Imprimir
Visto: 1277

 ¡ UNA POSE SIMBOLICA Y TODO SE ARREGLA !

 

yogaabsurdos

 

Pregúntese a cualquier hatha yogui lo que es o para qué sirve una pose (mudra) y no sabrá qué decir. Sus profesores tampoco sabrán explicarse mejor, porque son todos improvisados y lo único que pueden hacer es repetir lo que dicen los libros.

Ahora bien, no hay un sólo texto de hatha yoga que no haya sido escrito por un teosofista, y esto se entiende mejor cuando se piensa en el por qué o en la utilidad de las poses simbólicas o MUDRAS. Desde luego, no se trata aquí de un mimetismo ni de poses estéticas o dramáticas, sino más bien de una acrobacia de circo del tipo sostenido. Fue creado por el Obispo inglés de la Iglesia Holandesa, C.W. Leadbeater, pero que ideó su propia Iglesia Católica Liberal, y como la ley Inglesa no permite el desnudo animado sobre los escenarios públicos, esas poses (mudras) son lo más fijas posibles, como las de un bataclan inmóvil. Es que el hatha yoga se practica generalmente desnudo. Se trata de respetar la tradición inglesa, aunque no la India.

El Obispo Leadbeater escribió además dos obras que figuran como súper producciones maestras más monumentales que las pirámides que es obra de genios o que los Himalaya que es una maravilla de Dios: Los Chakras o los Centros Magnéticos Vitales del ser humano y Química Oculta. Los lectores inteligentes pueden juzgar por sí mismos; pero si quieren la opinión de un Ingeniero en electrónica que es también profesor de Nucleología, entre otras cosas, diremos que el autor es un yogui loco de remate o alguien que se burla del mundo que raciocina. Merece el premio universal y eterno de la literatura idiotizadora. Es asombroso como se pueden escribir imbecilidades a veces, y encontrar editores y lectores…. Pues bien, este insigne portento de la teosofía ha visto… en el astral (!) que tal o cual posición del cuerpo tiene, adquiere o desarrolla ciertas virtudes o poderes espirituales además de condiciones de salud o un aumento de vitalidad, o sea de virilidad. Así, ya las poses o figuras (mudras) se confunden en méritos con las acrobacias (asanas), pues van invariablemente juntas, o sea cada nueva disposición del cuerpo tiene un doble sentido. Se ha sintetizado de este modo diversas enseñanzas y prácticas de diferentes expresiones religiosas indostánicas, un verdadero gulasch místico con salsa de ciencia infusa de la más acabada superstición o charlatanería.

Según el ínclito genio teosofista en referencia, una determinada pose simbólica “llama’ las fuerzas Divinas, y otras impiden que nos coman los tiburones, mientras otras nos ponen a salvo del cólera o de los ladrones. Si esto no es superstición de parte de quienes pretenden ser hatha yoguis y/o charlatanería de parte de quienes presumen enseñar hatha yoga, que Dios en persona nos diga qué es. No podemos concebir la menor excusa para tales insensateces. Por fortuna, hay poses (mudras) sencillas, pero siguen siendo un tanto ridículas por más que no hagan daño; pero las hay que por ser más acrobacia (asanas) que otra cosa, son casi siempre absolutamente peligrosas para la salud mental y física, y es ahí que nos creemos en el deber de condenar esas prácticas. Ningún médico competente u hombre de ciencia que sea serio podría recomendar esa hatha yoga, pues creemos sinceramente que es preciso no estar del todo en su sano juicio para entregarse a tal superstición, poniéndose por añadidura en mano de charlatanes iletrados e irresponsables.

Sabemos que hay gente que se dice distinguida y que tiene actitudes de encopetadas, que acude a esos charlatanes lo mismo que a “astrólogos”, “videntes” y “médiums espíritas’ para hallar la felicidad, para oír zalamerías con sonrisas filibusteras... o para que se les dé una fórmula para adelgazar y ser más sexual... Bien se ve que son personas angustiadas o emocionalmente desequilibradas, y tal vez con problemas psico-afectivos, traumas mentales y hasta desajustes espirituales Pero en tales casos, de hecho, no es a los ignaros explotadores de la ignorancia y desdicha ajena que se debe recurrir, ¿Por qué no hacerles confidencias al médico especializado o al sacerdote que más se respeta? ¿Por qué convertirse adrede en presa fácil de mercaderes del misterio o de misteriosos curanderos que nada curan y que se enriquecen con los secretos de la gente tonta?

No es en la magia hindú que vamos a encontrar salida a nuestras cuitas, o soluciones a nuestros graves problemas, ni satisfacción valedera y durable para nuestras inquietudes, confusiones y preocupaciones. La casi totalidad de la gente vive en la miseria, en la ignorancia y presa de enfermedades en la India. ¿Por qué no se aplica allá primero toda esa magia maravillosa? Además, en dónde se ha visto un “astrólogo” sin problemas y feliz, o un “médium espírita” que goce de buena salud y de verdadera sabiduría? Hay que desengañarse, el hatha yoga es para desdichados dispuestos a enriquecer explotadores de la credulidad humana, o bien para semi-dementes y súper-locos que no conocen su propia dicha, que pignoran para siempre al hacerse clientes de tales charlatanes.  Diremos más: abdican de toda dignidad y claudican ante la majestad de los poderes de su propia inteligencia.

Según la literatura teosofista, la postura del Budha, pretenden estos hatha yoguis hinduistas, place a Dios y atrae las bendiciones de Brahma. Esto si que es toda una bandeja de una sola vez, y para comprender algo es preciso acogerse a un Curso de Teología, de otro modo nunca se conocerá las delicias de lo inferido. Es que el Dios cristiano dista de parecerse a Brahma, y Budha no tiene nada de Dios ni de religioso, y en fin, ¿qué diablos tiene que ver la manera de sentarse uno con las virtudes Divinas?

Eso de adelgazar con sólo asumir una pose tiene bemoles. Tal vez no lo sepan los regordetes y las damas deformadas por las grasas y la celulita, pero estas materias excedentes son sobre todo debido a choques psíquicos, a graves problemas mentales, o a impresiones demasiado fuertes o dolores por demás intensos. ¿Cómo van a saber cual es la causa de la obesidad los charlatanes que no saben distinguir un dolor de cabeza de una neuralgia, o un cólico de una disentería? — Ciertamente, las emociones, las bruscas desilusiones, las preocupaciones, las psicosis y las graves inquietudes perturban el hipotálamo, provocando así modificaciones del equilibrio electroquímico de los coloides conjuntivos, y con ello una “sed” anormal de los tejidos. También hay los edemas debidos a disfunciones cardiacas.

La nueva moda consiste ahora en fungir de profesor de hatha yoga, añadiéndole algo de pitonismo, de “médium” y de fabrica de horóscopos astrológicos. Eso sí que es llevar algo lejos la sofística hindú; pero es preciso darse cuenta que nacen por lo menos diez tontos cada minuto. De esta manera ya no es necesario hacer viajes hasta la India o bien de un extremo a otro de la urbe en pos de los charlatanes de moda o más en boga; se va al hatha yoga más popular y ahí se encuentra todo lo que se puede anhelar, pues en resumen de cuentas todo es “cuento” y quien cree que se vuelve saludable, rejuvenece y embellece por el simple hecho de asumir ciertas poses simbólicas o acrobáticas está con toda seguridad maduro ya para creer en cualquier insensatez.

Con razón la clientela del hatha yoguismo, tarde o temprano, acaba siempre en el hospital, a menos que se refugie en una Academia de YOGA INTEGRAL CIENTIFICA, donde la charlatanería y la superstición no sabrían mostrar su cara.

No vemos a nuestras víctimas de ciertas flatulencias acudir a los hatha yoguis en demanda de cura y éstos recomiendan “poses” con nombres de animales, que es una manera de decirles a sus “clientes” lo que son de veras. Cómo deben sentirse las damitas que se entregan al hatha yoga, y su maestro de sapiencia teosofista le recomienda la pose de “la vaca”, a menos que se equivoque (cosa que bien puede suceder, qué carai!) y recomiende la del cocodrilo, o del pato, o la del automóvil en plena noche, o del cocotero! No dudamos que se podría dar el caso.

Hay también obesidades que son casos de diabetes emotiva, pero el hatha yogui ignorantón no se preocupa por hechos tan baladíes, como tampoco le molesta que su “tonto de cliente” está con ictericia o una apendicitis, o lo que fuere. Si el “tonto” deja de ser cliente porque se muere, allá él, pues no habrá sabido apreciar las maravillas de la magia hindú encerrada en el hatha yoga teosofista y despreció la juventud eterna y la salud sublime así como las delicias del amor perfecto cuyos secretos tan sólo sabe y brinda la Madame Sutana o el hipercósmico Mengano.

Ahora, la obesidad no es siempre el resultado de un desequilibrio químico y tenso-eléctrico de la ninfa que baña los tejidos conjuntivos, pues puede ser una acumulación de excedentes de grasa. En este último caso, la dieta, los deportes, la vida activa suelen bastar. Los hatha yoguis creen tener la exclusividad para el adelgazamiento, pero hasta la simple gimnasia de salón puede bastar. El amplio reposo casero, la relajación, el distenderse, la decontración mental, emocional psíquica, nerviosa y muscular, hasta el sueño y el silencio son también medios ideales, pero qué pueden saber de esas cosas los improvisadores instructores de hatha yoga que vemos por ahí, que de mundanos arruinados artistas fracasados, políticos en desgracia o desobrados sin profesión se convierten de la noche a la mañana en estupendas Doña Isis y superlativos Profesores Júpiter (1). Los propios médicos, si no son especializados, conocen muy poco de todas estas cosas de la biodinámica humana, así que no pueden sino asombrarse, o asustarse y desconcertarse, cuando se ven charlatanes de éstos que LO-SABEN-TODO, que todo-lo-curan, que garantizan la belleza con silueta así como la perfecta felicidad, y por añadidura prometen juventud duradera a quienes puedan pagar sus visitas. Bien sabemos que la sugestión obra milagros, pero aun esto exige técnica con conocimientos especiales, bien sea del médico calificado o del educador competente, o del respetable mentor moral. De otro modo, el mundo se hunde en el caos de las desilusiones o de la villana explotación del dolor y de las desdichas humanas (2).

No hay duda de que se debe hablar más de la YOGA INTEGRAL CIENTIFICA!

Pr. OM Schernrezig Lind

___________________
(1) Consúltese nuestra obra HATHA YOGA (La Yoga de los tontos) — Estudio clínico histórico en el cual citamos notables eventos y bien conocidas personas.

(2) REVELACIONES SOBRE TEOSOFIA, MASONERIA Y ESPIRITISMO. Extraordinario documento humano con hechos sensacionales que causan pavor. Los estragos del ocultismo, la charlatanería y las secretas confabulaciones son tan grandes y múltiples que requieren una urgente y valiente denuncia pública y una acción mundial para su extirpación cual peligroso cáncer social, si no se quiere ver  a la humanidad explotada hasta la extenuación por tales mafias que son verdaderos flagelos tan terribles como el COMUNISMO.