuestro espíritu e inafectados en nuestro corazón, aunque terriblemente maltrechos físicamente, y nos sentimos dichosos sobre todo porque hemos podido salvar y rescatar todo los archivos oficiales del Emporio Espiritual, así como el Museo – Historia Viviente Mundial del Hombre que pertenece de veras a toda la Humanidad.

Más de una vez, sentimos oprimirnos la sombra de la derrota, pues bien realizábamos que estábamos a punto de ser liquidados por fanáticas chusmas o por sigilosos asesinos a las ordenes del Partido, o sea la todo poderosa clique “Popular” que se halla en el poder. Aún en vísperas de nuestra salida, nos vimos sermoneados por altos oficiales del nefando Ministerio del Interior en una tentativa con vistas a forzarnos a aceptar un avión con destino de Praga, y nos dimos cuenta por la insistencia de esta siniestra gente, que estábamos a punto de ser raptados y disparados hacia Rusia Comunista, donde seguramente nos hubieran aprisionado o asesinado, pues semejantes cosas no podían ejecutarlas en Cuba debido al hecho de que nuestro caso era demasiado conocido a través del mundo y había sublevado ya de gran manera la opinión pública. Durante todo ese tiempo, estábamos plenamente conscientes que nuestros días estaban contados y que nuestra vida no significaba nada para esa gente, pero afrontamos con valor nuestra inevitable tragedia. Nuestra gran preocupación y constante ansiedad era, más bien, debidas al hecho de que queríamos sobre todo salvar los archivos generales y el Museo de los que éramos depositarios legales. Hoy, no podemos sino expresar nuestra incondicional gratitud hacia los Organismos mundiales y todas las personas que, en el mundo entero, han defendido tan noblemente y con tanta galantería nuestra causa, logrando de manera milagrosa nuestra liberación con vida de las garras del infierno comunista, y también por su asistencia en el rescate de los aludidos archivos y del Museo – Historia Viviente Mundial del Hombre.

Nuestra gran preocupación del momento, empero, consiste en encontrar un nuevo lugar de residencia, donde podamos establecer un Nuevo Santuario Espiritual con Centro de actividades Educacionales, Humanitarias y Religiosas en general.

Hemos pedido ya la residencia a distintas naciones, pero todas nos niegan estos derechos. Pensamos por tanto que se debería hacer algo para resolver nuestro caso, por cuanto sería algo verdaderamente increíble que nos convirtiésemos en gente sin hogar ni medio de subsistencia aunque con libertad, esto después de haber escapado de la monstruosidad del comunismo, precisamente para evitar tales ignominias, o sea de la inhumanidad del hombre para con el hombre. Ahora, pues, somos REFUGIADOS sin refugio, EXILADOS sin asilo, algo así como vagabundos sin esperanzas que se encuentran privados inclusive de los más vitales y dícese inalienables Derechos Humanos.

Somos, fundamentalmente hablando, gente religiosa y ante todo, MISIONEROS ESPIRITUALES, es decir, permanentes e incondicionales Servidores de Dios, la Verdad Espiritual y toda la Humanidad. Nuestra trágica situación es debida, sin embargo, exclusivamente a las normas políticas de algunas naciones que revelan poca o ninguna preocupación en lo que se refiere a las genuinas enseñanzas religiosas, los designios humanitarios y los Valores Espirituales.

Nos sentimos profundamente tristes al ver que, ahora, debemos recorrer todas las latitudes del planeta como desventurados bohemios, privados del derecho de tener un hogar para abrigarnos así como de un lugar adecuado para salvaguardar el Museo y los archivos generales tan codiciados por la Cuba comunista y que, casi se volvían propiedad soviética al precio de nuestro aniquilamiento. Por tales razones así como otras igualmente importantes, por consiguiente, nos sentimos ahora más inseguros que nunca antes. A este problema, debemos añadir el hecho de que no podemos sentirnos completamente seguros cuando nos encontramos a merced de todos los enemigos de Dios, la Verdad y la Humanidad. De hecho, nos repugna pensar que hemos escapado del infierno comunista de Cuba solamente, para vernos obligados a pasear nuestra tragedia en un mundo que permanece indiferente a nuestra ordalía, mientras se vanagloria de humanitario, democrático, cristiano y altamente civilizado.

Obviamente, nuestro caso requiere atención inmediata, pues constituye una viviente demostración de que el Comunismo no es la única fuerza vil o malévola en acción sobre este planeta. Sin embargo, esperamos con confianza que nuestro problema tendrá una solución verdadera en el futuro inmediato, con la ayuda de Dios y los más Altos Poderes existentes.

Sinceramente en la Religión Universal del Amor, la Equidad y la Sabiduría.

Al Servicio del UNICO Dios, la Única Verdad Espiritual y la Única Humanidad

Blanche Ledran                                                         Pr. OM Lind
Gran Canciller                                                           Presidente Electo

Marie Peurozet                                                          Michelin Héraud
Relaciones Públicas Internacionales                         Secretaria General

Dirección provisional: Dr. OM Lind - Museum Hotel
Ámsterdam - HOLANDA