Imprimir
Visto: 905

 Granos de Oro

Tomados de:

PANORAMA INTIMO DE UN SANTO SANTUARIO

(Original en Francés)

 

 Gran dolor, gracias. A pesar de todo, nada se pierde en la vida. Vuelve uno a la gran corriente, a medida en que uno se purifica y al mismo tiempo se eleva. Es un sacrifico, si uno quiere, que se agote así. Pues todo en la vida debe rescindirse, refundirse y sintetizarse.

 En mi gran soledad, miro hacia las montañas e invoco a los vientos para decirles lo que también digo a los rayos del sol y a los astros que parpadean en la inmensidad infinita, para hacer mis votos los más profundos de mí ser, a fin de que sean llevados hasta mis seres queridos que me olvidan.

 Se dice que las pasiones ciegan. Nunca se dirá lo bastante para rehacer toda la verdad respecto a esto. Las pasiones envenenan las almas, desangran de por vida los buenos corazones, y representan maldiciones vivientes.

 Ver un ser que nos es querido zozobrar en la infamia y dejarse arrastrar sin voluntad de recuperación, es un espectáculo infinito de desgarramiento íntimo. Es peor que la muerte, pues por lo menos no se puede decir nada mal de ella, por cuanto es ineluctable e indispensable

 Se ve las realidades de la vida a través del espejo que nos halaga y refleja.

 ¡¿A mis dos almas perdidas : ustedes se encuentran en la multitud, perdidas como dos granos de arena en la inmensa playa que frecuentan los desechos de la vida. Sin embargo, cerca de mí, son dos astros rutilantes, incluso soles admirados y amados por el mundo de los sabios. ¿Que hacen de ustedes-mismas, mis queridas almas perdidas en la lejanía!?


 

Maestro K.H.