Imprimir
Visto: 1969

 23 de mayo de 1966

Mrs. Elsie G. SANDERS

Altadena, California, USA

Querida,

Hermana y Discípula

N A M A S K A R

         En este momento acabo de leer su última carta, así que retengo el correo que le había escrito esta mañana. Ayer remití una carta a la ONU, copia adjunta para que pueda ver mi estado de ánimo. Estoy quemado con estos monos, pues puedo ver que el retraso en solucionar mi problema es para prolongarlo por algún tiempo todavía. Es desalentador, pero no me desanimo, me hace sentir disgustado, simple y completamente si eso significa en absoluto.

         Este asunto de religión es un dolor en la nuca todo el tiempo – Solo piénselo, en 1933 representé al Budismo Oficialmente, cerca de veinte países Budistas, incluyendo al Dalai Lama en persona, en el Parlamento Mundial de Fes en Chicago (World Parliament of Faiths), pero unos meses más tarde las autoridades de Emigración me dijeron que puesto que el Budismo, no siendo una religión en el estricto sentido de la palabra, consecuentemente no era yo un Ministro Religioso. Años más tarde, en la Habana, presenté mis documentos como Obispo de la Iglesia Liberal de América, Observador de la Iglesia Gnóstica Mundial (Francia) y Jefe de la Comunidad Esenia (Jerusalén), y se me dijo que yo era simplemente un partidario de algunas sectas (asqueroso, no!), entonces el cónsul, que en absoluto lo fue, me insultó diciendo que nunca podría entrar a los EE.UU, porque era un asiático, excluido por la Ley de 1924; en la medida en que eso le concernía, yo solo podría ser un “parásito cósmico”. Simplemente me encantó esa conclusión, y ahora realmente me pregunto si no soy un maravilloso parásito cósmico a punto de explotar algunos tremendos mitos. Pero, por el amor de Dios, no quiero volver a pasar por este asunto para probar si soy o no un Ministro Religioso. He dirigido Iglesias toda mi vida, prácticamente, y he estudiado y tomado parte activa en todas las Religiones conocidas, calificando en gran medida en todas ellas. Entonces, cuando me vi tratado como NO RELIGIOSO, solo tuve que reírme de  mis estúpidos inquisidores. Ahora, si por ser un Ministro Religioso se entiende que se es solo un poseedor de un título teológico de algún cuerpo religioso cristiano, rechazaría esta definición. Nunca supe que el Señor Cristo, o Buda o Sri Krishna y Mahoma tuviesen algún título universitario y certificado en sus bolsillos cuando aterrizaron en este maldecido planeta. Ni que hubiesen sido ni siquiera eruditos competentes o incluso meras personas alfabetizadas. ¿Por qué la gente tiene que volverse tan ridícula con sus demandas y caprichos o su tonto soñar despierto? ¿Quizás, como lo hicieron con Rabindranath Tagore, que no tenía título universitario, quieren mantenerme por fuera de algunos países decentes? Que risa.

         Si estas personas preguntan sobre mi fe, responda en mi nombre: FE EN DIOS A PESAR DE LA MAYORIA DE PRETENSIOSAS PERSONAS RELIGIOSAS DE ESTE PLANETA HOY EN DIA. No reclamaría ahora ninguna posición religiosa. Mi Fe es ESENIA. De otra manera, prefiero ser un amigo y servidor de todas las religiones (en la medida en que sean humanitarias y realmente piadosas).

         Verá que estoy resoplando alto y fuerte en las Naciones Unidas. Bien, ya es hora de que dejen de jugar con el tema de los refugiados. Soy un ser humano que necesita y quiere ante todo resolver su problema. Si Estados Unidos no es un lugar para una persona decente como yo, entonces no quiero llegar allá. No voy a regresar a Cuba solo para intentar nadar hacia Miami y ver si arribo a Estados Unidos. Este truco no es para mí, y si fuera a Cuba, después de todas mis tribulaciones desde que salí de allí, incluso podría pedir perdón a los comunistas y contarles la cruda verdad sobre la forma en que los países democráticos tratan a un anticomunista número uno como yo.

         En cuanto a ir a otro país para buscar luego el ingreso en América, no me importa hacer eso. Pero, ya me siento avergonzado por la estratagema, ya que tengo repulsión innata en andarme por las ramas para evitar legalidades y esquemas.  Al diablo con este tipo de cosas. Soy una persona decente, siempre lo he sido, y espero seguir así hasta que salga del mundo, con mis travesuras. Creo, sinceramente, que es una triste cosa que los refugiados, o los exiliados y los apátridas se tengan que encontrar en un país u otro para calificar al derecho legal. El hecho es que son seres humanos y víctimas de naciones que aman la guerra, no parece significar nada para los hacedores del destino de algunas naciones. Dios mío, dicen creer en Dios, pero me pregunto si Dios lo sabe. Si Él sólo creyera la mitad en la gente, este planeta no sería dirigido por fanáticos y cualquier cosa.

         En cuanto a obtener una residencia legal en cualquier país, me opongo a ser tratado como una simple bestia de carga. No aceptaré ninguna residencia que me sea forzada. Quiero hacer mi propia elección. Cuando nací, mis padres me dieron una nacionalidad (la británica), pero cuando la India fue abandonada, los británicos y los hindúes me desconocieron. Ahora quiero hacer mi propia elección. He elegido a Estados Unidos, por cierto, pero si Estados Unidos no me quiere,  me las arreglaré mejor. Es por eso que ayer escribí a la ONU, en este momento no había recibido las cartas que me usted me envió, así que tuve una corazonada,  o quizás una Iluminación Divina. Llámelo como guste, pero quiero residir legalmente en un país donde no exista ni censura ni limitación a los Derechos Humanos, como proclama tan ruidosamente la ONU. Quiero verdadera LIBERTAD, o me iré a vivir con las bestias del África Central, donde estoy bastante seguro de que me entenderán mejor. La ONU ha tardado cuatro años enteros para resolver mi simple problema de residencia legal. ¿Para qué diablos es buena esta ONU, de todos modos, si no quiere o no puede resolver un problema tan sencillo como el mío? No pido nada fuera de este mundo, o algo que solo se puede encontrar en la luna. Quiero que se me reconozcan los derechos humanos vitales, o dejemos de lado el programa de la ONU y demostraremos y haremos patente a todo el mundo que la Carta de Derechos Humanos de la ONU es una mera farsa y una señalada falsedad ultramoderna. Creo que incluso en mi tumba me levantaré y gritaré en voz alta la verdad sobre todos estos desagradables negocios.

         La gente de la World Church Service podría ser maravillosa, no lo dudo en lo más mínimo, y soy el primero realmente interesado en verlos triunfar. No es que esté siendo egoísta, pero quiero que todo el mundo sepa que algunos cristianos son realmente merecedores del nombre. Ahora, si esta tragedia se prolonga demasiado, tendré que ver si me admiten nuevamente en Cuba. Tendré que decirles cuánto lo siento por haber pensado tan mal acerca de ellos, y arrepentirme mucho, y también contarles cuán inhumanamente fui tratado desde que me dejaron zafar de allí en 1962. Si hubiera sabido todas las pruebas que tendría que afrontar desde entonces, me habría quedado allí. Después de todo, ellos no me asesinaron. El mundo de hoy esta ASESINANDOME al negarme una solución instantánea a mi problema como refugiado. Tal vez los refugiados tengan que ser muy afortunados para calificar al asilo y amplia ayuda. De todos modos, no pido ningún privilegio, y no me importa ningún tipo de caridad.

Por favor déjeles saber bien, palabra por palabra, cómo pienso, siento y vivo.

Gracias por todo, y acepte mis más puros pensamientos y bendiciones.

Pr. OM Lind

P.D. – Tengo la intención de salir de aquí, de todos modos, y ver si puedo encontrar un mejor trato entre los musulmanes y los salvajes en otra latitud.

Post Data. --- De nuevo respecto al Ministro Religioso. Si el mundo supiera que no soy aceptado como MINISTRO RELIGIOSO, y uno de la más alta dignidad y decencia, la burla estaría sobre aquellos que hacen denegaciones tan absurdas. Sin embargo, mi admisión en Estados Unidos ya fue negada bajo tal supuesto. Simplemente me niego a enfrentarme a ese desafío nuevamente. Una experiencia en la estupidez es suficiente para mi. Todavía lo es y siempre lo será.

Hoy, el Concilio Ecuménico de los Romanos afirma que el Budismo es una religión, entonces ¿por qué no aceptar el Budismo como una religión en Washington? ¿O es el Departamento de Estado más apto para juzgar?

Además, YOGA es una religión en el mejor de los casos. Soy uno de los dignatarios más altos en este campo, reconocido en todo el mundo. Incluso el Papa o el Catolicismo Romano aclama la Yoga como una forma religiosa. Pero los autores intelectuales de Washington se reirán muy tontamente de tal afirmación. No puedo pretender ser un prelado romano, o un ministro metodista, o qué se yo, ya que no me proclamo así, y frente a mi conciencia, simplemente no lo haría. Sin embargo, debo ser una especie de hombre religioso puesto que soy un líder de gran reconocimiento. Incluso los musulmanes me respetan como un guía espiritual. Pero, por supuesto, en Estados Unidos igualan la espiritualidad con los asuntos de algunas iglesias y grupos espíritas, por lo que no se considera una religión. Algunos funcionarios oficiales deberían regresar a la escuela y aprender qué es una religión.

En Suiza hoy, un grupo ateo había desafiado a Billy Graham a una aparición pública para demostrar que Dios existe. Ellos contestarían las pretensiones, desde luego. Les escribí pidiéndoles que me dieran la alternativa si el Sr. Graham ignoraba el desafío. YO LES PROBARIA QUE DIOS EXISTE, o sea el real, no alguien con bigotes montado en las nubes, que ningún comunista puede encontrar en su camino a la luna. Estoy bastante seguro de que ningún cristiano puede probar la existencia de Dios en los supuestos presentados por los sistemas religiosos actuales. No obstante, científicamente, puedo ofrecer evidencia absoluta, y lo haré si tengo la oportunidad. Una cosa que debemos admitir sobre los ateos y agnósticos, es que son osados y tremendamente sinceros, y en lo más mínimo tontos. Simplemente no creen en todo lo que les dicen. No es de extrañar que estén siendo tan admirados por las nuevas generaciones hoy en día, mientras que las iglesias están perdiendo elementos.

De hecho, obviamente tendría que emitir yo mismo algún certificado de Ministro o Hierofante o de Maestro Sanador, considerando mi posición en el mundo hoy. Que broma sería esta. ¿No es completamente ridículo? Sin embargo, esta es la situación. En América cualquier astrólogo, espiritualista, ocultista, cientista cristiano, es un Ministro Religioso, simplemente porque su organización está legalmente registrada como una Iglesia. Sin embargo, si algunas personas de verdaderos Cuerpos Espirituales o Religiosos antiguos aparecen sin un “Certificado” en su bolsillo, como me sucedió en 1933, se le niega todo derecho religioso.  Bueno, si tal es el caso, ¿por qué molestarse en discutir con gente de mente tan estrecha? Es mucho mejor no tener un estatus religioso que ser maltratado por personas que juegan con la religión (como lo expresó maravillosamente cierta vez Kierkegaard).

En las Naciones Unidas, por otra parte, me atendieron en 1959, cuando surgió mi problema con el comunista Castro, de una manera bastante agradable, porque yo encabezaba la Misión Cultural y Espiritual en Cuba. Puede saber que cientos de organizaciones religiosas y no religiosas protestaron por mi arresto y martirio. ¿Cuántos Ministros Religiosos hoy pueden pretender tal calificación?

Pero la World Church Service habrá de demostrar su valor en mi caso. Veremos qué pueden hacer. Tienen mis archivos en la ONU. Ahora, si la política y el fanatismo resultan ser más poderosos, de alguna manera, lo lamentaré mucho por este cuerpo religioso, ya que parecen tan maravillosos y sinceros. Pero muchos otros lo han dicho antes: POR SUS FRUTOS LOS CONOCEREIS. Lo haría “si mi Religión se muestra incapaz de resolver un solo problema, no la quiero, y debo cambiarla de inmediato. Ninguna religión es digna de su vocación si falla en resolver un solo problema humano. ¿Cómo puede, de hecho, reclamar poderes o asistencia divina?.

Bien, veamos qué viene después. Si no me quieren como Ministro Religioso, podrían aceptarme como guía espiritual, que es de categoría superior. Si no, simplemente no quiero ir a América. Prefiero encontrar otro país donde los seres humanos sean más respetados cuando valgan algo.

Pr. OM Lind