payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

Editorial:

El siguiente corresponde a un Mensaje enviado a la ONU en el año 1960 por la ALIANZA UNIVERSAL con motivo de su XV Asamblea General. Para efectos prácticos, cámbiese la fecha en que fue enviada la carta por la fecha actual y al mismo tiempo cámbiense los escenarios donde se protagoniza la GUERRA. Para un mejor ejemplo, actualícese con lo que se viene presentando hace varios meses con respecto a la guerra en Irak y la coalición angloestadounidense, pisoteándose el papel de las NACIONES UNIDAS, que asisten atónitas e impotentes a los hechos de barbarie y destrucción. Léase además todo lo relacionado con el armisticio y la postguerra y anteriores editoriales de ARIEL, entre tantísimos documentos escritos sobre el mismo particular por el Pr. OM Lind. Lamentablemente, las denuncias efectuadas hace más de medio siglo por la Alianza Universal perduran y cobran vigencia en los tiempos actuales, , el hombre sigue erigiéndose como el peor enemigo del hombre, y las soluciones planteadas no han sido consideradas seriamente. Ante semejantes circunstancias, no hay la menor duda de la ALIANZA UNIVERSAL constituye un concepto y una acción indispensables e inevitables.

Mensaje Especial a las

NACIONES UNIDAS

"Une vérité vaut plus que mille mensonges" K.H.

"Hay más verdad en los cielos que en todos tus libros" Lao Tseu

Paris, Septiembre 16, 1960

La ALIANZA UNIVERSAL, CULTURAL, HUMANISTA Y ESPIRITUAL comprende que las NACIONES UNIDAS fueron creadas para un propósito definido, o misión, y que debido a insanos intereses y factores políticos se ha quedado corta en sus auto designadas metas. La prueba de esto es que hoy, la XV Asamblea General tiene en su Agenda más problemas que atender que durante las pasadas XIV reuniones similares, mientras que la propia ONU está arriesgándose a una completa desintegración después de los errores trágicos de Palestina, Corea, Argelia, Congo y Cuba, entre muchos otros no tan perceptibles. El desarrollo más significante de los tiempos modernos, sin embargo, lo constituye el hecho de que la humanidad está despertando rápidamente, y los factores negativos de la evolución tales como la opresión política, la escabrosa ortodoxia religiosa, el colonialismo que siempre es vicioso, y el espíritu bárbaro del belicismo, si bien vienen aumentando en  intensidad, sólo contribuyen hacia una mayor ansiedad y angustia, porque, lejos de beneficiar al Hombre, sólo multiplican los problemas mundiales e incrementan la miseria humana. La gran maldición de nuestro tiempo es la injusticia social, la explotación del hombre por el hombre y la obstrucción insistente y metódica de la evolución humana por fuerzas tiránicas ocultas. Podrían resolverse todos los problemas del mundo al instante, de hecho, si las naciones se dedicaran sólo a resolver sus propios problemas, y si los otros se dedicaran a sus propios negocios en su propia patria.

Además, el mundo está clamando desesperadamente por la LIBERTAD DE CONCIENCIA, la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, el AUTO-RESPETO, y la REALIZACIÓN ESPIRITUAL. No existe la posibilidad de libertad de conciencia cuando se amenazan a las personas con la ira Divina y el infierno eterno, o cuando se es maltratado a causa de la independencia de pensamiento. Tampoco hay expresión genuina cuando a las personas humanas no se les permite ni pensar ni hablar libremente, o viajar, trabajar y residir dondequiera que deseen. En cuanto a la auto-estima, es absolutamente absurdo incluso mencionarla cuando las personas están sujetas a la tiranía oculta de ortodoxias religiosas siniestras y ominosas pseudo-democracias dictatoriales. Incluso la realización espiritual es imposible, por decir lo menos, en un mundo en donde las personas son explotadas económicamente día a día y políticamente oprimidas y deprimidas al extremo, y cuando la prensa limita el derecho a la información fidedigna; cuando la mente de las masas constantemente se envenena y es presionada con los ominosos programas inmorales y mercantiles de la Televisión y la Radio, o cuando se encarcelan las personas cuando piensan demasiado libremente, o cuando son perseguidas  y maltratadas cuando se atreven a sentirse muy independientes y se deciden a  vivir según sus mejores ideales y sentimientos más nobles.

No es nuestra intención ser sistemáticamente críticos de los eventos mundiales. No obstante, la ALIANZA UNIVERSAL, HUMANISTA, CULTURAL Y  ESPIRITUAL existe y vive sobre este planeta, y debemos enfrentar las realidades tal cual son. Las Naciones Unidas constituyen un esfuerzo prometedor, toda vez que fue anunciada como fundamentada en la Carta del Atlántico, la verdadera democracia, y los principios morales legítimos. Nuestro interés básico en la ONU siempre descansó, naturalmente, sobre tales pretendidos principios e ideales.

Hoy el mundo entero está en un punto muerto porque la reunión de la Gran Asamblea de la ONU padece una atmósfera sumamente hostil de pasiones viciosas y planes políticos siniestros. Lo que podemos hacer todos los Ciudadanos Mundiales de la ALIANZA  UNIIVERSAL, HUMANISTA, CULTURAL Y ESPIRITUAL, bajo tales circunstancias, es  A P E L A R  al sentido común y DEMANDAR que un espíritu de verdadero respeto mutuo se cultive, si no de cordialidad noble y dignidad espiritual.

Si las Comisiones Oficiales pusieran en práctica los mejores principios de su propia religión o filosofía, sean ellos gnósticos o agnósticos, teístas o ateos, de derecha o izquierda, se demostrarían dignos de confianza. Lo qué más cuenta ante las condiciones trágicas es la sinceridad de corazón y la dignidad espiritual con que nosotros abordamos nuestros problemas.

Los Delegados oficiales deben comprender, también, que el mundo está progresando rápidamente, y que hay lugar para todos si hay respeto mutuo y verdadera solidaridad desde el punto de vista moral, humano y espiritual, porque toda la humanidad se haya en el mismo barco. Es para beneficio de todos que el barco no se hunda, y que todos seamos tan felices como sea posible. La verdadera felicidad, naturalmente, sólo puede encontrarse en la rectitud, el conocimiento ilimitado, la libertad, la paz, el respeto a sí mismo y la libertad de expresión, que incluye todas las formas de anhelos humanos, aspiraciones idealistas y valores espirituales.

Quizás la causa más grande de incomprensión entre las naciones se debe al hecho de que dependen demasiado de siniestros factores determinantes como la guerra y los dogmas políticos. Si todos nos olvidamos por un momento de los ejércitos, los artefactos de guerra, las doctrinas políticas y las políticas de partido, podríamos llegar a alguna parte en la ONU. De hecho, el tiempo se le acaba hoy a la humanidad bajo la tremenda carga del costoso poderío del ejército y los incesantes yerros políticos, y a menos que la ONU mate al monstruo del colonialismo y el militarismo, una gran guerra mundial será inevitable. Los problemas del mundo deben resolverse, pronto, de otra manera  el divisionismo continuará asolando las relaciones humanas y haciendo imposible la paz mundial. Para empezar, las organizaciones afiliadas a la ONU no deben ser antagónicas entre sí, y deben condenarse todos los actos de agresión como un asunto de principio, moral, e interés mutuo.

El mundo entero se está hastiando desesperadamente de la guerra, y se encuentra sumamente contrario a todas las ideas y actos de imperialismo, colonialismo, agresión, disputa y mala voluntad.  Los cinco largos ominosos años de guerra colonial en Argelia constituyen una tensión terrible en la conciencia de los humanos, y la reciente dictadura internacional en Congo también está probando el descontento general hacia las Naciones Unidas a lo largo del mundo.  La inapropiada guerra contra Cuba también es una de las nuevas causas para la inquietud general porque aparece ostensiblemente producida contra el despertar de la conciencia humana y premeditadamente organizada a gran escala contra los mejores intereses de toda la humanidad. Así entonces, tenemos el hecho asombroso de que el mundo es hoy incapaz de desarrollar una coexistencia pacífica mientras los poderes mayores gastan más de US $260.000.000.000.000 (doscientos sesenta billones de dólares) para el mantenimiento militar y los propósitos de guerra "para defender la democracia, la Cristiandad y la herencia maravillosa de la civilización materialista", mientras cientos de millones de personas están económicamente subdesarrolladas, hambrientas, analfabetas, y viven en chozas peor que para animales proscritos. El número de Refugiados de Guerra está creciendo cada año y  los "desterrados  de las naciones capturadas" suman ahora decenas de millones. Episodios como los de Palestina, Corea, Suez, Tíbet y Cuba todavía están frescos en nuestra mente, así que nosotros no necesitamos advertir a nadie que ellos también pueden ser parte del lote de muchas otras desprevenidas naciones que tendrán el infortunio de caer víctimas de entusiastas guerreristas e imperialistas hambrientos. El colonialismo es tan siniestro hoy como lo fue antes, y Francia sola gasta seis millones de dólares (US $6.000.000) diariamente para mantener sus seiscientos mil (600.000) miembros del ejército ocupados contra los patriotas argelinos que desesperadamente exigen la libre auto-determinación y auto-respeto.

Otro hecho abominable es que el mundo está más dividido hoy que siempre en "zonas raciales de influencia", "zonas económicas", y "regiones políticas", a tal extremo que los seres humanos siempre deben estar viviendo en componendas, como animales rastreados y explotados, en medio de indecibles formas de injusticia social, racial, nacional, por cuanto no sólo vemos naciones forzadas a pertenecer a esta o esa organización de Estados, sino que también las explotan, esclavizan y pisotean las naciones más poderosas. Incluso el individuo humano está lejos de disfrutar la dignidad completa en la mayoría de latitudes. Todo esto no se parece en nada a la muy vanagloriada Carta Magna y la Carta del Atlántico, o incluso a la Regla de Oro, porque en muchas instancias no se les permite a las personas protestar. Todo esto está pasando aún después de dieciséis años del fin de una guerra mundial monstruosa, que se luchó y ganó en nombre de la "democracia" y el "Cristianismo".

Antes de continuar adelante, abramos aquí un paréntesis, porque es nuestra obligación espiritual y señalado deber moral defender nuestros más queridos ideales con lo mejor de nuestras habilidades. La ALIANZA UNIVERSAL, HUMANISTA, CULTURAL Y  ESPIRITUAL no sería la autoridad moral suprema del mundo y el mayor poder espiritual si no hacemos frente con toda dignidad al desafío de los eventos que surgen.

Los actos inesperados de hostilidad y violencia así como otros acontecimientos lamentables de carácter oficial que están completamente fuera de lugar en el momento presente en la Ciudad de New York obliga a la ALIANZA UNIVERSAL, HUMANISTA, CULTURAL Y  ESPIRITUAL a protestar en voz alta por tan crudos actos. En tanto que los esquemas políticos, desprecios y riñas constituyen algo completamente fuera de nuestra línea, nos sentimos obligados en el deber de exigir que las Naciones Unidas sean una campo verdaderamente neutral donde el espíritu de buena voluntad, amistad, respeto mutuo, solidaridad y Hermandad sea debidamente respetado y absolutamente prevaleciente. Los acontecimientos en referencia demuestran ampliamente que el mundo está al borde de un total caos, toda vez que demasiadas naciones se comportan agresiva y hegemonisticamente, con total desprecio para con los principios, o el menor respeto con la personalidad humana y la soberanía de otras naciones, revelando de ese modo una aterradora desintegración moral  y vació espiritual que marca la señal de siniestra locura y planes diabólicos. Todos esto se dice sin mala voluntad ni malicia hacia alguien.

De hecho, la tarea de las Naciones Unidas es la de analizar las condiciones mundiales y promover una mejor coexistencia internacional sin convertirse en el lugar favorito para el diabólico espectro del hambre, las disputas, la opresión política, la tiranía mística invisible, y la guerra sádica periódicamente recurrente. No necesitamos ser súper genios o Mesías para comprender que el mundo está en un apuro tremendamente azaroso, y que las Naciones Unidas son desgraciadamente culpables por mucho de todo esto, porque no ha cumplido su propia misión asumida. Es quizás muy limitada en poderes, o no está lo suficientemente organizada. O es que le falta la fuerza moral apropiada, y dimensiones humanistas y espirituales, porque está demasiado dedicada a resolver las pasiones políticas y apetitos de las naciones "Grandes". Cualquiera pueda ser la causa de la debilidad de la ONU, es obvio que es necesaria como un organismo mundial, pues de otra manera no tendríamos el privilegio hoy de contar con la asistencia de grandes estadistas que precisamente llegan de todas las latitudes del mundo en demanda de soluciones reales a los tantos problemas tan grandes para ellos.

Los problemas son tan numerosos que es muy difícil saber por donde empezar. Entre los más portentosos cabe mencionar la falta de RESPETO A LA PERSONALIDAD HUMANA en la mayoría de las latitudes. La LIBERTAD DE CONCIENCIA es repulsiva para algunas religiones, no obstante constituir la piedra angular de la vida humana, por lo cual debe dársele fuerza, cultivarla y garantizarla. Las naciones son demasiado celosas de sus propios logros, y entonces cometen el grave error de cerrar sus fronteras, creando además complicaciones incalculables, haciendo a sus ciudadanos aparecer como personas privilegiadas o como prisioneros de Estado, y todo esto no sería tan trágico si no se limitaran por otra parte los tan vanagloriados derechos democráticos de las personas para viajar y comerciar libremente.

¿Si se impide a las personas disfrutar los derechos inalienables, cómo podemos esperar que sean libres, virtuosos, pacíficos y felices? ¿Si las personas son económicamente explotadas  y políticamente oprimidas, cómo podemos esperar de ellos que sean algo diferente a oprimidos sociales y naturalmente deprimidos?  Así mismo, ¿Si se priva a las personas del derecho básico de la vida, o sea la LIBERTAD DE CONCIENCIA, en absoluto cómo pueden obligarles a que sean inteligentes, morales  y respetables? ¿O deben ser las personas esclavos mentales y sin corazón a fin de ser prodigios políticos y religiosamente "salvados"?

Las naciones, como los individuos, también necesitan disfrutar los derechos inalienables. Si ellos son soberanamente autónomos, todos deben disfrutar los mismos derechos. El gran problema que enceguece a la humanidad hoy es el derecho de las naciones para imponerse a otras, lo cual constituye una fuente de guerra, una amenaza constante a la paz. En realidad, el nacionalismo está profundamente equivocado al considerarse el mismo un objetivo como tal. Es sólo un medio para lograr un fin, y el verdadero fin es la supervivencia inteligente de la especie humana a través de la coexistencia amistosa y cooperativa. Los seres humanos no pueden ser ni libres ni felices mientras vivan en encierros, limitados por toda clase de fronteras, barreras,  tabúes y dogmas, o dictadores. La pregunta vital a ser formulada ahora es acerca de si pueden ser realmente respetables y pacíficos bajo tales apremios, puesto que no puede hacer daño a nadie analizar la realidad y buscar resolver los azarosos problemas.

Tampoco depende la solución de los numerosos problemas del mundo y la erradicación de la horrible tragedia del hombre de las discusiones diplomáticas, y de los tratos por lo alto a nivel gubernamental, ni de decisiones de Cumbres, y qué más. Tales problemas como el DESARME, la PAZ, la BUENA VOLUNTAD, el COMERCIO INTERNACIONAL LIBRE, la abolición del COLONIALISMO diabólico, y la incondicional garantía a LA DIGNIDAD ABSOLUTA DEL HOMBRE no pueden ser solucionados por vía de la retórica. Todas éstas prolongadas "convenciones", "conferencias", y múltiples "declaraciones" son estériles y fútiles. Sin embargo, todos estos problemas en pie podrían resolverse en sólo unos minutos si los actuantes fuesen sinceros y serios, y si realmente sirvieran los intereses de toda la humanidad en lugar de anteponer su propio egoísmo, sectarismo y partidismo, o los afanes personales  sobre todo lo demás.

¿Por qué no se empieza a firmar inmediatamente tratados de Paz multilaterales que proscriban la guerra y todo acuerdo o pacto bilateral y regional? ¿Por qué no se promueve la dignificación del hombre por encima de la maquinaria y todas las formas de política? ¿Por qué no INTERNACIONALIZAR todas las fuentes de materia prima vital para la gran industria, como los sectores de Congo por ejemplo? ¿Por qué no condenar e ilegalizar todas las formas de COLONIALISMO? ¿Por qué no garantizar inmediatamente la libertad completa y la santidad de naciones soberanas, cualesquiera que ellas sean, como una medida de solidaridad humana y para la conveniente rehabilitación de todas las personas? Todo esto serían mucho mejor que todos los discursos fascinadores sobre democracia inexistente o la religiosidad seráfica.

Hay muchos otros problemas que necesitan la atención inmediata en esta histórica XV Asamblea General de las Naciones Unidas, y uno de ellos es la admisión en su seno de todas las naciones, sin consideraciones de raza, fe o credo político, tales como Mongolia, Alemania Oriental, Suiza, Líbano e Irlanda, entre otros. En realidad, discriminar a una nación o una persona debido a su credo político, fe religiosa, o rasgos raciales es absolutamente inhumano e idiota, o propio de mentes primitivas y supersticiosas. Además, a todas las naciones que han sido bien sea "capturadas" o suprimidas en los recientes tiempos, todos los complejos geopolíticos como Argelia, Armenia y Tíbet, y a todos los territorios autónomos debe garantizárseles un estatus oficial de alguna clase en el gran concepto de naciones o Humanidad. Tampoco hay la menor razón o moralidad en rehusársele la admisión como Miembro de la ONU a la China. ¿O debe la más grande y poblada nación en el mundo ser desairada y despreciada por el resto del mundo?.

El incremento de la población en el mundo es también un problema monumental que debe ser resuelto rápidamente; antes de que el número aplastante de atrasados mentales y monstruos transformen los principios maravillosos de democracia en una maldición infernal. Luego viene el increíble problema de la moneda Mundial, que es una maldición abominable en sí misma simplemente ocasionada porque las personas no logran entender que un solo sistema de Moneda Mundial facilitaría todas las relaciones humanas, como la cultura, comercio y viajes, inmensamente. Debe proscribirse además la discriminación racial y la intolerancia religiosa, al igual que todas las otras formas de crimen, gangsterismo y la explotación de vicio. Por último pero no de menor importancia, está el problema del respeto a la personalidad humana que sólo es esquemática hoy día, porque en tanto que las personas puedan ser encarceladas y perseguidas o maltratadas debido a su fe y pensamiento abierto, el hombre es sólo un conveniente "pagador de impuestos" o una víctima indefensa de la civilización. Lo peor de todo, algunas personas pueden ser perjudicadas y oprobiosamente calumniadas, o estar sujetas al "asesinato del carácter" o "asesinato psicológico", bajo la presión de políticos poderosos, por profesionales de la calumnia, o por cualquier fanático o alucinado, - marcando toda su vida -, y allí no hay ningún Tribunal de Justicia para rehabilitarlos. Lo que decimos es que no hay aún ningún Tribunal Mundial de Justicia, y cualquier nación puede tratar a los SERES HUMANOS como así lo decida en nombre de la democracia, cualquier organización puede aplicar una "Inquisición Mundial" de su cuño en el nombre de Dios, cualquier rufianesco tirano auto-exaltado puede someter a las personas a los dictados de su corazón, y no hay nada que puede detenerlos.

Ciertamente, la mayoría de las personas se jactará de los méritos de la GUERRA. Pero las guerras nunca han resuelto ningún problema. Por el contrario, las guerras sólo aumentan la miseria mundial y los problemas humanos, porque la agresión y violencia sólo engendran odio e injusticia, y demuestran debilidad moral y capacidad para la infamia. La ALIANZA UNIVERSAL, HUMANISTA, CULTURAL Y ESPIRITUAL trabaja sin fatiga para resolver todos estos problemas en nombre y para el beneficio de toda la HUMANIDAD. No obstante, comprendemos que nuestros esfuerzos no son suficientes. A menos que las naciones del mundo entero nos asistan, nos encontramos bloqueados y limitados por todo tipo de barreras, fronteras políticas, prejuicio religioso e intolerancia y la discriminación racial.

Piense por un momento en la tremenda rehabilitación económica, bienestar social, desarrollo educativo y resurgimiento general de la humanidad si todos los gobiernos deciden de inmediato suprimir todas las Oficinas de Guerra y asuntos militares y en lugar de contemplar la guerra asumieran el cuidado inmediato de todas las personas subdesarrolladas en sus propias naciones, si todas las colonias fueran al instante liberadas y ayudadas para lograr una respetable condición de estado, si se convirtieran todos los cuarteles y oficinas militares en Hospitales y Escuelas, y si en lugar de mantener costosas redes de espionaje se elevara el nivel de vida de sus ciudadanos. ¿Semejante mundo no sería mucho más digno de defender en un Parlamento Mundial de Confederaciones de naciones Humanitarias?

La ALIANZA UNIVERSAL, HUMANISTA, CULTURAL Y ESPIRITUAL y el CONGRESO MUNDIAL DEL HOMBRE (Gran Parlamento Permanente de todas las Religiones, Fes, Fraternidades y Filosofías) conjuntamente buscan hace más de cinco décadas el cumplimiento real de los ideales nobles y las enseñanzas religiosas, pero comprendemos que a menos que y hasta que los gobiernos de todas las naciones piensen y trabajen en consonancia con nuestros propios esfuerzos, nuestros resultados solo pueden ser limitados. No esperamos que los gobernantes y gobiernos de todas las naciones sean tan idealistas, humanistas, religiosamente   inclinados y espiritualmente inspirados como nosotros; sin embargo, sería maravilloso si los organismos creados para la promoción de la paz, democracia y bienestar humano como la ONU contribuyeran un poco y de algún modo hacia el logro de tales objetivos nobles, en lugar de buscar sólo objetivos políticos y ventajas económicas, sin considerar las necesidades más apremiantes de las personas de todas las naciones del mundo entero.

La gran necesidad de la hora es el desarme. No solamente militar sino  también mentalmente y en el corazón, espiritualmente. Infortunadamente, algunas naciones están resueltas a no estar unidas, y sólo aparecen como Miembros de la ONU porque deben guardar las apariencias. De hecho, es sumamente triste que América desprecie, insulte y "falte" a algunos Delegados Oficiales de la ONU, pues con su comportamiento está demostrando su incapacidad como conciliador y también como amigo, o como anfitrión; adicionalmente como un vecino de mal temperamento.

Esta Asamblea General de la ONU debe ser, más que un simple encuentro de Comisiones Oficiales, una cofradía de constructores del mundo, porque el tiempo de los engañosos y arrogantes autodenominados "Grandes" pertenece definitivamente al pasado, y este mundo nuestro pertenece a toda la humanidad, no a sólo cuatro o cinco dictadores totalitarios cuyo poder es dimensionado solamente en cuanto se refiere a los ejércitos insolentes, amenazas con  bombas nucleares e inescrupulosos esquemas políticos. En la ONU, cualquiera es GRANDE si resuelve los problemas; de otra manera, todos son minuciosamente pequeños y terriblemente nulos, mereciendo el desprecio de toda la humanidad.

Es en este espíritu, verdaderamente, que extrañamos el liderazgo moral y la gestión humanitaria de América, que tiene la mejor oportunidad hasta ahora para demostrar ser la nación superior que sonoramente demanda y sueña ser. América podría abrir su corazón ampliamente y podría mostrar su alma, en señal de sinceridad y para demostrar al mundo entero que es realmente digna de confianza y moralmente respetable, y a fin de que no sea considerada exclusivamente como una máquina de fabricación de dinero, o un temible inspirador del Moloch militar. En último análisis, lo que hace a una persona grande es su capacidad de hacer amigos, no su habilidad de comprar, conquistar o esclavizar a otros. Las naciones son valiosas y verdaderamente poderosas en proporción a cuanto hagan por merecer la admiración, amor y  liderazgo social o cultural de otras naciones.

Quizás un milagro sucederá pronto. El destino de la humanidad no puede depender de las manos de personas que son tan estrechas de miras, incapaces de ser amistosas y corteses hacia sus discrepantes en las confrontaciones de puntos de vista, o de políticos poco escrupulosos con mentes caprichosas, hombres de negocios sin corazón y crueles militaristas de sangre fría. El mundo necesita cambiar a los líderes, y escoger un clima más moral. La ONU debe reaccionar rápidamente, y demostrar al mundo que lleva a cabo una misión noble, estando exclusivamente al SERVICIO de toda la humanidad, con el respeto debido y devoción hacia todos, y por encima de los intereses privados, clanescos o sectarios de las naciones, fes y razas del mundo entero.

El asunto de transferir la oficina principal de la ONU se plantea ahora, desde luego, porque el organismo necesita un ambiente más neutro y respetado. La isla de Cuba posee los lugares más convenientes y adecuados medios para darle albergue, además de ser una localidad realmente pacífica con un ambiente respetable. Pero de haber al respecto cualquier prejuicio con referencia a este maravilloso país con motivo de cualquier equivocación, recomendamos el Lago Victoria, en Tanganyca, Africa Central, o la isla de Samoa en el medio del Océano Pacífico, una vez  sea adquirida por la ONU.

El otro gran problema que se requiere sea asumido seriamente por la ONU es el relacionado con la INFORMACIÓN. Debe informarse a la humanidad debidamente sobre los eventos mundiales, toda vez que los tiempos demandan un horizonte mental más amplio y percepción más eficaz. El mundo es desastrosamente despistado e idiotizado por Nuevas Agencias mercantiles bien organizadas, que escandalosamente desinforman a las personas. Si las personas tienen que leer lo que aparece en los periódicos y revistas locales, el mundo entero sería pronto completamente cretinizado y acondicionado para el engaño íntegro y la explotación. Los artículos de la propaganda sólo distorsionan la verdad y engañan a las personas, en lugar de educarlos, o les llenan la mente con ilusorias y peligrosas verdades a medias. Así se mantiene a la humanidad en servidumbre doctrinal, en la esclavitud de tabúes y dogmas, o socialmente sometidos, porque la sucia maligna "información" , desencamina, estafa y frustra la inteligencia humana en nombre de males prestigiosos y falsedad y vicio fascinador, o crimen. La ONU debe proceder a proscribir tales organizaciones viciosas o sacarlas del negocio, ilegalizándolas de la misma manera que el crimen es detenido y combatido. Engañar a las personas es una preparación para el crimen, si no un crimen real contra la integridad de la personalidad humana. La engañosa y ominosa "desinformación" no sólo es un descrédito a nuestro mundo moderno de progreso y humanismo, sino también una mancha en los tan vanagloriados ideales de cultura y democracia. Además, es tiempo de que a la humanidad se le garantice el DERECHO A LA INFORMACIÓN HONESTA de la misma manera que se garantizan a las personas el derecho para votar, a la salud y para la propia estima, y además que los escritores fidedignos y las publicaciones amantes de la verdad sean protegidos contra encarcelamiento o confiscación por el "crimen" de revelar la verdad.

La ONU es de todas la más importante hoy en día, considerando que la diplomacia directa ha fallado definitivamente, y las conferencias especiales como la del desarme permanecen tan fútiles como infructuosas. La ONU es todo cuanto hay hoy en el mundo para impedir a las personas revertir a las prácticas de la selva, guerras aniquiladoras, y los depravados ataques imperialistas de opresión y conquista. Pero a esta ONU se le conoce actualmente como la más deficiente, por lo cual debe reformarse ipso facto, antes de que sea demasiado tarde para la humanidad. No ha traído PAZ al mundo. Ni ha garantizado la verdadera democracia en ninguna parte, y la humanidad está perdida en encrucijadas y convertida en víctima por toda clase de malos informes, calumnias, políticos inescrupulosos, explotadores, colonialistas, pistoleros internacionales y guerreristas. Su récord es de incapacidad monumental y sensacional  irresponsabilidad.

Ya se ha demostrado impotente en Corea, inoperante en Argelia y Laos, abstraída en Suez y Cachemira, indiferente en Cuba, extrañamente depredadora en Congo. A menos que se reforme pronto, e inmediatamente se transfiera a una tierra verdaderamente neutral, lejos de la atmósfera políticamente contaminada de las grandes ciudades, completamente fuera de alcance de las "Grandes" naciones ebrias de poder y libre de toda clase de imposiciones, seguirá tan obsoleta como una canoa india en medio del océano. De hecho, si no es posible atender tales necesidades, nos atrevemos a decir que sin ser profetas una nueva organización internacional emergerá pronto, y será verdaderamente una UNIÓN DE NACIONES LIBRES Y PACIFICAS, definitivamente interesadas en la rehabilitación moral y el resguardo espiritual de la humanidad.

Sobra decirlo, no todas las naciones son belicistas, colonialistas e irresponsables. Hay muchas que demostrarán su consistencia moral y valores espirituales siguiendo las sugerencias y proposiciones de la ALIANZA RELIGIOSA UNIVERSAL, y no tendríamos dificultad en demostrar a toda la humanidad en que orilla serán encontrados los genuinos humanistas y amantes de la paz, los defensores de la ley internacional y los ilegitimadores de los colonialismos,  monopolios y guerrerismo.

La ALIANZA RELIGIOSA UNIVERSAL (nombre cambiado ahora por ALLIANZA UNIVERSAL HUMANISTA, CULTURAL Y ESPIRITUAL) se concibió y estableció en París y Jerusalén en 1908, precisamente para afrontar el abominable desafío de los crecientes problemas mundiales debidos al odio corrosivo y el ascendente fanatismo en marcha con el pensamiento materialista, la delincuencia juvenil, el vicio, el gangsterismo, el colonialismo y el guerrerismo en azarosas proporciones. Creemos, por consiguiente, que el mundo necesita más que los discursos académicos y la fantasiosa retórica diplomática para satisfacer las portentosas necesidades humanas y resolver los problemas crecientes antes de que ellos nos destruyan. No podemos terminar con las pasiones humanas y los intereses malvados simplemente hablando.   De hecho, la única manera de transar con las amenazas modernas es promoviendo la BUENA VOLUNTAD sobre la fe sectaria, prejuicio social, discriminación racial y el supranacional domino continental, o el personalismo providencial.

Por ello es que desarrollamos, sobre todo, nuestra Sección Educativa que funciona sobre una base de libertad académica absoluta, imparcialmente, libre idealismo, rehabilitación humana, y los valores espirituales. Alrededor de nosotros se integra un único Reino de Sabios, idealistas, estudiosos y líderes sociales alistados entre los mejores elementos de todas las Religiones, Fes, Fraternidades y Filosofías a lo largo del mundo, y en este sentido constituimos un auténtico organismo de la Nueva Era para la promoción de un renacimiento Espiritual moderno al igual que para  desarrollar el prototipo de una Civilización Humanista y Espiritual para la irrupción de la Nueva Era. Inútil decirlo, nuestro contenido o significación y dinámica es de Amor universal, incondicional e indestructible Comprensión, Rectitud, Servicio Altruista, Cooperativismo, y la Hermandad de Hombre, sobre cualquier forma de dogmatismo, sectarismo, partidismo o dictadura. La excelencia del conocimiento y en el vivir es nuestra nota predominante.

Aún tenemos que vivir en un mundo de odio, terror, fanatismo bárbaro, militarismo cruel, política inescrupulosa y brutal, irresponsabilidad canalla, morales estériles, y toda clase de ignominias producto de la ignorancia, superstición, vicio y locura agresiva. Esto nos ha obligado a que construyamos, como lo declaramos previamente, un mundo propio, porque creemos sinceramente que a través de la paz, la sabiduría y un vivir sano hay más futuro para la humanidad inteligente que en el espíritu de ignorancia, vicio, agresión y política ominosa, o guerra. El amor y la Hermandad pueden demostrar, cuando se les cultiva debidamente, ser más poderosos que la energía nuclear y la fisión atómica, o los mísiles electrónicos guiados en el espacio. El día que todas las personas buenas entiendan este acercamiento positivo nosotros podremos guiar el mundo en maneras más eficaces, desde luego. Naturalmente, nos hemos encontrado con dificultades enormes y terribles, comparables, de hecho, sólo con las peores formas de martirio. Con todo preferimos continuar trabajando duro hacia la conformación de una humanidad mejor, a fin de tener más tarde un mundo mejor en el cual vivir. Todo esto es dicho precisamente para demostrar que no es con doctrinas, culto devoto, ritos místicos, Declaraciones maravillosas en reuniones internacionales, o incluso con la guerra infernal, que resolveremos los problemas que ahora atormentan a la humanidad y empapan el mundo con sangre humana hermana. Parecería, de hecho, que las personas más civilizadas mientras más hablan, planean, prometen, oran y sueñan, realmente más se hacen bárbaros y carentes de inteligencia, como lo demuestra la historia. Esta dificultad nos llevó a buscar, inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial, un status oficial de INTERNACIONALIDAD, con soberanía autónoma, con el objeto de poder cumplir con nuestras nobles tareas y esfuerzos humanitarios, de los cuales vale la pena mencionar:

1) LIBRE EDUCACIÓN PARA TODOS; 2) RESCATE, CUIDADO, REFUGIO Y PROTECCIÓN PARA TODOS LOS REFUGIADOS DE GUERRA, APATRIDAS Y EXILADOS POLÍTICOS; 3) MEDIACIÓN Y CONCILIACIÓN EN CASOS DE CONFLICTOS MUNDIALES; 4) COOPERACIÓN INTER-FE; 5) ORACIÓN Y MEDITACIÓN MUNDIAL SINCRONIZADA; 6) CRUZADA MUNDIAL DE AMOR Y HERMANDAD; 7) ORGANIZACIÓN Y DESARROLLO DE LA HERMANDAD – COOPERATIVA – COMUNIDAD MUNDIAL DEL HOMBRE; 8) EL CONGRESO MUNDIAL DEL HOMBRE; 9) MISIONES ESPIRITUALES INTER-RELIGIOSAS; 10) CONSTRUCCION Y SOSTENIMIENTO DE “TEMPLOS UNIVERSALES DE LA VERDAD DIVINA, SANTUARIOS ESPIRITUALES NACIONALES PARA LA REHABILITACIÓN HUMANA”, Y “UNIVERSIDADES MUNDIALES DE COMPRENSIÓN Y SABIDURÍA”; 11) SERVICIO DE INFORMACIÓN FIDEDIGNO DE LA NUEVA ERA; 12) PROMOCIÓN DE LA “CIUDADANIA MUNDIAL” y LA “HUMANIDAD UNIDAD”; 13) “REVELACION” DE PELÍCULAS DE TV Y CINE SOBRE TODAS LAS RELIGIONES Y NOTABLES EDUCADORES Y FILOSOFOS ESPIRITUALES; 14) PROMOCION MUNDIAL DE LA DIGNIFICACION DE LA MUJER; 15) DESARROLLO DE LA RELIGIÓN MUNDIAL; 16) DESARROLLO DE UNA ECONOMIA DE LA NUEVA ERA; 17) CULTIVAR LA CIUDADANIA MUNDIAL, IMPRIMIR PASAPORTES DE LOS CIUDADANOS DEL MUNDO, Y MANTENER EMBAJADAS ESPIRITUALES EN TODOS LOS PAISES; 18) DESARROLLO DE LAS COOPERATIVAS AGRÍCOLAS E INDUSTRIALES A LO LARGO DEL MUNDO; 19) ESTABLECCIMIENTO DEL SISTEMA COOPERATIVO DE CREDITO-CONSUMO PARA TODAS LAS PERSONAS NOBLEMENTE INSPIRADAS; 20) MOVIMIENTO MUNDIAL PARA LA REGENERACIÓN HUMANA; 21) CRUZADA MUNDIAL DE AMOR Y HERMANDAD; 22) REGENERACIÓN HUMANA; 23) PROMOCION DE UNA ORGANIZACIÓN ESPIRITUAL DE NACIONES Y PERSONAS UNIDAS A ESCALA MUNDIAL; 24) CRUZADA MUNDIAL CONTRA LAS BOMBAS ATOMICAS Y LA INTOLERANCIA DE LAS IGLESIAS, etc., etc.

Tales positivos ideales y nobles esfuerzos no pueden ser debidamente llevados a cabo en una atmósfera y medio ambiente afectado por los males del mundo materialista previamente mencionados, y sólo si podemos disfrutar de completa libertad y autónoma soberanía podríamos verdaderamente lograr la Misión asumida. Así, en la medida en que la ONU nos asista en obtener triunfos en tales propósitos, la membresía amplia de un gran sector de la humanidad en todo el mundo sería sumamente apreciada.

Esperamos con confianza que la ONU no fallará en comprender que la ALIANZA UNIVERSAL HUMANISTA, CULTURAL Y ESPIRITUAL se ha hecho desde hace muchas décadas mayor de edad en humanismo funcional y orden espiritual, y nuestro universalismo vital está diseñado precisamente para sobreponerse a las clásicas limitaciones del idealismo no planificado y los clamores exagerados.

Es ahora obvio que apelamos a las Naciones Unidas con toda nuestra autoridad moral y fuerza espiritual para hacer frente a los desafíos de tantos problemas que, si se dejan sin solucionar, degenerarán en caos e inevitablemente marcarán la disolución y el destierro de toda la especie humana.

La turbulencia que vemos aquí y allí a lo largo del mundo sólo prueba que la humanidad esta sobre el sendero de nuevas formas de relaciones sociales, y que muchos males sociales y todos los males políticos de nuestros tiempos tienen que finalizar. No podemos menos que expresar nuestro asombro del por qué las Naciones Unidas no debieran ser transformadas en un sistema de representación popular, en lugar de solamente representaciones de los gobiernos o naciones, por cuanto bien es sabido por todos que un buen número de naciones sufren regímenes tiranos y falsas democracias, y tales gobernantes lanzados no debiesen ser exaltados como miembros de las Naciones Unidas.

¿No es tiempo ya de parar de hablar acerca de la democracia y vanagloriar las doctrinas religiosas, y en vez de ello practicar una forma de genuino humanismo? Si esta súplica nuestra es ignorada, no podemos menos que expresar nuestra aprehensión por el futuro del mundo, y cuestionarnos en torno a la utilidad del organismo de las Naciones Unidas.

No podemos pensar en una mejor o más genuina expresión de Religión y Filosofía que la solución de los mencionados problemas y la entronización inmediata de la dignidad humana y los valores espirituales. No importa lo que puedan tener para expresar los doctrinarios, o qué políticas puedan hacer, los ignorantes, miserables, maltratados, explotados, y maldecidos no pueden ser realmente religiosos, democráticos, pacíficos, respetables o felices. Nadie debe engañarse a este respecto.

Nuestro campo de acción no es definitivamente en forma alguna similar o idéntico al de la ONU, por cuanto no estamos de ninguna manera interesados en la política. No obstante, cuando la política afecta nuestro estilo de vida en forma indebida, cuando practica el favoritismo en nombre de los carteles internacionales y monopolios, cuando sostiene o se rinde al imperialismo ominoso y el colonialismo monstruoso, o cuando promueve a la servidumbre económica, el abominable supra-nacionalismo, o la guerra, nosotros debemos ponernos de pie respetuosamente y hacer nuestros principios claros y respetados, porque ellos constituyen la esencia misma de la conciencia y dignidad humana. Los valores espirituales deben ser apropiadamente sostenidos, consagrados, y glorificados bajo todas las circunstancias, sobre todo interés  o propósito sectario, partidario  o clanesco.

Hace algún tiempo solicitamos el derecho a un asiento en la ONU. Posteriormente preferimos no presionar tal proposición, sin embargo, en razón de que percibimos que la ONU estaba fallando en su gran misión, debido a la interferencia de conceptos extranjeros de moralidad cuestionable, y los molestos problemas políticos. Si la ONU puede librarse de tales elementos perturbadores y desnaturalizantez la ALIANZA UNIVERSAL, HUMANISTA, CULTURAL Y ESPIRITUAL, hablando en nombre y en representación de toda la humanidad quiere ser su mejor aliado.

Las Comisiones Oficiales en la Asamblea General de la ONU tomarán nota del hecho sumamente significante de que la ALIANZA UNIVERSAL, HUMANISTA, CULTURAL Y ESPIRITUAL es la única organización internacional hasta ahora que les ha felicitado y deseado éxito en su reunión histórica. Ninguna de las mayores religiones y organizaciones fraternales fuera del ALIANZA UNIVERSAL, HUMANISTA, CULTURAL Y ESPIRITUAL parece percibir todavía la tremenda importancia de las tareas de la ONU en este momento. No obstante, todos ustedes necesitan mucha comprensión, admiración y apoyo moral en esta gran hora de crisis mundial, porque sus esfuerzos y resoluciones marcarán el curso de las políticas de mañana. Estamos sólidamente detrás de ustedes, moralmente y espiritualmente, porque comprendemos que ustedes no pueden resolver los problemas solamente a través de consideraciones y medidas políticas, o recursos. Deben erigirse apoyados en los principios morales y valores espirituales. Nosotros apuntamos a ser su guía espiritual y consejero moral.

A lo largo del mundo ALIANZA UNIVERSAL, HUMANISTA, CULTURAL Y ESPIRITUAL está promoviendo veinticuatro horas de SERVICIO de Oración y Meditación para ayudar como mejor podamos, y por el mismo motivo hemos constituido una Gran Misión Espiritual ante la ONU con el propósito de ofrecerles adecuada información sobre las condiciones del mundo, y respecto a las necesidades de toda la humanidad y las demandas de conciencia y dignidad humana. Esta Misión Espiritual extraordinaria está integrada por estudiosos prestigiosos e idóneos, exegetas y líderes de todas las Religiones, Fes, Fraternidades y Filosofías, no exclusivamente de una u otra fe, grupo, clan o partido,  ellos están permanentemente en SERVICIO en nuestra oficina principal, en el vestíbulo de la oficina principal de la ONU, y en el Hotel Comodore.

Uno de los motivos principales para la creación de la Gran Misión Espiritual es promover la mutua comprensión, sumo respeto y colaboración pacífica entre las naciones del mundo entero, y así como la dedicación a actividades de mejoramiento de las relaciones entre los diferentes gobiernos, en la consideración de que la HUMANIDAD esta por encima de cada uno y de todas las naciones del mundo, que NINGÚN HOMBRE O NACION SOLA ha existido alguna vez que merezca dominar toda la humanidad y gobernar el mundo entero, y que NINGUNA IGLESIA o GRUPO DE CREYENTES ha sido la propietaria de Dios alguna vez, o puede sostener el monopolio sobre la Verdad, la Humanidad y la Regla Dorada.

Las PERSONAS DEL MUNDO están desesperadamente anhelando la paz, libertad, justicia y auto-respeto, y a ellos poco les importa cual nación es más grande o más rica, qué sistema político es más aceptable, o cuál fe es la más verdadera y fidedigna. Ellos quieren hechos, no palabras, problemas resueltos, no fantasiosa retórica y dogmas prometedores, incluso si ellos no pudiesen tener alguna nacionalidad o religión. Porque, de hecho, la fe mejor es la que hace a las personas más inteligentes y pacíficas, y más virtuosas que políticamente agresivas, o más felices y fraternales que ricos y dominantes.

No sólo las personas y naciones deben aprender a vivir juntos, pero sería para su ventaja comportarme inteligentemente y hacer amigos, incluso Hermanos. Si ellos quieren insistir en los propósitos egoístas, sectarios y clanescos, los demonios viciosos del orgullo, las disputas y la guerra los destruirán. La desunión será su maldición inevitable y la causa de su condena.

Toda la humanidad está atenta a los acontecimientos en la Ciudad de Nueva York, y nosotros confiamos que los directores de la ONU comprenderán que ellos son responsables por el futuro de la civilización, no por lo que se refiere a las naciones, religiones o partidos políticos sino en el sentido de las necesidades humanas y los valores espirituales.

La ALIANZA UNIVERSAL, HUMANISTA, CULTURAL Y ESPIRITUAL desea a las Comisiones Oficiales a las NACIONES UNIDAS mucho éxito en sus esfuerzos nobles. Y todos nosotros oramos y meditamos por la rehabilitación inmediata, la libertad, la paz y la felicidad de toda la humanidad.

Suyo en la REGLA DORADA DIVINA DE RECTITUD y por el destino común Humano y Espiritual de la Humanidad.

Micheline Héraud de Molay
Secretaria General

Pr. OM LIND-SCHERNREZIG
Presidente de la Mesa Mundial de los Patronos y Garantes de la
ALIANZA UNIVERSAL, HUMANISTA CULTURAL Y ESPIRITUAL