payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

 EN CONTACTO CON EL INFINITO

pr om schernrezig lind

Pr. OM Schernrezig Lind

Lo Infinito es lo único verdaderamente Real; lo limitado y perecedero es ilusorio…

Es lo Infinito lo que nos proporciona sustancialidad consiente, y por lo tanto sin realizaciones o aprehensiones infinitas no hay posible conciencia. Nuestra conciencia está hecha de infinitudes y se nutre de caracteres y designios infinitos. De ahí que lo Espiritual, que brota y se difunde por doquier a través de la conciencia, sea siempre Infinito.

¡Lo Espiritual es la esencia misma de la realidad, lo Infinito!... Y nuestro ser es tan grande como nuestras realizaciones de lo Infinito. Y nuestra significación en la vida, nuestra existencia, es tan importante como lo son nuestras realizaciones de lo Infinito.

La conciencia plena del místico es un maridaje íntimo con lo Infinito.

La beatitud, el éxtasis y la exaltación lumínica – espiritual del sabio es suma de imponderabilidad infinita sintetizada en forma de vivencias subjetivas y definitivas en los más recónditos fueros de nuestro ser.

Toda nuestra individualidad sustancial, es decir, subliminal, está plasmada con sumas de infinitud lograda, concebida, realizada, vivida…

La sapiencia tiene esta grandiosa finalidad: realizar infinitudes y hacerlas reales en términos de conciencia transponiéndolas del plano de lo inmanentemente subjetivo a los planos obvios y concretos de lo objetivo mediante la fuerza mágica de la mente conceptual. La conciencia es una función actualizadora, es decir, creadora, de la mente.

La magia se caracteriza por esto, que es la facultad, el poder logrado, de concebir infinitudes inmanentes de los diversos planos realísticos de la existencia, para luego actualizarlas en planos manifestativos. Toda la Divinidad reside en estas singulares prerrogativas y superaciones trascendentes realizadas, vividas.

Esta fórmula encierra en sí todo el misterio de la vida.

El verbo filosófico es la propia significación de esta sublime verdad.

¡He ahí la genuina solución a todos los problemas humanos, que surgieron en la mente humana por defectos innatos e inepcias nacidas de sus condiciones de incultura! La ignorancia es siempre mala consejera, aunque deslumbrantemente ilusionista.