payday loans
Imprimir E-mail
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

 UN MENSAJE ESPIRITUAL

De la Aghartha a la ONU

(Segunda Parte)
Original en Inglés

 

A los Honorables Delegados a la Segunda Asamblea General de la Organización de las NACIONES UNIDAS

Por el Augusto Director de la Aghartha y MAHA CHOHAN o Director Espiritual de la Gran Hermandad Universal (Sangha)

En nombre del CONGRESO MUNDIAL PERMANENTE Y MANCOMUNIDAD PACÍFICA DE GENTE LIBRE DE LA UNION ESPIRITUAL UNIVERSAL

 

AGHARTI

10 de septiembre de 1947

*   *   *

alas-alianza-blanco-negro

 

AGHARTA

Gran Corte Universal de Sabios e Instructores y Guías Espirituales
Consejo Director de la Gran Hermandad Universal (Sangha)
Y el Congreso Permanente Mundial y Mancomunidad de Personas Libres
(Unión Espiritual Universal)

Un Mensaje del Director Supremo de la Aghartha

MAITRI-KARUNA MANDALA

Acción Espiritual para la Paz y Amor Bondadoso
Hacia la solución de todos los problemas y sufrimientos

 

 

A la Organización de las NACIONES UNIDAS
Sede Oficial
New York City

A la atención especial de los Delegados Oficiales a la Asamblea General

En nombre de LAS PERSONAS, cansadas de la guerra, almas hambrientas, y Ciudadanos del Mundo amantes de la paz, este CONGRESO PERMANENTE MUNDIAL Y MANCOMUNIDAD PACIFICA DE GENTE LIBRE demanda su derecho en hacer que se escuche su voz por encima de la maremágnum de las pasiones enfrentadas y los intereses opuestos, con la esperanza de que los Delegados Oficiales a la Asamblea de las Naciones Unidas puedan saber de los verdaderos anhelos del corazón y las necesidades del Alma de la Humanidad en general.

La nuestra es una Corporación sin pretensiones Oficiales, ni competimos por alguna especie de supremacía mundial, o poder hegemónico. Nuestros únicos Derechos derivan de los Principios Universales que acatamos, de los Valores Espirituales que nos honra, y de las condiciones Morales que proclamamos para todas las personas por igual, sin consideraciones de sexo, raza, nacionalidad, plataforma o credo. Es con la fuerza de este singular predicamento que nos atrevemos a confrontar las condiciones actuales del mundo, y elevar la voz a todos exponiendo nuestras conclusiones, expectaciones y designios.

A pesar del hecho de que la balacera ha terminado oficialmente hace más de dos años, el mundo sigue sin PAZ, y las naciones, pequeñas y grandes, que lucharon durante varios años contra las fuerzas viles de la agresión, el imperialismo traicionero y el abyecto totalitarismo, suscribiéndose a un programa editado como la CARTA DEL ATLANTICO, y que ganaron una guerra horrible en nombre de la Democracia, no han sido capaces aún de lograr un entendimiento, o ponerse de acuerdo en términos de la Paz a ser impuesta sobre las naciones derrotadas.

Inútil decirlo, el mundo está desesperadamente necesitado de PAZ, SEGURIDAD ECONOMICA, JUSTICIA SOCIAL y LIBERTAD ESPIRITUAL, de las cuales se carece en todas partes, excepto en las venturosas regiones donde la buena fortuna hizo su parte no desarrollando el amor por la civilización materialista. La ONU fue creada con el propósito de establecer y garantizar la Paz sobre la Tierra, no obstante hasta el momento no se ha dado un solo paso hacia la realización práctica del maravilloso texto del Preámbulo de su Carta.

Cincuenta y cinco países, que constituyen las NACIONES UNIDAS, han sido convocadas ahora en Asamblea General para debatir el destino de la humanidad. Si fuésemos a juzgar el futuro con base en la labor realizada en el pasado, nos sentiríamos grandemente preocupados respecto a los eventos mundiales en los años por venir, porque la ONU, si bien se ha ocupado con prácticamente todos los problemas que confronta el mundo en el presente, sin embargo no ha solucionado ni uno solo de ellos. No, sólo ha rozado la periferia de los problemas en el mundo, y pospuesto las soluciones en todos los casos.

La ONU tiene sus puntos defectuosos, también. El hecho de que las naciones vencidas no fuesen invitadas a tomar parte en el delineamiento, elaboración de los estatutos y las funciones de la ONU, la hace ya imperfecta y mal ajustada desde el inicio mismo. La primera disposición ha ser tomada debiese ser, AHORA, invitar a las naciones vencidas, y tratarlas como agregados humanos, demostrando así que la ONU no es una organización vengativa, y que no se trata de una nueva edición del viejo régimen totalitario, que da justicia, supremacía y autoridad absoluta exclusivamente a las victoriosas tribus, naciones o bloques de poder.

Otro paso errado de la ONU desde el comienzo fue delinear un curso y estatuir esperanzas e ideales, sin proceder acto seguido a crear un mecanismo que garantizase la pureza, fortaleza y validez de dichas esperanzas e ideales. Hasta hoy, la ONU ha sido incapaz de diseñar un modelo de trabajo de CODIGO MORAL, o justificar su Autoridad suprema por medio de una fuerza Espiritual. Sin fuerza MORAL o ESPIRITUAL, no puede haber autoridad encomiable. Durante los dos años pasados, las deliberaciones de la ONU han seguido un plan de conflictivas opiniones, sugerencias y protestas, e incluso las denegaciones de aceptación de las decisiones adoptadas. Ahora, si las Naciones Unidas no pueden trabajar en armonía para propósitos pacíficos, como lo hicieron para los motivos y fines de la guerra, ¿Qué puede esperar LA GENTE, la humanidad en general, conociendo como ya conoce, que su destino pende de las complicadas definiciones y decisiones impotentes de esta ONU?

Quizás la mayor desventaja o inconveniente de la Organización de las NACIONES UNIDAS es que se trata de un organismo de Estados o gobiernos, y no un Congreso de Personas Libres. Esto está bien comprobado por el hecho consistente de que existe un VETO de poder para una pequeña minoría de naciones, y la mayoría de estas naciones todavía ejercen presiones las unas contra las otras, ejercen la censura de las noticias, practican la mala voluntad de sus Políticas de Poder, e incluso cierran sus fronteras a los ciudadanos de cada una de las otras naciones como sí estos fuesen verdaderos enemigos! ¿No habría sido un mejor precedente dar vigor al espíritu así como a la letra de la Democracia, y entonces haber empezado a crear una Organización de Naciones Unidas sobre una base puramente civil y no oficial, con un carácter totalmente humanista desprovisto de toda sicosis de guerra y de los complejos y políticas del “Gran Hermano”?

No obstante, ahora que la ONU está creada, debemos darle un test decisivo y convertirla en un modelo de trabajo de la democracia. DE MODELO DE DEMOCRACIA, desde luego. Esta Asamblea General debe ser convertida de una vez en un mecanismo para la paz mundial. Naturalmente, esto no puede hacerse con el VETO de por medio, y en tanto exista INCERTIDUMBRE ECONOMICA, INJUSTICIA SOCIAL, ABSOLUTISMO POLITICO, TOTALITARISMO RELIGIOSO, y la posibilidad de ser destruidos por bombas atómicas. Con la felicidad humana menoscabada constantemente por la amenaza de las implacables intrigas políticas, ya se trate de Comunismo o Fascismo, el nombre poco importa, no puede haber Paz, Orden o Mancomunidad sobre la tierra. No podemos esperar que la humanidad en general deposite mucha confianza en la ONU en el espíritu de sus tendencias actuales, ni pueden la Naciones oficiales proceder a relajarse de la tensión de la guerra y facilitar la democratización del mundo entero si no hay entendimiento Moral ni fuerza Espiritual alguna para garantizar el mecanismo de sus decisiones para el bienestar mutuo.

Nunca ha habido en el mundo una mayor necesidad de verdadera AMISTAD y MUTUO RESPETO. Grandes peligros acechan, y el tiempo para evitar complicaciones adicionales y tragedias es AHORA.

El gran significado de esta Segunda Asamblea General de la Organización de las NACIONES UNIDAS radica en el hecho de que debe producir respuestas definitivas, más aún, soluciones a los vitales problemas que afectan hoy al mundo, de los cuales la ONU hace mucho no ha hecho más que enterarse. Adicionalmente, la verdadera importancia de este histórico encuentro es encontrar en los problemas aquellos que serán enfrentados, y aquellos que se solucionarán, o que no quedaran solucionados.

La perspectiva no es halagüeña. La ONU, aunque animada de elevado idealismo desde su mismo comienzo, no logra elevarse sobre las crudas realidades, sino a partir de una sicología triunfante de guerra, profundamente impregnada con sicosis primitivas o rudimentarias. Su realismo nunca ha trascendido el espíritu partidista, que en último análisis es puro egoísmo y egocentrismo. Es por ello que se ha mantenido mucho más por el concepto de SEGURIDAD POLITICA que por aquellos de LIBERTAD INDIVIDUAL, CERTIDUMBRE ECONOMICA, JUSTICIA SOCIAL, GARANTÍA MORAL, E ILUMINACIÓN ESPIRITUAL. El espíritu de democracia nunca fue tomado en cuenta durante o después de la guerra, aún cuando mucho se dijó en torno a esta ennoblecedora “forma de vida”. Deben haber profundas razones para esto, puesto que el hombre ha cambiado muy rápido durante las pasadas tres o cuatro décadas, no obstante no hay motivos razonables para creer que la ONU, en este momento de la historia y frente a las circunstancias actuales, no pueda representar el triunfo del hombre sobre sus bajos instintos y sobre todos los problemas que desafían ahora la inteligencia humana.

No debemos perder de vista, no obstante, el hecho de que los hombres que se sientan hoy como Delegados Oficiales en la ONU son más o menos los mismos, o representan al menos los mismos sistemas que hicieron posible las horribles situaciones de las pasadas dos o tres décadas, y que incluye dos Guerras Mundiales, y decenas de otras menores, guerras civiles e incontables problemas internacionales que permanecen sin solución y haciéndose cada día más complicados.

Es bien cierto que la ciencia ha proporcionado condiciones que contribuyen al enriquecimiento de la vida del hombre, y que las naciones no pueden pretender más permanecer distantes, o funcionar en una rígida independencia soberana. El progreso en las comunicaciones y el transporte han acercado además a todos. La radio ha tornado obsoletas las fronteras geopolíticas. Más aún, los problemas intelectuales, sociales y económicos, al igual que los conflictos espirituales ya no son más de carácter local, o puramente nacional, o incluso individual. Son internacionales, implicando que el mundo entero ha quedado reducido en proporciones en una simple Unidad moral y espiritual, y que la humanidad constituye una sola parroquia o familia, incluso si no queremos admitirlo así. Nos codeamos y rozamos constantemente, y todos los problemas del mundo afectan a cada uno. Estamos viviendo la verdadera Comunidad de Intereses Internacional, que lo sepamos y que nos guste o no. Los descubrimientos científicos afectan a la humanidad como un todo en igual manera. Las películas nos hacen vibrar con emociones similares y en las noticias de todas partes del planeta, y hasta aprendemos a amar y querer y soñar en la misma forma que las estrellas de la pantalla.

Todo esto es cierto, y los políticos no parecen entender que están viviendo ahora en un mundo que cada día está menos circunscrito dentro de las fronteras nacionales, que son equivalentes a sistemas privados. De hecho, el nacionalismo está completamente anticuado y obsoleto, lo creamos o no, porque los seres humanos están despertando en conciencia, y todos estamos aprendiendo a pensar en términos de HUMANIDAD y amplitud MUNDIAL. La humanidad ha sufrido terriblemente durante las pasadas cuatro décadas, y los dos siglos pasados estuvieron saturados con experimentos que no correspondieron exactamente a los ideales de Humanismo o Valores Espirituales. Adicionalmente, durante la pasada guerra, la ciencia ha hecho tremendos avances para la destrucción, y sabemos que nada une más a las personas que el sufrimiento y las penurias comunes. Esto debiese ser tomado en cuenta en una gran medida para el progreso hecho en ciertos sectores hacia el Universalismo, trascendiendo todas las normas de pensamiento que eran sagradas aún hace tres décadas. Esto supone un gran avance para proclamar que los sistemas de diplomacia secreta de antaño, y todos los esquemas de Políticas de Poder, por bastante atractivos que puedan aparecer para los soñadores imperialistas, no pueden ser ya más funcionales en este momento.

Mucho se está hablando sobre la inevitabilidad de una nueva Guerra Mundial en el futuro cercano. No faltan fundamentos para tal amenaza, y el temor de tal posibilidad debiese ser disipado por la Asamblea General de la ONU. Es obligación de esta Asamblea General, además, a fin de lograr un definitivo ritmo a las relaciones internacionales, restaurar sin demora la paz mundial, garantizar el libre comercio a lo largo del mundo, y suprimir los errores que han prevalecido demasiado tiempo en materia de desarrollos económicos y sociales. La humanidad tiene que tener inmediatamente una garantía para la libre búsqueda del progreso, el mejoramiento y la felicidad como individuos LIBRES así como en todas las colectividades LIBRES. Se ha hablado, investigado y planeado ya demasiado, inútilmente. En un solo mes de sincera actuación, las Naciones Unidas podrían hacer todo lo que han propuesto y debían haber hecho durante los dos años pasados, que se han perdido en fútiles conversaciones, disputas y disensiones. Si esto no puede ser hecho, entonces debemos esperar lo peor por venir, o una intervención de las Fuerzas Cósmicas.

Las naciones no pueden vivir ya más tiempo aisladas, como tampoco los individuos pueden segregarse en absoluta soledad y al mismo tiempo ser progresivos, sanos, noblemente intencionados y felices. Es decir, no podemos revertir a las viejas escuelas de pensamiento, o fosilizarnos siguiendo métodos de épocas pasadas. Esta nueva era está preñada con posibilidades, precisamente porque marca el fin de una civilización, y el nacimiento de una nueva edad vigorosa. Cuidémonos, entonces, de los peligros que eran comunes en el pasado. Aprendamos del pasado, y empeñémonos en hacer de esta ONU una expresión práctica de inter-dependencia entre las naciones sin infringir los derechos de los individuos. Esto puede conducir a un Gobierno Mundial, o quizás a una forma de comportamiento Internacional sin precedentes en el catálogo político. Por ello, que así sea! ¿Por qué debemos preocuparnos por el nacionalismo o las soberanías locales cuando es la salud y la felicidad de la humanidad la que está en juego? ¿Es que no vale la pena ceder algunos derechos nacionales en cara a los eventos, en el presente, como las tribus de antaño rindieron sus derechos a los Ducados, y como las Ciudades-Estado no hace mucho sometieron sus derechos a un núcleo mayor de pueblos?

Las personas piensan aún en términos de tabús tribales primitivos y prestigiosos tótems, presentados en escalas y versiones modernizadas. Pero, nos preguntamos ¿No es tiempo ya de hacer prevalecer la inteligencia sobre el sentimentalismo, y los verdaderos Principios Universales sobre los fetiches o fantasías parroquiales? La ONU debe convertirse ya en un mecanismo para la verdadera democracia. El ideal de democracia es aún vago en la mayoría de las personas, pero las crudas realidades legadas por la guerra debiesen ser motivo suficiente para la humanidad en este crítico momento, a fin de hacer un esfuerzo final orientado a verdaderas afirmaciones morales, así como a la rehabilitación económica y social. Si trabajamos en esta dirección común, descubriremos cuan idénticos son nuestros problemas, y cuan idéntica es nuestra meta!

La primera cosa a ser hecha por la ONU es reacondicionarse, y todas las naciones del mundo deberían cuanto antes ser invitadas a tomar asiento en la Asamblea General. A las naciones que persisten en mantenerse por fuera de la ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS se les debe dar la oportunidad para que se retiren. Luego, proceder a enmendar la Carta como lo requiere las circunstancias, no dejando la posibilidad de impresión de que es exclusivamente un sistema de naciones victoriosas pretendiendo regir el mundo a su manera, sino una verdadera Mancomunidad de Naciones. Entonces, proceder a crear una Carta MORAL que sea modelo y con carácter ESPIRITUAL, de tal manera que el equipo tenga con que contar, una fuerza de debida autoridad y justificaciones inequívocas.

Hasta ahora, la ONU ha demostrado ser un enorme fracaso, no solo por lo inadecuado del factor humano, sino además porque carece de fundaciones Morales y capacidad o autoridad Espiritual, al igual que por las deficiencias mecánicas de este conjunto. La ONU debe ser reformada, y los diplomáticos que trabajan allí debiesen además ser los elementos más selectos de cada sector social. Los representantes políticos no son los elementos más escogidos de las Naciones, como todos sabemos. Quizás los Delegados a la ONU debiesen ser elegidos por los PUEBLOS de cada nación, a fin de asegurar un mínimo de interferencia política en la escogencia de estos Delegados. Los Delegados elegidos actualmente sólo representan un Partido en el poder, o una política de Gobierno, no el consenso de las PERSONAS o el grueso de la nación, que nunca es consultada para los asuntos internacionales y los designios humanísticos.

Este asunto del VETO es realmente una vergüenza ¿Quién maquinó semejante arma antidemocrática, malvada, detestable, contra la voluntad de las mayorías? ¿Quién es el monstruo que primero pensó en esgrimir ese atroz dispositivo contra las mejores fuerzas de la Naturaleza? ¿No es este el más despiadado, indignante e insultante derecho jamás urdido contra la paz mundial y la mancomunidad internacional? Este VETO es la peor forma de coacción a la libre discusión y la libre interpretación jamás descubierta. Más aún, ¿Este privilegio de los Grandes Poderes (¿GRANDES PODERES EN QUÉ, a no ser en armamentos, arrogancia política y presión económica exclusivamente?) que suprime o hace imposible el triunfo del consentimiento y la aprobación unánime, no es algo tendencioso y totalitario? Es obvio que los procedimientos de la ONU hasta ahora han contribuido a demostrar cuan distorsionados se han vuelto sus maravillosos propósitos enunciados en el Preámbulo de la Carta.

La AGHARTHA ha ofrecido un plan Moral y Fundamentos para esta Nueva Era en un Mensaje que fue profusamente publicitado en el año 1942, en pleno fragor de la guerra, y en el año 1923 publicamos la CARTA ESPIRITUAL DE LA NUEVA ERA para el Parlamento del Hombre y la Hermandad Espiritual. La ONU, sin duda, se inspiró en estos trascendentales documentos al momento de su formación. Pero estos merecen ser mejor consultados, puesto que ahora, aunque la Paz no esta firmada aún, la humanidad en general piensa libremente en términos de Paz, y podemos sentirnos seguros en recomendar estos documentos abiertamente sin riesgo de ser perseguidos. Queremos ahora recordarle a la Asamblea General que, funcionando sobre un plano oficial, se puede recorrer un largo camino hacia la entronización de los ideales que pretendemos. Lo que el mundo necesita es PAZ, relaciones internacionales armoniosas, y una comprensión mutua complaciente entre las diferentes personas del mundo.

La ONU es un invaluable ensayo. Pero no podemos esperar que dé frutos inmediatamente. No obstante, como fue afirmado, debe ser acondicionada para el éxito, sobre una base de paciencia, vigilancia, y mutua confianza, así como de cooperación. Con todo, debemos tener cuidado en no hacer que esta ONU evolucione en una forma de regimentación internacional. La enmienda de la Carta que se solicita debe incluir, tanto en la letra como en el espíritu, el pleno significado e implicaciones de la Carta del Atlántico y, sobre todo, debemos evitar cualquier rompimiento entre los grupos de poder existentes, los cuales, como todos sabemos, no creen mucho en la ONU puesto que están activamente inmersos en preparaciones para la guerra. Debemos trabajar por la comprensión y la genuina Unidad. Quizás el mejor procedimiento a este respecto sería prohibir totalmente las Políticas de Poder o Grupos de Poder, que solo afirman la soberanía nacional en términos imperialistas, y no pueden en forma alguna reflejar favorablemente o pacíficamente al mundo en general.

Debemos laborar por la verdadera UNIDAD Internacional, y ninguna nación debiese rechazar tal mandamiento judicial, sabiendo que el futuro de todo el mundo está en juego. Y no es sólo la amenaza de una guerra destructiva que deberíamos evitar ahora, sino, más bien, alguna intervención cósmica con fuerzas más allá del ordinario control humano.

Mucho énfasis ha sido puesto en ciertas políticas. Ese es uno de los mayores errores del actual mecanismo de la ONU. Si prestásemos menos atención a las políticas y más a los problemas humanos el mundo estaría ciertamente mejor. Hay terribles zonas dolorosas en el mundo hoy. Grecia, Palestina, Irán, Manchuria, Indonesia, Egipto, nos ofrecen problemas que requieren cuidadoso tratamiento, y cada pueblo debería asegurarse la mayor porción de libertad de elección, así como de empresa, sin lo cual la democracia seria una farsa. El uso de la fuerza solo ocasiona problemas adicionales, odio y venganza. La libertad debiese estar garantizada a todos los grupos sociales que demandan tales derechos y privilegios en una manera pacífica y digna, y una sola Moral como vara de medir debiese ser usada por todas las naciones por igual, haciendo caso omiso a su tamaño, color político, categoría racial, carácter religioso, o poder económico.

Los restantes problemas que necesitan inmediata atención y soluciones que no se pueden posponer son, nominalmente, la creación de un único Patrón de Moneda, así como un Banco Mancomunado Mundial, llevando a término la disparidad económica, la explotación y la incertidumbre, las cuales alimentan tantos problemas sociales. Entonces,

Una única Ciudadanía Mundial o súper nacional.

Una Unión Aduanera , o Comercio Mundial libre de Tarifas.

Abolición de las fronteras geopolíticas.

Abolición de los sistemas policivos de políticas secretas, que aún existen por todas partes.

Libertad de impuestos, o un único Impuesto Social

Educación libre y obligatoria para todos los ciudadanos, sin ataduras o condiciones adicionales.

Socialización de los servicios públicos.

Libertad de comercio, y/o internacionalización de todos los cursos de aguas.

Creación de una Fuerza de Policía Internacional para garantizar la Paz y el Orden.

Proscribir todas las formas de discriminación o persecución religiosa, racial y nacionalista.

Proscribir la guerra.

Prohibir la fabricación de armas de guerra.

Prohibir la manufactura de narcóticos, alcohol, explosivos y drogas, excepto para uso en los hospitales y en la investigación.

Prohibir todas las fuerzas militares nacionales, de tierra, agua y aire o estratosfera.

Substituir todas las prisiones y establecimientos penales por Institutos de Rehabilitación Social.

Creación de Centros de Medicina Preventiva, en preferencia Hospitales, y

Creación de un sistema de justicia que justifique la democracia, en vez de hacerla nula o inoperante.

Todos estos problemas deben ser encarados en un plano internacional, en Congresos Mundiales, porque pueden volverse efectivos solo si todas las naciones del mundo deciden en torno a ellos y los adoptan al unísono.

La UNION ESPIRITUAL UNIVERSAL, que funciona como un CONGRESO MUNDIAL PERMANENTE Y MANCOMUNIDAD DE GENTES LIBRES, fue creada en el año 1912 para los propósitos de servir sobre todo a todas estas recomendaciones, y en algún grado ha avanzado por delante de los acontecimientos del mundo. Sigue un curso paralelo a la ONU, y existen oportunidades de que si nuestras propuestas son sometidas a pleno efecto en la ONU, pronto nos uniremos en un gran Parlamento del Hombre y Hermandad Espiritual. Entre tanto, entendamos que no es posible separar los asuntos del mundo de los VALORES ESPIRITUALES, y viceversa.

El examen general en el ámbito de las condiciones mundiales, debemos estar de acuerdo sobre este importante punto, que sería una completa locura, y divorciar de la conciencia humana, continuar pensando en términos del pasado. Debemos, de hecho, evolucionar sobre la psicología tribal primitiva y responder a las necesidades de la humanidad sirviendo a los intereses mundiales sin vacilaciones, en el amplio sentido del altruismo y la cooperación como las únicas bases para el bienestar y la felicidad humana.

La humanidad es una gran familia. La naciones forman paneles de capacidad orgánica. Los individuos son células interdependientes trabajando para el avance personal así como el mejoramiento y bienestar social. Ahora, si la membresía en la ONU tiene que estar condicionada en la capacidad de “Paz - Amor”, esto debiese ser universalmente aplicado, y las naciones o Estados debiesen ser obligados a acatar tal prerrequisito. En la medida en que una sola nación pueda ofrecer un simple caso de unilateralidad, la ONU dejará de responder al propósito para el cual fue creada, y la amenaza de la guerra persistirá en el mundo.

Por último, pero no de menor importancia, podemos referirnos aquí al hecho de que la excesiva organización está complicando la existencia humana. El incremento en la interferencia oficial en todos los campos de empeños, y ajuste a los controles ejercidos por el Estado, tiende a hacer de las personas divisiones y unidades regimentadas. Mientras que está muy bien guiar y gobernar a la sociedad, cualquier entorpecimiento a la libre empresa individual es abierta dictadura, y esto es una mezquina parodia de democracia.

Con el deseo de que su tarea se facilite, y por su abundante éxito, ofrecemos a usted toda la Bendición Maitreyana de Paz y la Felicidad, en espera de un SHAMBALAH MAITREYANO.[1]

Agharti 10de septiembre de 1947

Kut Humi Lal Singh
Maha Chohan


[1] Tal SHAMBALAH MAITREYANO o Comunión Espiritual de la Nueva Era toma lugar sólo en ocasiones muy especiales, en casos de emergencia, cuando grandes catástrofes están próximas a suceder en el mundo, o cuando grandes cambios Espirituales toman lugar afectando los destinos de la humanidad. Obviamente tal memorable evento está siendo ya contemplado por la Aghartha, que ha estado trabajando por algún tiempo hacia la celebración de un Congreso de Hermandad Espiritual Mundial bajo los auspicios del Consejo Mundial Religioso. Este PARLAMENTO DEL HOMBRE de la Gran Hermandad Universal se para abrirse el Domingo 19 de septiembre, a las 10 am, en Maison de la Chimie, Rue St. Dominique 28, París VII, Francia, y todas las organizaciones Doctas, Fraternales, Religiosas, Artísticas, Educacionales y Benevolentes están cordialmente invitadas, ya sea enviando sus Delegados o bien sus Documentos. El 7 de noviembre será sostenida en Roma la CONFERENCIA DE LIDERES ESPIRITUALES, y el 24 del mismo mes, en Génova, Suiza, será sostenida la Asamblea General del CONSEJO RILIGIOSO MUNDIAL. La correspondencia puede ser remitida al CENTRO BODHA: A Liveditas, 3 Vía Aniene, Roma, Italia, y a la Unión Spirituelle Universelle, L. Aellen, Chemim du Levant, 85, Lausana, Suiza. Se invita a la sincera colaboración.

(Sellos)

 

sellos-juntos