payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

 Editorial

LA CUNA DE LA FELICIDAD

 

Nada toca más las fibras más nobles de nuestra sensibilidad que la visión de las personas que aman a su país y sólo tienen alabanza y adoración por su patria y héroes nacionales.

De hecho, estamos profundamente conmovidos por la fidelidad de aquellos que ven en su país la cumbre de la perfección. De hecho, el SANTO DOMINIO UNIVERSAL juzga tales sentimientos como maravillosos y entra en un sin fin de problemas para hacerlos posibles. Nos gustaría ver al mundo entero próspero y pacífico, al servicio de la gente libre y feliz.

Desafortunadamente, en la mayoría de las tierras las personas tienen motivos para sentirse doloridas y desanimadas. De hecho, hay tantos "débiles", tantas personas "económicamente débiles", explotadas y perseguidas, víctimas de intolerancia religiosa y prejuicio social, marginadas por la intolerancia y prejuicio religiosos, parias de la tiranía, la regimentación estatal y las amenazas de pandillas viciosas, que es difícil para ellos sentirse seguros y felices o ser prósperos y libres en su propio país. También hay decenas de ciudadanos que están siendo conducidos a la desesperación por la maldición de la vida moderna, que consiste en aumentar losIMPUESTOS, el aumento en los PRECIOS, la disminución de las LIBERTADES INDIVIDUALES, la limitación de los derechos privados y el ominoso poder de organizaciones religiosas y políticas secretas.

Todos los países descansan más o menos en los principios de la libertad humana, los derechos sociales, la seguridad económica, la paz y el orden. Sin embargo, son tan pocos los que se desarrollan realmente sobre tales promesas, o dedicados a satisfacer las necesidades humanas ya cumplir sus propias promesas.

Las guerras y la inseguridad económica devastan el mundo entero. En todas las latitudes encontramos el triunfo de la miseria, el vicio desenfrenado, la política viciada, y la injusticia como una fuente creciente de poder y autoridad, entre tanto ni los gobiernos ni la religión parecen capaces de controlar esta marea de fuerzas viciosas, y ni siquiera están interesados en impedirlas.

El mundo debe ser una cuna de felicidad para todos los individuos. ¿No sería apropiado y adecuado erradicar de lleno las causas de la miseria humana? ¿Cómo podemos, de hecho, hablar de la Verdad Divina y de la Misericordia cuando toleramos las inquisiciones religiosas y las revueltas políticas? ¿Cómo podemos alabar la democracia cuando no podemos erradicar la pobreza, evitar la angustiosa situación de las víctimas de la guerra, disipar los demonios del miedo de las personas que piensan libremente y se rebelan contra su propia tragedia? ¿Por qué fingir la perfección humana cuando hay alrededor de nosotros en cada latitud tantos exilados políticos, sans patrie, objetores de conciencia, refugiados de guerra, minorías despreciadas y maltratadas, y tantas personas más hambrientas, subalimentadas y desilusionadas?

Es imposible para nosotros, del SANTO DOMINIO UNIVERSAL, permanecer indiferentes frente a realidades tan monstruosas, y nos negamos a ser cómplices de aquellos que perpetran o toleran tales crímenes.

Tampoco podemos contentarnos con protestar contra esas trágicas realidades, o con condenarlas. Debemos actuar inmediatamente para resolver los problemas mundiales y remediar las necesidades humanas. Después filosofaremos, soñaremos y disfrutaremos de la vida.

¿No es ésta la única manera de justificar nuestra existencia y de estar permanentemente agradecidos a Dios?

Por supuesto, nuestra proposición descansa en los valores espirituales. Sólo los verdaderos sabios pueden conducir a la humanidad hacia la liberación de la casa de locos, que es la moderna civilización materialista.

 K.H.