payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

“LA PRENSA ES UN PODER SIN CONTRAPODER”: Ignacio Ramonet

Artículo tomado del Periódico EL TIEMPO, Bogotá, Colombia
Colaboración de Ariel Gerardo Soto a EL TIEMPO
Enrique Patiño: Redactor
Jueves 2 de Septiembre de 2004

“La comunicación está contaminada”

El director de “Le monde diplomatique”, y una de las figuras emblemáticas del Foro Social Mundial, vino a Colombia y habló de la necesidad de crear un poder crítico ante los medios.

Ignacio Ramonet no es el tipo enfático del discurso ardiente y la mano vibrando en lo alto.  Por el contrario, el director y presidente del diario francés Le Monde Diplomatique revela una tranquilidad inquietante. Es de los que se sienta sin afanes y deja que su pasión por la verdad fluya como una llave de agua abierta. Sin embargo, sus ideas, en momentos de conformismo global, son revolucionarias.  Esencialmente humanas.  Pero ante todo, inconformes.

Ramonet estará en Bogotá hasta el próximo sábado participando en el XXII Encuentro Académico de la Asociación de Facultades de Comunicación Social (Afacom) organizado por la Universidad Central, y en su calidad de Especialista en Geopolítica y Estrategia Internacional hablará del “quinto poder” para responder la pregunta que el Encuentro plantea, ¿Le apuestan los medios a lo público?

En diálogo con EL TIEMPO el profesor de las universidades Denis Diderot y la Sorbona de París habló sobre lo que piensa del poder y sus relaciones con los medios.

¿Qué ha cambiado en la prensa en los últimos años? : En las democracias hay tres poderes tradicionales.  Cuando apareció la prensa libre a principios del siglo XX, se habló de un cuarto poder, que corregía a los otros cuando fallaban.  Era un poder no insurreccional que controlaba el mal funcionamiento de las democracias. Pero desde hace 15 años los medios se han vuelto grandes grupos mediáticos que funcionan para la globalización, y para los que la comunicación es parte de la economía, igual a como lo fueron el acero y el carbón hace un siglo.

¿Sirven a la comunidad o a su propio interés? : Estos grupos ahora son los grandes poderes. Ellos promocionan como noticia lo que sus empresas hacen. Su preocupación es el beneficio y no la calidad de la información. En los últimos años se ha degradado esta calidad: se difunden notas sin edición apropiada ni profundidad, se minimiza al periodista frente a las agencias de prensa, se reduce personal y se trabaja más.  No hay preocupación cívica.  No se defiende a los sin voz.  Ahora se vende.

Por eso prolifera la débil calidad de la información, porque se prefiere llegar a más gente.  Se hace algo que sea fácil de consumir y que le sirva al anunciante.  El medio es un poder que oprime al ciudadano, lo vende y lo banaliza.  No es un contrapoder.

Políticos y medios... ¿Quién influye sobre quién? : Durante mucho tiempo el sueño de los políticos era controlar a la prensa y dominarla.  Se pueden citar casos en los que había una prensa domesticada.  Pienso que hemos entrado en una época donde se produce lo inverso, hoy son los medios los que intimidan al poder político.

Es curioso ver que durante decenios la prensa no se atrevió a atacar a los políticos.  Hoy la norma en muchos países es tirarlos por los suelos y atacarlos.  Algunos lo ven como una prueba de la libertad de prensa, yo veo eso como un signo de la debilidad de lo político.  Pero el poder mediático no critica de la misma manera al económico, que es el gran poder de este tiempo, el de la globalización.

¿ .... Y el cuarto poder? : El poder político tiene oposición o los medios lo critican.  El económico tiene una oposición representada en los sindicatos o la sociedad que protesta.  Pero el poder mediático es el único que hoy no tiene contrapoder.

Eso no es sano en una  democracia.  Un poder sin contrapoder tiene tendencia natural a ocupar todo el espacio, a no saber dónde detenerse.

En algunos países ha llegado lejos.  Berlusconi es el hombre que con poder económico compra el mediático.  Lo económico más lo mediático da poder político, y este no sabe resistirse a esta suma.

¿Cómo debería ser la relación entre los dos? : El político es un poder legitimo, mientras que el mediático es el resultado de unas ambiciones económicas legítimas pero sin la misma legalidad.  El poder de los medios debe ser autónomo e independiente para que sea creíble.  Los medios no pueden aspirar a controlar, dirigir o dominar la sociedad.

La tendencia, de la que no siempre hay conciencia, es que el mediático se está convirtiendo en poder ideológico dominante y por consiguiente quiere dirigir la sociedad.

¿Por eso el quinto poder? : Es necesario crear un quinto poder cívico, que no puede nacer desde los medios, sino desde una ONG, liderada por periodistas, académicos y consumidores.  Un peso crítico que haga contrapeso a la prensa.

Todo poder está viciado... : La comunicación es como la comida de hoy: está contaminada.  E igual que ocurre con los alimentos, la gente busca una etiqueta que diga que es orgánica, no contaminada.  Me gustaría leer un diario que dijera "libre de mentiras", que tuviera ese sello de garantía.

¿Qué pasa entonces con lo político? : En la globalización toda entidad económica tiene mayor espacio que lo político. En Colombia lo Político, Por mucho poder que tenga, solo podrá ejercerse en Colombia, mientras que si hubiese aquí una multinacional gigantesca de medios podría extender su poder al continente entero.  Por ejemplo la red Globo en Brasil, Cisneros en Venezuela o la Fox para el mundo.

¿Y en Colombia? : Aquí, seguramente cuando termine el conflicto aparecerán nuevos medios. El aire de renovación puede hacer que la gente sienta que es hora de volver a expresarse.