payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

PUNTOS CARDINALES

Tomado del Mensaje Espiritual al Mundo (1943)
Pr. OM Cherenzi Lind


  • La soledad es como la tumba en la cual vivimos con todo lo que en nosotros está muerto.
  • El dolor es como Dios, siempre bueno y se halla entero en la más ínfima de sus partes.
  • Lo que hay de más agradable en los individuos es saber cómo sufren, por ahí se descubre como piensan y cuan grandes son.
  • El mayor dolor es perder a los que nos son indispensables. Por eso mismo el Amor desgraciado es el peor de los suplicios.
  • La vida no regala lecciones: las vende, caro.
  • Se ama de veras cuando el corazón se siente demasiado pequeño para contener todo lo que siente acumular en sí mismo.
  • No olvidemos nuestras desgracias; son los cimientos de nuestros éxitos. Tengamos bien presente que todos nuestros dolores valen tanto como las melodías que las han mecido y como las obras que alentaron.
  • Nadie puede saber lo que es la Vida sin Amar. Es una estupidez.
  • La promiscuidad es la peor forma de la amistad y del amor. Ningún sentimiento consistente, ningún pensamiento elevado y ningún sentido de dignidad puede emerger o subsistir de una persona que no sabe respetarse a sí misma y no sabe respetar a los demás.
  • En el amor genuino hay siempre sinceridad, y, por lo tanto, confianza.
  • Cuando no se es capaz de sacrificarlo todo, no se está en condición de amar, ni se merece ser amado de veras.
  • Aquel o aquella que tiene un gran amor propio no logrará nunca amar profundamente ni inspirar jamás otra cosa que lástima o pasajeros deseos.

***

La VERDAD es la ANTORCHA DE LUZ DIVINA que alienta, inspira y sostiene a todos sus verdaderos Devotos y Servidores.

_______________

NO ES POSIBLE NEGOCIAR  PARA LA PAZ,
DISCUTIR EN CUANTO AL FUTURO
O SIMPLEMENTE ABRAZARSE Y RECONCILIARSE.

La PAZ es el fruto de la GENTILEZA BONDADOSA,
del SERVICIO, de la DIGNIDAD y de la COMPASION.

Donde sea que cualquiera de estas cuatro fuentes de PAZ falte, hay lucha, codicia y guerra.