Imprimir
Visto: 248

Nota de Revista ARIEL: Reproducimos este documento encontrado en los archivos de la ALIANZA UNIVERSAL, sin fecha, escrito hace varias décadas, suponemos hacia los años cincuentas o mediados de los sesentas, por el Profesor Manuel Cuña, que no deja de sorprender porque aún en nuestros tiempos de inteligencia artificial y cuarta revolución industrial perdura en algunas de las regiones donde fue impuesto a sangre y fuego, bajo el terror, este nefasto sistema, y que pretende aún imponerse en varios países gracias a trasnochados acólitos y voceros que dicen enarbolar sus banderas políticas bajo los ropajes de justicia y democracia y en defensa de los más pobres y oprimidos, acompañando su accionar, en algunas latitudes, con el uso de las armas y la violencia que les ha caracterizado históricamente. Lo inaudito es que aún se presten oidos a semejantes adefesios, protagonistas hoy en varios en las arenas políticas en el mundo.

Lleva escrito de puño y letra un encabezado que dice: Excelente. Publíquese. (Firmado) Pr. OM Cherenzi Lind

Recomendamos la lectura de dos artículos publicados por Revista ARIEL del Pr. OM Cherenzi sobre este mismo particular:

Por qué no soy comunista:

 http://revista-ariel.org/index.php/categoria-escritos-pr-om-lind-schernrezig/509-por-que-no-soy-comunista

Muy a pesar, mio soy comunista por nombramiento especial del odio:

 http://revista-ariel.org/index.php/categoria-escritos-pr-om-lind-schernrezig/508-soy-un-comunista-por-nombramiento-especial

“Estudiantes como ustedes, deben aprender a ver claro” Pr. OM Lind

 

       

FRENTE AL COMUNISMO

 

EL COMUNISMO ES UNA PLAGA SOCIAL AL SERVICIO DE BAJAS PASIONES. SE DERIVA DE LA IGNORANCIA Y APOYA  EN LA MISERIA.

 

Es preciso finiquitar el reinado del terror comunista en el mundo. Kut Humi

Sí, amigo … Sí, querido lector o lectora: es preciso poner fin al reinado del terror comunista en el Mundo. Es urgente aplastar y barrer este odioso microbio.

Pero no porque lo demanden individuos, grupos o sectas más o menos interesados en eliminar estorbos para imponer sus inciertas doctrinas o apuntalar su hegemonía tambaleante, sino por imperiosa exigencia del Alma Humana cuya “Voz Silenciosa” clama a gritos por liberarse de las trabas económicas, físicas, morales y espirituales a que la han sometido, desde tiempos, experimentadores político-sociales poco escrupulosos de atemperarse a los resultados prácticos de preconcepciones filosóficas aparentemente sugeridas o dictadas - en principio - hacia el mejoramiento de las condiciones vitales del hombre y la felicidad común: personal, hogareña, nacional y universal.

En dirección a estas metas bien intencionadas (hálitos connaturales de cada corazón humano), se suceden históricamente soluciones diferentes en la arquitectura y andamiaje, y también distintas en los asientos, módulos y artilugios, sin que hasta el presente siglo se haya logrado la cristalización de sistema alguno gubernamental con derecho a proclamarse panacea salvadora, directora, regeneradora o rehabilitadora de la especie de los hombres.

Incluso las Religiones (a pesar de afincarse en bases de moral supernales y ecuménicas) han fracasado al ingerirse o interferir en los asuntos afectos a la vida civil de los pueblos, por lo que, tampoco, ninguna puede abrogarse primacía sobre las demás en sus empeños paradisiacos superlativos.

Tal es la verdad de nuestra centuria “de las luces”. Triste apotegma irrefragable, heredado del pasado y recrudecido al presente, después de innúmeras formas y reformas, ensayos, reensayos, cosidos, zurcidos y remendados; ideados por cerebros de mayor o menor equilibrio, visión o percepción, pregonados en voz mayor o menor, e impuestos, eso ¡sí! en contraposición a la excelsa máxima crística del Amor, exaltada hasta el auto sacrificio por cada uno de los Grandes Mentores y Amigos de la deificación del hombre terrestre.

Total: la continuidad secular del desbarajuste permanente entre “los de arriba” (directores) y “los de abajo” (dirigidos).

Secuencias: odios, sangres, lágrimas… miserias apocalípticas periódicas…y un descenso en la sensibilidad, emociones y sentimientos humanos, incognoscible en los pretéritos cavernarios e inexplicable al sentido común inteligente.

Consecuencia: regresión al instinto pre-animal (ignoramos que los animales sean enemigos entre sí…)

Final (in crescendo): degeneración de las éticas normativas de la civilización: primera Gran Masacre Internacional; nacimiento y desarrollo de los microbios bolchevique, nacista, fascista, geopolítico y demás cohorte de virulencias enrigementadoras de la masa corderil, presta al cencerro demagógico del más bilioso, trapacero, energúmeno o vocinglero… Segunda Guerra Mundial, inconclusa, y…plenitud stalinista.

¿No se hecha de ver a las claras, pues, cómo la extensión de la plaga social soviética corre parejas con el desarrollo de las bajas pasiones? ... Preciso es ser miope o… comunista del rebaño, porque los “aristócratas de la partida” (que no partido) sí saben manejar el fenómeno a la perfección; es el secreto de supervivencia; si no el único el fundamental para mantenerse nacionalmente en el poder, en exigua minoría, infiltrarse por comunidades y Estados de idiosincrasias contrapuestas, jugar al toro con las democracias y acariciar sueños de dominio universal.

¿Dónde no hay bajas pasiones?... ¿Dónde no abunda ignorancia? ¿Dónde no existe miseria y miserabilidad?… ¡Ah! ... Pues es en esas llagas humanas donde se enquista y crece el verme Kremlimniano, desde su aparición en el escenario económico del mundo.

¡Desterremos esas lacras, y la cuadrilla del Zar Rojo, salvará por sí misma (si le dan tiempo) de un salto veloz, la distancia que los separa de las nieves siberianas!...

¡Oh!... y que peso sacaríamos de encima a los ¡180 millones! de rusos en forzada servilitud, aislamiento del mundo, trabajos forzados, esclavitud de pensamiento… encadenados, en fin, a un régimen de temor, castrador de consciencias y eunucador de voluntades!...

Sí, sí. Comprendamos los métodos operativos de la “partida” moscovita, ataquemos las raíces de la epidemia y ahorremos los peyorativos. Surgió al calor de desarmonías y subsistirá mientras existan o pueda provocarlas en el interior o exterior del país. De ahí que fracasen todos los esfuerzos de concordia machaconamente desplegados en reuniones y conferencias por los Gobiernos amantes de un orden mundial pacifico, amical y perdurable. Establecida la armonía desaparecerían sus fundamentos vitales; y el Politburó reptilesco y provocante, la Checka de 200 mil sicarios chacales, la MVD (policía secreta) con sus dos millones de activos perros rastreadores y varios millones más de soplones castrados, la “Pravda” corrosiva, el militarismo ingente maquinal y supra prusiano; la enseñanza contra humana, la legislación infra-natural, la moral satanesca, la estética paranoica igualitaria, la difamante y fementida a filosofía anticapitalista-burguesa, la feróstica antiliberal, antidemocrática, antignóstica, el contra universalismo, la contra evolución, el antihumanismo, el anticristianismo, antibudhismo y el contradeísmo; … todo, todo el venenoso artefacto infamante corroedor de las esencias perfectivas del ser humano, en que a 33 años discurre, trabaja, come, goza, piensa y muere (¡sí que muere!) el sufrido y paciente, confiado, nostálgico y místico pueblo ruso, complejo y heterogéneo cuál ningún otro de la tierra: y… toda esa “tela de arácnida monstruosa y sutil” urdida en el dantesco telar del imperator de la hoz y el martillo (ex clérigo fracasado), cuyos hilos retorcidos, miméticos y traicioneros, son casi siempre inasibles (por su virtud “camaleónica”), pero se extienden y enlazan hasta límites, lugares, hogares, sociedades, e individuos insospechables e insospechados; y… todo ese “rulo” gigantesco, arteramente gestado, celosamente encofrado y zorrilmente galvanizado para lanzar a “ a la victoria final” y que al presente obliga a las naciones y hombres libres a mantenerse en cien pares de ojos abiertos y perspicaces (¡recuerden Pearl Harbor!..); todo…todo el cuerpo minotáurico, nominado comunismo, se hundiría prestamente en el fango del Leteo - cual nefasta experiencia - si se reestablecen los vínculos y nobleza internacional, se abren las ventanas a la luz de la verdad y se destierran e imposibilitan las causas originarias de miserias: económicas, físicas, éticas y estéticas.

Mientras tanto: - ¡A las armas! ¡y en guardia!...

Profesor Manuel Cuña

Nota: Se autoriza la reproducción.