payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

 LA PATRIA IDEAL AÚN EN GESTACIÓN

alas-alianza-color

 

- ¿POR QUÉ, QUIÉN, CUÁNDO? -

 

Las grandes almas aprecian este ideal de una FRATERNIDAD y de una MANCOMUNIDAD mundial, y algunos de entre ellos han demostrado su capacidad de vitalizarla y de hacerla viable. En el transcurso de los últimos treinta años, nuestros líderes han dejado sus huellas sagradas por todas partes donde ellos han desplegado sus actividades.

 Podemos nombrar algunos de entre ellos que murieron como mártires, tales como Masaryk, Gandhi y El Rey Han. Hay también Stephan Zweig, Forrestal y Jan Kusik que no han podido soportar más tiempo la dureza de la vida, ellos sacudieron entonces la conciencia humana a fin de despertarla. Tenemos luego Rabindranath Tagore, G.B. Shaw, Chas Manning, Habib Stefani, Príncipe Hami Hamma, Profesor Alexis Carrel, Alberto Langlois, Dr. Hu Hai, Wendel Wilkie, Lama Dorgen, R.W. Chetteoui, M. Héraud, Dr. Thompson, Príncipe M. Paleologue, Ct Sonia Berg, Oliver Wendel Holmes, Marciano Sánchez Gómez, Ernesto Lamy, G. Trarieux d’Egmont, Marqués Stanislas de Guaïta, Dr. Frantz Hartmann, Dr. Mario Rozo de Luna, Henri Duvernois, Jane Adams, Mary Powell, Ct Blumhatd de Gingin, Ramadevi, Ctesse Cecilia Parisini, Dr. D. Radakrishnan, Dr. M. Londoño Marín, B. Ledran, Duque de Bedford, Príncipe OM Cherenzi Lind, Dr. Juan Zamora, Profesor G. Hertz, Dr. Auguste Auvard, Prof. H. Hussein, Harold Lamb, Prof. A. Herrera, Dr. A. Delfino, Prof. S.N. Sharma, Russel G. Massey, Swami Kumar Rishi, Prof. D.V. Gokhale, Louis Hlavasek, Tolley Hatwick, Ralph Montgomery, Fritz Kreisler, Henri Delacroix, J.C. Parker, Dayananda OM, Geo London, Dr. Víctor Maduro, Whitney H. Slacomb, Henri Sutton, Dr. Alfonso Stormi, Ing. D. Kociusdo, Ing. Ouspensky, Anagarika Dhammapadha, Henri I. Madden, Har Dyal, Rev. Hla, Clotilde Prudhomme, W.W. Whitney, K.J. Kenafik, O. Etuk, Dr. Eddy Chibas, J. Erwin Wilson, y el Rev. R. Bromley, que han hecho tanto para la creación de la civilización de la Nueva era, una clase de vida más en consonancia con sus ideales humanitarios y espirituales.

 Hay todavía cientos de otros que prefieren permanecer en el anonimato siendo todos especialistas en su propio campo de acción y viviendo para promover nuestros esfuerzos y para favorecer por todos los medios la rehabilitación humana, sea con la ayuda de la Iglesias o sin ellas y fuera de toda implicación política.

 Todas esas personas eran o son ya ciudadanos de prestigio en sus propios países. Su idealismo práctico no está en modo alguno en antagonismo con la comunidad organizada y a la cual ellos consagran sus mejores esfuerzos; ellos aborrecen todas las formas de rebelión, se dan cuenta que la violencia jamás conduce a fines constructivos. Prefieren recurrir a las conferencias inteligentes donde los intereses de todas las partes son tomadas en consideración y donde todos los problemas son resueltos por medio del esfuerzo a fin de fundir y de hacer coincidir el beneficio y la ventaja de todos equitativamente.

 El SANTO DOMINIO UNIVERSAL no es solamente una reunión de Sabios. Comprende también gente de todas las nacionalidades, ambas parte han sufrido al extremo las características y las anomalías de la civilización materialista en sus diversas manifestaciones, tales como prejuicios y persecuciones religiosas, fanatismos nacionalistas, represiones de clanes, discriminaciones raciales y sociales, odioso espíritu de clase, ostracismo de comunidades exilios políticos, presiones económicas, y en una palabra, injusticias bajo todas sus formas. Hay también aquellos que no pueden soportar más la explotación del hombre por el hombre, tal como se practica en nuestros días, la explotación legal de personas bajo forma de impuestos, de alquileres e intereses excesivos, así como el atroz sistema de esclavitud de salarios.

 Todas esas personas han llegado a la conclusión que es inútil luchar por la rehabilitación humana o por la realización de verdaderos ideales de nobleza en medio de masas de esclavos, de políticos engañosos, de espiritualistas desquiciados, de traficantes de plata, de Cleros indignados y, a partir de explotadores de la credulidad humana. El SANTO DOMINIO UNIVERSAL ha intentado seriamente ejercer su influencia para hacer beneficiario a la gente alrededor de él, que se esfuercen de hacer válido y efectivo sus propios ideales, pero sin demasiado éxito, porque el estado social y el sistema económico actual no permiten a los ideales rehabilitadores y a las fuerzas Espirituales expresarse, en sus nobles esfuerzos. Las malas voluntades egoístas y los intereses utilitarios atrincherados son demasiados poderosos y no tienen el beneficio de contribuir al progreso o tomar en consideración los consejos de idealistas inspirados y de benefactores de la humanidad. Esos que tienen un cierto prestigio rehúsan en abandonar, y ellos prefieren llevar una vida alegre para su única satisfacción, en lugar de pensar en la miseria y en el sufrimiento de los que ellos explotan tan fácilmente. Tal herencia de condiciones parece en todos los aspectos a aquellas que resulta de la violencia evidente que han sido hipostasiado y erigido en estatutos Divinos, de modo que su legalidad no puede ser puesta en duda. Aquellos que poseen riquezas y armas, apoyan poderosos entre políticos y mafiosos, disponen de un poder inexpugnable y de un derecho que nadie tiene la mínima posibilidad de discutir. Todo esto es verdad a pesar de Constituciones que garantizan los derechos del hombre sobre una así llamada base de santidad religiosa y de equidad política.

 Sufrimiento, miseria, pobreza, desesperanza, preocupación, temor, esclavitud social, tortura de una reglamentación moral, limitación material, terror y agonía por la falta de libertad y de derechos humanos no tienen defensa legal cuando las leyes faltan para prevenir tales condiciones. Las personas así afectadas, si no están castradas mentalmente, debilitados físicamente o hipnotizados por falsas promesas, no pueden optar por ningún partido político o iglesia, y si las Naciones y las Religiones no pueden evitar tales condiciones crucificantes, es porque ellas son impotentes o incapaces de justificar su propia existencia. Es al menos la conclusión natural de las victimas.

 Es evidente que pensamientos o tendencias nuevas surgirán. En efecto, una Nueva Era se anuncia y almas seleccionadas vienen en ayuda de la humanidad. Aquellos que pasaron por las dificultades mencionadas arriba, están en condición de saber de lo que ellos hablan, y comprender mejor las necesidades de la humanidad. Aquellos que jamás sufrieron innombrables privaciones no pueden sentir los ideales ennoblecedores. Ellos no buscan tampoco la rehabilitación humana, ni pueden comprender o conservar los magníficos deseos humanitarios y espirituales.

 El SANTO DOMINIO UNIVERSAL mantiene la solución efectiva, lógica y práctica de todas esas tragedias humanas que refutan todas las “verbosidades demagógicas de las políticos y los propósitos ilusorios de los teólogos”, porque si los políticos y las iglesias hubieran sido consecuentes hacia sus principios enunciados y sus designios morales, más de diez y nueve siglos serían ampliamente suficiente para demostrar su validez. Si alguien entre nosotros sentimos la indignación de cara a los acontecimientos actuales, es precisamente a causa de la falla de los sistemas políticos y religiosos que han practicado durante centenas de años la obligación odiosa así como su propia glorificación.

 El SANTO DOMINIO UNIVERSAL lanza una llamada para una unión alrededor de las necesidades humanas, en el Espíritu de los Principios Universales, a fin de rehabilitar al ser humano. No hay ni ventaja ni honor al ensalzar las virtudes Divinas si los hombres sufren esclavitud, ignorancia, necesidades, injusticia, acusaciones, pobreza repugnante y la falta de libertad. Cuando actuamos así repetimos el Gólgota y maldecimos los sacrificios de la Sabios antiguos, ya que volteamos la espalda a las condiciones humanas, y permitimos la injusticia, la ignorancia y la inmoralidad de prosperar abiertamente. Es incluso ignominioso ensalzar las doctrinas, las tradiciones y los mitos y rehusarse a defender el sufrimiento y la miseria humana, o de luchar para evitarla decididamente de una manera verdaderamente real. Las teorías políticas y las doctrinas religiosas son respetables, pero también hace un largo tiempo que los problemas del mundo y los males humanos subsisten, es ilógico perder nuestro tiempo en propósitos sectarios y egoístas. Con un respeto debido a cada uno, y no queriendo insinuar nada con eso, viendo que la Naciones y las Iglesias están interesadas en predicar para aumentar el número de sus fieles y de sus riquezas (esto no nos concierne) pero creemos sin embargo que el costo elevado de los Templos y de las maquinaciones políticas, lo mismo que el de la propaganda y del prestigio, podrían ser mejor empleados, en favorecer la educación y la cultura humana y en contribuir al bienestar humano en general.

 El SANTO DOMINIO UNIVERSAL no pretende proponer un Orden nuevo o lirismos inéditos. No está tampoco dirigido contra esta o aquella Nación o Iglesia. Registra simplemente los hechos y afirma intrépidamente que ni los comunistas o ateístas, ni ninguna otra facción o Iglesia han hecho jamás aunque sea para evitar el drama actual. Ellos parecen sinceros y probablemente en forma honesta tratan de sentir, llamar el pueblo y a reconfortarlo, pero eso no es suficiente: DEBEMOS EXTIRPAR LA CAUSA DE LOS PROBLEMAS DEL MUNDO Y DE LOS MALES HUMANOS.

 El SANTO DOMINIO UNIVERSAL lucha actualmente por la EXTRATERRITORIALIDAD así como por los derechos de la EXTRANACIONALIDAD al lado de diferentes Naciones, a fin de establecer una patria para los idealistas y todos los “refugiados de la civilización” y acordar protección, refugio, bienestar, prosperidad y todos los derechos de nacimiento que reclamamos y garantías a los Miembros de nuestra FRATERNIDA MUNDIAL DEL BIEN COMÚN de los pueblos libres y pacíficos. Nuestra petición está hecha sobre la base de los derechos humanitarios y en el Espíritu de la REGLA DE ORO, esto quiere decir de condiciones morales y de valores espirituales que son establecidos inalienablemente por todas las Constituciones Nacionales y los Códigos Religiosos tradicionales, pero raramente respetados y jamás aplicados, excepto sobre la base de intereses convencionales y sectarios.

 Esos pioneros modernos no tienen todavía hasta la presente tierra, donde, tales Peregrinos, podrían emigrar inmediatamente. Como los desdichados refugiados de detrás de la cortina de hierro y las numerosas zonas del mundo, ellos no saben a donde ir. Tal como los “sin patria”, los “exiliados políticos”, los socialmente “ostracisados”, las “víctimas de persecuciones religiosas” y los “ciudadanos desamparados, privados de bienes, de oportunidades, de libertades y de derechos humanos”, bajo todas las latitudes, no tienen más que su voluntad intrépida, su fe sin falla, su espíritu invencible de darse al trabajo, de producir y de merecer las Bendiciones de la vida a la cual ellos proveen.

¿Qué hay de sorprendente que el SANTO DOMINO UNIVERSAL deba buscar un status legal de autonomía soberana sobre semejante base humanitaria y espiritual? Podría ser el único caso en la historia, pero jamás fue tan justificado el tiempo de socorrer a la especie humana, o al menos a una parte de ella, sin recurrir a la revuelta abierta, a la disidencia o a la conspiración. Precisamente, los Sabios y todos los otros adherentes al SANTO DOMINIO UNIVERSAL han siempre resistido más allá de la resistencia humana a todas las formas de intimidación, de persecución y la molestia de la policía secreta, de la coerción moral, de la represión económica y de la discriminación racial. Su actitud es consecuentemente la de REFUGIADOS….. que buscan: revalorización moral, refugio y asistencia física, consuelo espiritual, administración y proyección en una atmósfera de su propia creación. Pacíficamente, rechazan la servidumbre y la miseria, y buscan rehabilitarse por medio de su propia inspiración espiritual, el ingenio y la inteligencia creativa. Ellos desean vivir libres, y están listos a pagar el precio de la libertad por contribuciones personales y sacrificios. Se dan cuenta que su tarea es terrible, saben también, sin embargo, que el objetivo vale todos los esfuerzos y que es superior a todas las pruebas que ellos deberán de todas maneras continuar soportando hasta la muerte.

Todas esas almas agotadas son incapaces de odio o de violencia, porque tienen confianza en la bondad y la paz, pero ellas deben tener la libertad de permanecer con vida. Están listas a olvidar el pasado y trascender el presente, a continuar su propio camino de vida en cualquier otra parte, prevén que pueden disfrutar de la vida sin ser explotados, encadenados, controlados y tratados como bestias de carga. Su rebelión es silenciosa, y solo su protesta consiste en afirmar un porvenir mejor, que están listos a crear. Algunos han dicho ya: “NUESTRAS LÁGRIMAS, NUESTRA SANGRE Y NUESTRO SUDOR NO SERÁ EN VANO”.

“GRACIAS A ELLOS, ABREMOS PODIDO VOLVER FÉRTILES ALGUNOS BOSQUES O DESIERTOS, Y ESTAMOS LISTOS TAMBIÉN A VERTER NUESTRAS LÁGRIMAS, DE SANGRE Y DE SUDOR POR NOBLES CAUSAS TAMBIÉN”.

He aquí otros ecos de sabiduría: “LA GENTE QUE REHUSA CREER EN UN PORVENIR PARA ELLOS MISMOS SON EUNUCOS, BASTARDOS PARASITARIOS Y SERES BAJOS, MALSANOS Y QUE CIÉRTAMENTE NO MERECEN UN MEJOR QUE LO QUE SOPORTAN ACTUALMENTE”. Miles de jóvenes en los diferentes países hacen oír su aprobación vigorosa referente a nuestros planes mientras que centenares de eruditos se ofrecen a lanzarse a trabajar.

La característica principal de ese Movimiento Mundial de Rehabilitación Humana y de Bienestar consiste en el hecho que todos los participantes están de acuerdo en poner de lado sus preferencias políticas y las propagandas religiosas, en abrirse a los sentimientos humanitarios y a los designios espirituales que están bien arriba de todo interés nacionalista, sectario, recial o de clan.

EL SANTO DOMINIO UNIVERSAL Y LA FRATERNIDAD MUNDIAL DEL BIEN COMÚN se compone de almas vigorosas que no pueden resistir más al llamado Cósmico de la Conciencia, percatándose perfectamente que el mundo se hunde progresivamente en el caos y el vicio y que se convierte en un infierno de pasiones violentas. La REGLA DE ORO es su principal modelo de trabajo e invitan a todos los corazones puros y los espíritus nobles a colaborar con ellos en la gran aventura de la rehabilitación de la especie.

Los problemas deben ser resueltos en los desarraigos. Los males humanos deben también ser devueltos a su fuente. Un modo de vida de acuerdo con los ideales nobles y en concordancia con las necesidades humanas debe ser establecido. Entre los numerosos problemas que abordar, queremos mencionar estos: BIENESTAR, LIBERTAD, PAZ, CRÉDITO, RESPETO, EDUCACIÓN, COMPASIÓN, FELICIDAD Y PROTECCIÓN. La humanidad tiene necesidad de todo esto inmediatamente, más que de cualquier otra cosa y GRATUITAMENTE.

Inútil decir que un sistema económico nuevo se convierte en un imperativo. Incluso que la cooperación social en general. El sectarismo despiadado y el egoísmo diabólico deben desaparecer. El absolutismo político, el totalitarismo de carteles internacionales, la dictadura mística, las multitudes de vicios, el gansterismo, la clasificación social, la intolerancia y los prejuicios religiosos, la discriminación en general, deben ser desterrados antes que destruyan la paz del mundo y la salud humana por la división continua, el odio, y el derrame de sangre.

Todo esto es ciertamente factible de una manera pacífica, entre gente inteligente, a menos que uno dé la preferencia al egoísmo y a los sistemas insensatos.

Algunos entre nosotros mantienen la creencia que la mayoría de la Naciones e Iglesias rehúsan en cooperar de una manera cualquiera porque eso implica para ellos un cambio completo de política, o la substitución de absolutos históricos y de sus prestigios evidentes. Siendo eso así, deberíamos entonces decir igualmente como Cristo: “Nuestro Reino no es de este mundo”. O, somos terribles idealistas prácticos, de tal modo que pensamos que un nuevo país debe ser creado para realizar nuestro objetivo si no hay otra manera, porque cuando los absolutos son impenetrables a la justicia e insensibles al sufrimiento humano, o no constituyen más que un objetivo para acumular riquezas y edificios de auto poder, no vemos ningún motivo de admiración y de respeto por tales sistemas. Un prestigio desplegado no puede tampoco cifrarse muy alto en la medida que eso nos concierne porque reposa sobre fundamentos vacilantes y, de ese hecho, no puede ser vitalizado por verdades dinámicas efectivas.

Sin embargo, nos damos cuenta que el mundo es vasto y que no hay lugar para todos a condición que algunos egos irrazonables puedan ser disminuidos y los intereses egoístas restringidos en su extensión implacable de poder. Creemos, en efecto, que todas las personas cultivadas se adhieren a nuestros ideales, metas y objetivos si ellos los conocieran y los sintieran realmente en su realidad.

Hay regiones inmensas, despobladas, algunas de ellas vírgenes- en América del Norte y del Sur, en Australia Central, en las islas del Pacífico y en África. Es tiempo que uno dé empleo a esas partes del mundo no utilizadas. Incluso al norte de Europa, en el Sur de Francia y en el Medio Oeste de Estados Unidos. Se encuentran millones de acres que permanecen casi improductivos y despoblados. En Asia Central, hay también innumerables millones de hectáreas que podrían igualmente ser productivas.

Nos acercamos a diferentes naciones con miras de obtener concesiones especiales y derechos de extraterritorialidad. Nuestros hitos podrían revelarse ventajosos si somos capaces de llevar, con éxito, nuestros planes de rehabilitación humana de riqueza y de bien-estar para todos. Sin embargo, o podremos avanzar mucho sin gozar previamente de un estatus de autonomía completa y tampoco nos comprometemos en una empresa de una importancia tan extraordinaria si tuviéramos que combatir todas las formas de prejuicio religioso, de discriminaciones sociales, de torpezas políticas, de reivindicaciones sindicales, de interferencias de grupos secretos, de órdenes de gánster y el orgullo tradicional, y lo que es más, todas las formas posibles de restricciones legales, presiones y limitaciones. Una independencia absoluta es esencial cuando un nuevo comienzo está previsto, nuevos conceptos no pueden subsistir más que en completa libertad.

Nuevos propósitos no pueden ser puestos a prueba y realizados en tanto que no se les permita desarrollarse sin desviarlos del espíritu de una verdadera harmonía constructiva. Somos pioneros de una civilización nueva, no revolucionarios. Nos oponemos conscientemente a la civilización materialista, pero aborrecemos igualmente la revolución violenta. La aplicación práctica de nuestros ideales requiere de una atmósfera de paz, de comprensión, y de comunión espiritual.

Esta Acción Monumental Cívico-Espiritual es sin ninguna duda Universal y comienza por un fortalecimiento moral. Por otra parte, esta Acción estaría desprovista de todo sentido, si se tratara de no cambiar más que de régimen ideológico, de líderes personales, de ilusiones doctrinales o de intereses egoístas. El hecho, dominante no obstante, es que la FRATERNIDAD MUNDIAL DEL BIEN COMUN y el SANTO DOMINIO UNIVERSAL luchan por un género de vida completamente nuevo a fin de prevenir el mal, los crímenes y las ignominias de la civilización materialista y de hacer imposible la reaparición de errores, de vicios y de villanías tradicionales. Ciertamente, pensamos crear un sistema económico-social nuevo, de nuestra invención, donde las personas puedan vivir con la mayor libertad, disfrutar del bienestar, de crédito, de respeto y tener un acceso libre a la educación y a las reales posibilidades de felicidad. Nos gustaría una forma de vida donde todos los concernidos puedan disfrutar de una entera protección contra todas las amenazas al bienestar humano, a la paz y la dignidad espiritual.

Entre nuestros planes tenemos previsto la abolición de impuestos, de intereses sobre el capital, los salarios y la creación de un sistema económico que no este fundado sobre los intereses, pero garantizando el crédito, lo mismo que un estándar de vida más elevada, sin poner en peligro las libertades humanas u obstaculizar la empresa privada.

Gracias a nuestro sistema económico “sin dinero”, las personas no estarán atraídas por el juego, el robo, el crimen o en hacer la guerra a alguien. En efecto, eso vuelve inoperante también todas las “luchas de precios y salarios”, la tarifas internacionales tan perniciosas al mercado mundial, y el régimen de circulación de la moneda favoreciendo todo el mercantilismo de los políticos.

La capacidad evidente y la fuerza moral incomparable del SANTO DOMINIO UNIVERSAL, que es una confederación de Iglesias, de Cuerpos Masónicos, de Sociedades Sabias, de Asociaciones Benévolas, y de Escuelas Místicas, debe probar por sí mismo un Orden Espiritual exento de acento dictatorial, designios totalitarios o carácter sectario egoísta. Ciertamente, debe aportar sagacidad, perspicacia, dignidad, moralidad, generosidad y comprensión, cualidades necesarias para asegurar una dirección moral y espiritual del mundo.

Invitamos a la cooperación: “Solo los fanáticos religiosos, los criminales, los idiotas y quienes profesan la política no son Bienvenidos”.

Esta FRATERNIDAD DEL BIEN COMÚN MUNDIAL DEL SANTO DOMINIO UNIVERSAL busca establecer una Comunidad de personas libres y pacíficas excluyendo a los individuos incapaces de llevar una vida social de una forma también elevada. Inútil decir que no nos estamos embarcando en un ensayo utópico. Protegemos más bien la vida de la Comunidad del Reino Espiritual de antaño, continuando su Espíritu y adhiriendo a sus Principios de Universalidad y de recia moralidad. No pretendemos haber descubierto el Sol o el Mediterráneo.

Nuestra forma ideal de Gobierno es aquella que se basa en la administración y guía de los Sabios, y donde los administradores son escogidos espontáneamente por el pueblo sobre la base de la confianza y en razón de los servicios prestados anteriormente a la humanidad. Solo los Guías e Instructores Espirituales pueden constituir semejante Oficio, y como lo hemos comprendido bien, todos los Administradores Gubernamentales y Servidores del Pueblo no son asalariados. Es suficiente decir que todos los Miembros de la FRATERNIDAD DEL BIEN COMÚN deben ser cooperadores de buena voluntad, luchando constantemente por aumentar su patrimonio y potencialidad mediante la PRODUCCION.

Todos los individuos están obligados bien sea a CREAR o PRODUCIR; los que saben dirigir deben dirigir; mientras que los que deben aprender todavía deben continuar aprendiendo.

Desde el punto de vista económico nuestra EXTRANACIONALIDAD se pronuncia por una amplia producción de aparatos científicos, productos biológicos y máquinas electrónicas de alta precisión, con la esperanza de hacerlos valer en el mercado mundial. De esta manera, vamos a fortalecer nuestra economía sin tener necesidad de recurrir a la ayuda financiera exterior. Eso nos permite igualmente promover el Bienestar-Riqueza para todos los sistemas, sin jamás haber necesitado recurrir al sistema deshonroso de la “moneda” en vigor en nuestros días.

Como indiqué, la EXTRANACIONALIDAD no significa tener simplemente otra Nacionalidad. Es más bien una EXTRANACIÓN, un ejemplo para todos y un substituto para nadie. Sería una Nación en ese sentido, debería tener su estatus legal de completa autonomía soberana, pero no como una Nación cualquiera, si consideramos que debe servir de “patria” a aquellos que sufren persecución, a todas las almas agobiadas, a todos los idealistas incomprendidos, a todos los inventores, reformadores y creadores geniales que soportan el ostracismo social, a todos los “sin-patria”, a todos aquellos que tienen necesidad de descansar de la superficialidad atroz y de la monstruosidad incisiva de la civilización materialista, y a todos aquellos que prefieren vivir su propio ideal de paz, objeción de conciencia y naturalmente sin ser envenenados por la rudeza de los acontecimientos corrientes de este mundo enrevesado.

Esta Nación de idealistas prácticos, gobernada por Sabios, se propone ser un ejemplo viviente de vida en Comunidad y de Realización Espiritual. Estará exenta de “espíritu nacionalista”, “egoísmo sectario” y “exclusivismo agresivo”. Su humanismo y su Espiritualidad harán revivir y perpetuar la esencia de todas las filosofías iluminadoras en una Fraternidad social y Mancomunidad que fue ordenada por Cristo, Mahoma, Buda, Sri Krishna, Pitágoras y todos los grandes Instructores Espirituales de antaño.

Estos esfuerzos de nuestra parte están destinados, en efecto, a corregir y a prevenir todos los errores, males, crímenes, ignominias e imposturas del pasado. Es un apostolado organizado así como una evidencia práctica de lo que deben ser los ideales. Ideales y y anhelos no complementados con esfuerzos reales carecen de futuro. Las personas que cuentan con una meta, una Misión o una noble Epístola y que permanecen espiritualmente estériles y moralmente tan volubles como una veleta no hacen más que perder su tiempo. Es un esfuerzo de pioneros en el cual los reformadores económicos y sociales pueden tener su oportunidad celestial, puesto que todo lo que es humano nos concierne y no detendremos jamás nuestros esfuerzos a menos de haber encontrado las soluciones reales a los problemas del mundo y los remedios a todos los males humanos.

Tenemos ya a nuestra disposición un buen número de técnicos en todas las ramas de la ciencia listos a asistirnos en la creación de fuentes nuevas de riquezas económicas. Numerosos economistas, educadores, artistas, escritores e investigadores científicos están también a nuestra disposición. Las invenciones nuevas han sido igualmente reunidas y serán, sin ninguna duda, altamente apreciadas en el mercado mundial tan pronto como sean desarrolladas y fabricadas a una gran escala.

Muchas grandes empresas industriales en América y en Europa están igualmente dispuestas a asistirnos con crédito para adquirir los instrumentos de laboratorio y la maquinaria para las granjas y las fábricas. Muchas compañías de navegación nos han ofrecido alquilarnos sus barcos, mientras que las Compañías Aéreas han expresado su consentimiento de ayudarnos en la medida de sus posibilidades.

Todos nuestros planes han sido seguidos con una preparación práctica de manera que el terreno esté limpio y listo para la acción cuando obtengamos las facilidades necesarias de EXTRANACIONALIDAD y EXTRATERRITORIALIDAD, como la pretendemos.

Inútil decir que ninguno de nuestros esfuerzos está en antagonismo en forma alguna con un país cualquiera. Eso está demostrado por el hecho que nos servimos solamente de los medios legales en la búsqueda y el cumplimiento de nuestros objetivos. Igual la EXTRATERRITORIALIDAD es muy apreciada por diferentes naciones, precisamente en lo que concierne al establecimiento de Colonias Agrícolas y para facilitar la búsqueda de la prosperidad y felicidad de nuestros Miembros en lugares adecuados y bajo la protección de las leyes prevalecientes en sus propios países, aunque con los derechos adicionales.

La EXTRATERRITORIALIDAD es reclamada en cada país, de suerte que los ciudadanos no busquen refugio en otros lugares y no se exilien en otros países cuando esten derrotados en sus mejores esfuerzos, o sujetos a una injusticia inmunda, víctima de persecución religiosa o discriminación racial y angustiada hasta el límite extremo. Es también para aquellos que han sido privados de oportunidades a las cuales tenían derecho, los inventores, los industriales y las personas que no se sienten más en armonía espiritual con las condiciones de sus propios países en general.

Nuestro concepto de EXTRANACIONALIDAD está lejos de ser lo que comúnmente implica la idea de una Nación. De hecho, es más bien la de un Santuario Religioso y de una Universidad Espiritual que la de un recinto protegido por guardias armados. No tiene la intención tampoco de ser lo que son las otras Naciones, una especie de Solo en una orquesta que trata de satisfacer solamente sus propios objetivos egoístas e inconfesados propósitos. Es por esta razón que no gastamos un solo céntimo en armamentos, ni con fines de propaganda. No tenemos necesidad de hacer conversos, y ya que no mantenemos designios malévolos hacia los demás, no tenemos necesidad de policía secreta, de espías ni de fuerzas armadas.

Todas las Naciones, Iglesias y Organizaciones humanitarias a través del mundo pueden estar seguras de nuestra cooperación social para objetivos morales y designios espirituales; por el contrario pueden excluirnos de las conversaciones secretas o combinaciones diplomáticas. Creemos en el diálogo directo y en las conferencias públicas, igual que en las consultas abiertas, y no podemos participar en ninguna empresa que no esté concebida directamente con el objetivo del bienestar general, de la prosperidad, de la felicidad y de la paz mundial. Tenemos confianza únicamente en los resultados prácticos, aunque respetamos todas las doctrinas y teorías, y mantendremos y sonstendremos que mientras los problemas del mundo y los males humanos subsistan, todas las tradiciones y prestigios son fútiles y sin importancia.

Nuestro concepto de EXTRANACIONALIDAD está fundado sobre la obligación de satisfacer las necesidades humanas que son tan viejas como el mundo. Procura una “saturación” de ideales puros, pero debe permanecer fuerte, duro e inflexible en sus nobles objetivos humanitarios y espirituales. Una vez que todos los problemas del mundo y los males humanos hayan encontrado su solución, habrá suficiente tiempo para filosofías bizantinas para perderse en razonamientos puntillosos y las giras dictatoriales, etc., si es que la gente puede todavía soportar esta clase de exibiciones deportivas risibles y odiosas.

Esto define claramente nuestra posición en lo que concierne a la política internacional y la economía política. Tenemos nuestras propias concepciones y no pedimos más que ser respetados de la misma manera como hemos siempre demostrado respeto por los demás.

Ciertos espíritus deformes podrían fácilmente imaginarse que nuestra EXTRANACIONALIDAD pueda servir de medios astutos, malsanos o de designios diabólicos. Esperamos todas esas clases de calumnias odiosas de parte de aquellos que no nos quieren o que nos temen, no obstante que está bien establecido que no nos dirigimos hacia adulaciones ilusorias e hipócritas. Vamos a buscar la asistencia y protección en todas las Naciones igualmente, sin preferencia alguna. Nuestro territorio no servirá tampoco de refugio de seguridad a los gánsteres, a los que están por fuera de la ley internacional, a los jugadores o a los círculos de viciosos, ya que en nuestro sistema económico-social solo los Miembros PRODUCTORES tendrán un lugar, y que todos los defectos de la sociedad como se les conoce en todo el mundo hoy no podrán desarrollarse allí.

Inútil insistir, la EXTRANACIONALIDAD no es en forma alguna nuestro único objetivo. Es uno de nuestros propósitos. Nuestro objetivo principal consiste en establecer el bienestar humano, la prosperidad, la libertad, la educación, la felicidad, el crédito, el respeto y la protección para todos, allá donde residen nuestros Miembros. Nuestros ideales son actualmente propulsar sobre esta base en todas partes, y vamos a continuar así.

El SANTO DOMINIO UNIVERSAL debe ante todo seguir siendo una COMUNIÓN ESPIRITUAL y una FRATERNIDAD MANCOUNIDAD MUNDIAL. Las organizaciones pueden unirse, e incluso todas las Naciones enteras. No nos desviaremos jamás de nuestra línea de conducta ni nos comprometeremos sobre los Principios Universales. Así esperamos poder probar al mundo que la naturaleza humana es sagrada y digna de nuestros esfuerzos y sacrificios.

Se hace evidente ahora que la amenaza del comunismo puede ser detenida y desarraigada, evitando simplemente la proliferación de la intolerancia y de la persecución religiosa, la discriminación social y la injusticia, el crecimiento de la miseria, la pobreza, las perversidades políticas, el gangsterismo y la esclavitud económica. Igualmente, los abogados con fines no especulativos deberían por su parte favorecer las condiciones de vida más humanas y más espirituales, ya que si ambas partes provocan y garantizan realmente el bienestar y la riqueza de todos, el mundo entonces no sería más dividido y la humanidad podría gozar de una paz verdadera, de una prosperidad y de una Fraternidad durable y real. Tal es la solución a la cual se aplica el SANTO DOMINIO UNIVERSAL.

No solamente las personas pueden asistirnos individualmente, sino las Iglesias, las Sociedades Sapientes, las Asociaciones benévolas, los Cuerpos Masónicos, incluso las Naciones enteras son invitadas a unírsenos a esta cruzada grandiosa para la rehabilitación humana. Entre las numerosas organizaciones que ya se han adherido se encuentran especialmente: La Asamblea Mundial de Sabios (Agharta), La Suprema Orden de Arte Magisterial, La Iglesia Universal Gnóstica, La Comunidad Mundial Budista, La Orden Sufí, La Unión Espiritual Universal de Servicio, La Iglesia de la Nueva Era (Acuario), La Asociación Cristiana de Bienestar, La Iglesia Liberal, El Supremo Concejo Unido del Reformado Rito Escoces, La Orden del Escarabajo Sagrado, La Orden Templaria del Santo Grial, La Sagrada Orden Del Espíritu Santo, La Escuela Esotérica y Refugio de la Conciencia Espiritual (Bodha), La Maha Yoga Mandira, La Orden Internacional de Caballeros del Sol, etc… Nuestro objetivo ideal es una FRATERNIDAD MANCOMUNIDAD MUNDIAL donde todos los corazones puros se fundan, todas las almas nobles comulguen, donde todos los seres puedan orar, trabajar, pensar y meditar libremente y sentirse cómodos para la realización práctica de la Fraternidad, compuesta por personas sin importar la raza, nombre, nacionalidad o creencia.

Nuestros planes están establecidos. Un Fondo Fiduciario Mundial se va a establecer gracias a contribuciones voluntarias y cotizaciones de parte de Miembros-Organizadores y personas individuales simpatizantes con nuestros ideales y nuestros objetivos. Incluso una Fiduciaria de Crédito Mundial y un Banco de Seguridad están en formación con el propósito especial de facilitar nuestras actividades financieras y de crear los recursos económicos que se necesitarán. Un plan de financiamiento será lanzado pronto entre los Miembros del SANTO DOMINIO UNIVERSAL, de modo que cada uno podrá contribuir como bien le parezca, entendiendo bien, sin embargo, que nuestro éxito y nuestro porvenir dependen enteramente de la respuesta consiente que podamos recibir.

No estamos de ninguna manera interesados en la hegemonía mundial o en competiciones con otras naciones o grupos. Todo lo que pedimos es el derecho de vivir, ser honestos con nosotros mismos, y poder ofrecer a la humanidad las bendiciones de nuestros mejores pensamientos, sentimientos y experiencias.

Ni la mínima parte de este plan gigantesco se dejó sin un análisis concienzudo. En efecto, se presentó en todos sus detalles a la Conferencia Internacional de Jefes Espirituales en Roma, en Diciembre 1947, donde fue decidido unánimemente invitar a todas la Iglesias, Cuerpos Masónicos, Escuelas Místicas, Organizaciones Benévolas y Sociedades Sapientes, a elegir y enviar Delegados con el objeto de enviar Representantes Oficiales con la misión de organizar una Constituyente Mundial. Fue presentado de nuevo ante el Consejo Religioso Mundial, en Lausana (Suiza) en Diciembre 1947, y ante el Congreso Interno del Pensamiento Creativo en Nueva-York, en Junio de 1948, bajo los auspicios de la Agartha. Presentado también en la conferencia de la Fraternidad Mundial para la Paz, celebrada bajo los auspicios de la Unión de Servicio Espiritual Universal en Paris en Mayo de 1949. En Paris, igualmente, en Junio de 1950, fue examinada y aprobada por el Gran Congreso Masónico Mundial bajo los auspicios de Maha Bodha Mandala. Fue de nuevo examinada, perfeccionada y finalmente aprobada por el Consejo Ecuménico Mundial de Sabios, en Paris, en Noviembre de 1951, y por el Congreso Espiritual Americano realizado en Santiago de Chile, en Diciembre último. Fue durante el Congreso Internacional de Ciudadanos del Mundo en 1950 que la Constituyente Mundial fue creada; actividades intensas se produjeron entre todos los Miembros organizadores del SANTO DOMINIO UNIVERSAL. Los Estatutos Universales, Reglamentos y Leyes del SANTO DOMINIO UNIVERSAL mencionados fueron revisados y finalmente proclamados y adoptados. Un Consejo de Gobierno Mundial fue entonces debidamente elegido.

EL SANTO DOMINO UNIVERSAL y LA FRATERNIDAD MANCOMUNIDAD MUNDIAL se encuentran ya en plena organización de sus actividades. Sin embargo, hay todavía mucho por hacer. El futuro depende de la colaboración de todos aquellos que están interesados en nuestros elevados fines humanitarios y propósitos Espirituales.

Todas nuestras actividades son públicas y nuestras invitaciones son ampliamente distribuidas previamente en cada ocasión fijada. Hemos invitado a todas las Iglesias, Cuerpos Masónicos, Sociedades Benévolas, Asociaciones Académicas, Gremios de Artistas, Sindicato Internacional de Trabajadores, La UNESCO, y La O.N.U. Nuestras actividades son bien conocidas y si no hemos obtenido más cooperación no es ciertamente por nuestra culpa.

Todos los seres tienen ciertamente el derecho de escoger y adoptar el género de vida que prefieran. Pretendemos crear un sistema socio-económico que convendrá mejor a nuestros propósitos espirituales y a nuestras aspiraciones humanitarias; nosotros sabemos que, lejos de ser los únicos en esta aventura y empresa, seremos alcanzados por legiones de personas que se darán cuenta cada vez más y cada día más que el sistema económico-social legal actual no puede sobrevivir a sus propias monstruosidades y abusos de poder.

Estas tentativas no van en contra de la grandeza de ninguna Iglesia o Nación. De hecho, no pueden más que realzar su propio estándar moral y estatus social. ¿De otra manera, si la Iglesia Católica y los Judíos pueden comprometerse libremente con quien quiera en sus actividades nacionalistas, políticas y religiosas en todas partes, por qué los ciudadanos libres y los amantes de la paz no podrían apoyar, profesar, demostrar, realzar y difundir abiertamente sus propios ideales espirituales y humanitarios sin incurrir en el riesgo de ser tratados como personajes horribles o visionarios peligrosos?

La esperanza de la Nueva Era está anunciada. Los planes para esta realización de vida Humanitaria y Espiritual están demostrados y garantizados. El próximo paso a cumplir es la Cooperación.

El mundo acaba apenas de atravesar el trágico episodio de una catástrofe provocada por el hombre: la Segunda Guerra del siglo diez y nueve de la Cristiandad. Pocas personas han salido ilesas; aquellos que recibieron un profundo traumatismo en sus almas o fueron desalentados espiritualmente constituyen legiones. Los más capaces pensadores y las almas más sensibles que han tenido la mala suerte de tener la experiencia de vida durante ese siglo infortunado habiendo sentido los tormentos de la crucifixión de la conciencia, igualmente que los sufrimientos sin nombre de ese horrible infierno que parece ser la cima de la civilización materialista, no pueden permanecer pasivos o como impasibles veedores contentándose simplemente con registrar los hechos y acontecimientos de esta espantosa tragedia del hombre, expuestos, desventurados y sometidos a todos los peligros, como un niño engañado y abandonado a merced de las brutales pasiones humanas, luchando por abrirse un camino a través de los canales de la diplomacia secreta, de políticos odiosos, de economistas obstinados, de “Ministros de Dios” intolerantes y llenos de prejuicios y finalmente pero no de menor importancia por la discriminación social. Aquellos que han visto de cerca el total e increíble fracaso de la civilización Occidental, en medio de los furores de la destrucción y las furias de la violencia infernal, en todos los sectores de la actividad humana como en los entornos culturales, religiosos, políticos, económicos y espiritualistas no pueden contentarse con poses sentimentales y lirismos fantasiosos. Saben que la Paz, la Libertad, el Orden, la Justicia, el Derecho al trabajo, la Prosperidad así como el derecho de pensar y de trabajar sin interferencia de parte de una dictadura diabólica, no pueden ser obtenidos o restaurados siguiendo el camino de la historia o renovando las ideologías y los métodos de sus mayores. ¿Qué hay de maravilloso cuando la paz, el orden, el progreso son espectros inestables exentos de humanismo y desprovistos de vitalidad espiritual? ¿Qué significa la vida sin libertad, respeto y protección contra la esclavitud, la explotación, los malos tratos y la regimentación? Ciertamente, nos damos cuenta que la humanidad debe encontrar un camino completamente nuevo y tener una dinámica espiritual de acuerdo con sus más nobles propósitos. Los artífices del odioso pasado no pueden ser los constructores maestros del plan de un mundo nuevo.

Una nueva civilización debe surgir de los cimientos arrasados y de los restos vacilantes del pasado. Una Nueva Era está por nacer y solo aquellos que han sufrido inteligentemente y que no pueden conciliar sus conciencias con los crímenes de “lesa humanidad” pueden saber lo que es necesario de hacer. Solo aquellos que son capaces de cooperar no egoístamente, de servir a las causas humanitarias y espirituales, pueden participar en esta noble aventura.

Nuestra voluntad indivisible pertenece a una Fraternidad Mundial y a una Mancomunidad de pueblos libres y pacíficos. Esperamos que todos los seres sanos nos comprendan y se unan a nosotros en esta gran aventura humanitaria y espiritual.