payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

GOBIERNO Y PAZ MUNDIAL

alas-alianza-color


Tomado de: La Suprema Justificación de la Vida. Maitreyanam. Koot Hoomi Lal Singh (Pr. OM Cherenzi Lind). Mensaje Espiritual Mundial Anual, publicado originalmente por la Aghartha, 1948 en Inglés.  
Apéndice III (Parte 1) del libro.

_________________

Noviembre 24 de 1946

MUNDO FEDERALISTA
Casa de Gobierno Mundial
31 Este 74th St.New York 21 N.Y.  U.S.A.

Caballeros:

Es con indescriptible alegría que oímos de ustedes y aprendemos de su trabajo para un NUEVO GOBIERNO MUNDIAL. Acabamos de recibir su literatura y estamos sencillamente devorándola. Hemos tenido conocimiento de su trabajo desde hace algún tiempo, pero es solo hasta ahora, después de responder su anuncio en el New York Herald Tribune, que finalmente dimensionamos su maravilloso trabajo, y nos sentimos muy identificados con su pensamiento y propósitos.

La UNIÓN ESPIRITUAL UNIVERSAL ha estado trabajando en este mismo ideal desde hace 34 años, o sea mucho antes de que la ONU hubiese alguna vez pensado en torno a esto, de hecho fue concebido incluso  antes de que se ideara la fantasiosa LIGA DE NACIONES de la primera Guerra  Mundial. Somos, por lo tanto, veteranos, y conocemos bastante bien acerca de todo esto. Admiramos su entusiasmo y apreciamos mucho su sinceridad porque solo amplifica nuestro propio trabajo en el escenario Norte Americano. Hemos estado enunciando estas mismas ideas de la necesidad de revisar la Carta, eliminar el poder de Veto, y reformar la ONU en la forma de un Gobierno Mundial, desde el mismo día en que fue delineada en San Francisco; y en el momento en que la Carta fue entregada a la prensa, inmediatamente la protestamos, denunciamos su espíritu guerrero y conciencia de pre-guerra, y porque habló de una estructura y ciertas funciones de la ONU, pero no dijo lo más mínimo acerca del estándar moral o criterio con el cual ellos ajustarían sus procedimientos, métodos y proyectos. Nosotros incluso lo expusimos como una nueva forma de  “liga de Gobiernos” con ciertos intereses totalitarios. Nos damos cuenta, no obstante, que por el hecho de simplemente denunciar lo errado y expresar nuestros ideales nada sería desarrollado y que la ONU no sería renovada solo porque nosotros, en representación de una gran masa de Humanidad y sin condición oficial  como un Estado, hubiésemos elegido decir lo que dijimos.

La ONU es un asunto oficial de Gobiernos establecidos, y sus Delegados son nombrados por influyentes políticos, pero no son elegidos por el Pueblo. Por consiguiente, no representan a la Gente, al pueblo común del mundo. Por esto es que esta ONU es tan impopular, tan espectacularmente ineficaz, y tan trágicamente  impotente. Su récord hasta ahora es de una duplicidad diplomática, o internacionalismo inmoral, de bastardos intereses, de la esfera política y de las ilusiones dramáticas.

Por eso es que la UNIÓN ESPIRITUAL UNIVERSAL, incorporada para funcionar legalmente en cuarenta países, ha decidido ser el Congreso Permanente Mundial y Pacífica MANCOMUNIDAD DE LA GENTE LIBRE, una contraparte de la ONU, mucho antes de que la ONU fuera creada, y ahora reafirmamos nuestros propósitos y miras en vista  de los recientes fracasos de la ONU en casos tales como los de Irán, Siria, Indochina,  Europa Central y Trieste, entre muchos otros.  Empero, desafiamos los amenazantes acontecimientos, antes de que el derrumbe de la ONU se produzca, a fin de que la humanidad en general no pueda ser desilusionada y abrumada por la tragedia de un Mundo Desunido por sus falsas asunciones democráticas. O es transformada ahora en un positivo y efectivo Gobierno Mundial, o  su soberanía de soberanías será interrumpida y aniquilada por irreductibles intereses opuestos.

Ciertamente no logramos ver como la ONU en su condición actual puede traer la Paz Mundial, el Orden, la Justicia, el Respeto y la Felicidad, si dentro de las fronteras de muchas de las naciones adherentes a ella, estas condiciones son inexistentes y prácticamente prohibidas. De cualquier manera, lo que la humanidad necesita ahora es un Gobierno Mundial, que es la única solución a los problemas internacionales y el único medio capaz de prevenir un nuevo acceso a una carnicería y destrucción cada nueva generación más o menos. Poco importa quién posea o mande sobre este o aquel pedazo de tierra, o cómo escogemos alardear de nosotros mismos, si somos  por encima de todo SERES HUMANOS. Todo lo que necesitamos es saber que las contiendas por pedazos de tierra no conducen a ninguna parte y nada logran, y la humanidad en general puede estar mejor desarrollándose en paz y con espíritu de comprensión y confianza mutua. Los Rusos pueden permanecer como buenos Rusos, los Americanos finos Americanos, los Etíopes maravillosos Etíopes y los Nueva Zelandeses inmejorables Nueva Zelandeses, si comprendiesen que ellos y el resto de la gente son seres Humanos y merecen ser tratados con una misma vara moral, independiente de su raza, color o creencias religiosas. Esto naturalmente, es una lección esbozada en la Carta del Atlántico, pero que  las Naciones Aliadas pronto pospusieron y con la cual transigieron. Así, la única justificación de la guerra mundial fue arrasada y la promesa de una verdadera Democracia hecha añicos por siempre.

No somos políticos, y no nos interesa en lo más mínimo ninguna plataforma política. Pero se supone que la ONU está para  tomar en sus manos el futuro de la humanidad, junto con todos nuestros derechos individuales. Estamos por lo tanto en todo nuestro derecho moral para inquirir en torno a esto, y para protestar cuando la encontramos errada y aletargada, anti-humanista, antidemocrática y más totalitaria que por lo que peleó la Democracia. Este poder de Veto no es menos que una bofetada sobre el rostro del Pueblo Común del Mundo, y un dramático latigazo a la Democracia. Además, si la ONU fue creada para hacer factible la Democracia, o hacer el mundo seguro para la Democracia, debieran empezar por Ser Democráticos y exhibir una superioridad moral dándole a los países vencidos un trato justo, haciendo que lo pasado quede en el pasado, puesto que casi cada nación en algún grado hasta este día ha buscado hacer más o menos lo mismo en que se empeñaron los Poderes del Ejes, en un pasado no muy lejano. Una nueva cuenta limpia debería haberse ya comenzado para cada uno, porque esta pasada guerra no fue exactamente la hechura de la parte vencida únicamente; fue además causada en parte por circunstancias en las cuales todas las naciones del mundo tuvieron un buen reparto de activos intereses. No obstante, si la ONU está solamente para asegurar el espíritu de la preguerra, y funcionar sobre la base de una conciencia de guerra, entonces tenemos que empeñarnos por algo mejor, nada menos que un Gobierno Mundial. En la anterior Liga de Naciones la causa de los fracasos se debió a la prevalencia de una cierta nación. Ahora, en la ONU tenemos la misma práctica. ¿Quousque tándem?

Nos damos cuenta que los actuales componentes de la ONU no se someterán fácilmente a ningún proyecto de GOBIERNO MUNDIAL, porque  están todavía demasiado delirantes con el espíritu tribal de “soberanía nacional”, y se sentirían temerosos de perder su autonomía. Este gran cambio de perspectiva requiere una buena dosis de información para la opinión pública, y educación sobre nuevas formas de pensamiento. Por eso es que la UNIÓN ESPIRITUAL UNIVERSAL, mientras enuncia sus ideales, ha procurado poner en práctica estos ideales, y ahora funciona como una MANCOMUNIDAD MUNDIAL DE GENTE LIBRE, ofreciendo a la humanidad hastiada de la guerra lo que precisamente necesitan, o sea Parlamento Mundial, Justica Económica, Seguridad Social y una Garantía  de Educación y Felicidad. El desprecio de la ONU con las Personas del Mundo es notorio, puesto que incluso sus principales Sesiones son privadas – diplomacia secreta – ¡Como si a las Personas del Mundo no les concerniese nada allí! ¿Es ése un anticipo del modelo de Democracia que nos ha sido ofrecido?

Quizás  el punto peor de la ONU es el hecho de que está conducida sobre la misma línea de la anterior Liga de Naciones y con el mismo tipo y corte de hombres que más bien se preocupan de la repartición del mundo, alimentándose del botín de la guerra y alimentando el monstruo de la codicia y avaricia, en vez de atender las súplicas de la humanidad por la Justicia, Paz, Orden, Bienestar, Respeto y Felicidad. Para ellos, la humanidad bien puede ser considerada  como rebaños de ganado.

Hablando de ganado, los valores básicos de los seres humanos no se han desarrollado mucho desde los primeros días de la sociedad tribal, a pesar de todas las proclamaciones judiciales y religiosas. Juristas, diplomáticos, prelados, hombres de estado, apóstoles de Divinidad y Humanidad, todos coinciden en estar de acuerdo en sus similares discursos, y  la humanidad es su mimado ideal dorado; no obstante, en la práctica, siempre parecen propensos al desacuerdo entre ellos mismos y hacen todo lo  opuesto a sus confesados propósitos y  suculentas promesas. El hombre es todavía la víctima de toda clase de injusticias, y está sujeto también a todas las formas de inseguridad material, moral, económica, social y espiritual también.  La Política es teóricamente la ciencia de la mejor economía y la debida administración de la sociedad, pero en la práctica es una dramática disposición de valores y derechos humanos para el beneficio de los muy sacrificados “políticos”, y el hombre permanece como el objeto de todas las infamias, el sujeto de todas las formas de explotación y el elemento de sumisión abstracta en todos los engaños. Los tabús y tótems de las tribus de los tiempos primitivos y la cruda ley de la selva prevalecen aún por doquier, y para empeorar las cosas, si el ser humano quiere viajar, está marcado y se le pide su genealogía y  no puede moverse por el mundo libremente, ya que tiene que pedir permisos cada vez que tenga que cruzar una frontera, porque en nuestros días las tribus están bien medidas, y se llaman a sí mismas naciones, y sus linderos son fronteras bien guardadas. Estos desde luego son solamente ejemplos tomados de las muchas clases de problemas humanos en nuestros días actuales.

No tenemos ninguna inquina en contra de la ONU, ni de hecho contra nadie u organización alguna. Sin embargo, consideramos que si la gente ha de continuar jactándose de sus maravillas religiosas y democracias, es tiempo ya de darle a tales ideales al menos una semblanza de realidad, empezando por considerar a los seres humanos mejor que animales de presa o de explotación. Si los sistemas religiosos y las plataformas políticas no pueden por lo menos lograr esto, entonces de nuevo es tiempo de comenzar a ennoblecer el carácter humano y hacer de este mundo algo apto para la vida en comunidad. La ONU parece ser el extremo de la soga en las ideas humanas, y puesto que está tan bien auspiciada y costosamente presentada, nosotros también podemos hacer algo meritorio fuera de ella. La Humanidad está realmente cansada de las parodias políticas y las fantasías inoperantes de las Ligas de Naciones. Cada gran conquistador que ha triunfado en cambiar el curso de la historia ha cargado él mismo con la hechura de progreso positivo para la humanidad, pero todos ellos terminaron en la misma forma, solos y sin poder en sus megalómanos sueños y codicia. De cuando en cuando, un nuevo prodigio auto-titulado Maestro del Mundo o Apóstol de la Democracia se presenta, y su nombre bien puede ser Hitler o Roosevelt, y con todos los poderes acumulados alrededor de él podría solucionar todos los  problemas en el transcurso de unas pocas horas. ¡Sin embargo, invariablemente falla en llevar a cabo algo meritorio incluso en toda su vida!

¿Qué es lo que es tan difícil para hacer de este mundo un sitio seguro para la Democracia  y dignidad, como cualquier sistema religioso lo propone? Absolutamente nada. Todas las personas y naciones hablan en los mismos términos, pero cada una enfatiza estos términos con diferentes significados, mientras tanto la Gente, la Humanidad en general, permanece como la víctima de crudas dictaduras y viles tiranías. En una simple Conferencia, los delegados mundiales podrían alcanzar decisiones capaces de cambiar el curso de la historia, que ciertamente necesita muchos cambios, si realmente fueran sinceros y honestos. En vez de esto tenemos toda clase de riñas y rebatiñas, ¡terminando en suntuosos banquetes, con perpetuos aplazamientos!.

Nuestros argumentos no son meras ideas adornadas o sentimentalista fetichismo. Son el producto del pensamiento maduro y la investigación científica, y nuestra súplica solamente resume los inalterables ruegos y clamores del corazón humano, los sublimes anhelos del alma de los hombres, las necesidades de eterna Conciencia.

Les ofrecemos nuestra completa apreciación así como nuestra entusiasta cooperación. Percibimos que la sola voz de  individuos dispersos, no logrará mucho. Lo que el mundo necesita será logrado solamente a través de la Unidad Mundial. La HUMANIDAD UNIDA obraría maravillas. Justo ahora podría romper el presente impase de la ONU y abogar por la creación de un Gobierno Mundial con o sin los actuales creadores de problemas, ya sea enmendando a la ONU o llamando a una nueva Convención Mundial bajo la antigua Carta de la REGLA DE ORO o bajo la famosa, aunque ambigua, Carta del Atlántico. El momento para proceder en tal dirección es YA!

Las naciones solo son tribus opuestas y enfrentadas; diferentes facciones que sólo se esfuerzan por auto-gratificarse. Si la humanidad está para evolucionar y trascender las  maldiciones del pasado y los arduos problemas de los actuales asuntos económicos y sociales, se tiene que empezar de inmediato por considerar al hombre como una criatura noble, y hacer de él objeto de un estándar moral universal. A la ahora acosada e inútil “soberanía” de naciones, toda la humanidad debería oponer, o más bien, imponer la SOBERANÍA DEL HOMBRE, y los Rusos, Norte-americanos, Turcos, Alemanes, Libios, Sirios y todos en general, todavía podrían alabar su propia gloria nacional con todo orgullo. Pero al menos acabaríamos con la estupidez antidemocrática de las fronteras, esferas políticas, aranceles, restricciones en las comunicaciones y viajes, y la discriminación racial, religiosa y nacionalista y el prejuicio! ¿Por qué no?

Gracias por su amable atención, deseamos quedar Muy Sinceramente Suyos,

Pr. OM Cherenzi-Lind
Presidente del Consejo Ecuménico
UNIÓN ESPIRITUAL UNIVERSALP.O.
Box 494, Los Ángeles (53) Cal. U.S.A.