Imprimir
Visto: 433

 con ciencia

 

Nuevo Libro:

CON-CIENCIA: Ciencia y Conciencia
Autor: Luis Eduardo Sierra S.

Director de la Revista ARIEL.
Presidente de la ALIANZA UNIVERSAL.
Instructor Titular de la Universidad Espiritual en Colombia.
Director de la Universidad Mundial Científico-Espiritual.

Tapa blanda. Tamaño 15x23. 270 páginas.
Fecha impresión: Abril de 2019
ISBN: 978-958-48-6015-6
Precio: $ 48.000 pesos colombianos – 16 USD
Pedidos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  +573176673210

 ----------------------------------------------------

 

Introducción del libro

Hace  apenas 600 años muy pocos conocían la palabra ciencia. El término científico sólo fue acuñado en el año 1840, desde entonces la ciencia ha transitado de la mano del denominado “método científico”. La palabra conciencia, por su parte, difícilmente figuraba en los textos anteriores a las últimas décadas del siglo XX, salvo en aquellos especializados en el tema, provenientes o relacionados en su mayor parte con Oriente. Una minoría se refiere a consciencia relacionándola con la capacidad del ser humano para percibir la realidad y reconocerse en ella, mientras que la generalidad utiliza la palabra conciencia en su condición dual, como conocimiento moral de lo que está bien y lo que está mal. Ambas palabras derivan de la misma raíz etimológica latina: conscientia.

Que se sepa, todos tenemos una conciencia, en virtud de la cual percibimos la vida. Sin ese aliento vital, quedaríamos reducidos a un compuesto físico-químico inorgánico, linfa, sangre, orina y excrementos. Se calcula que si extrajésemos todos los elementos químicos que componen el cuerpo de una persona adulta de 80 kg de peso, su valor aproximado sería de 134 dólares. Es de asumir que todos valoramos mucho más que eso nuestro cuerpo y nuestra vida. ¿De dónde proviene tal valoración?.

Convivimos a diario con mente y conciencia, ineludiblemente, dependemos por completo de ellas, aunque sin saber en qué consisten, sin certezas sobre sus naturalezas o constituyentes primarios. ¿De dónde surge esa fuerza o energía, la misma que se esfuma misteriosamente cuando sobreviene la muerte?. Para el ente humano constituye su mayor incógnita, su Santo Grial. Vivimos, pero sin entender lo que es la vida en sí, más allá de lo que se percibe con el escalpelo y el microscopio,  y estamos lejos de asimilar lo que es la Conciencia con los recursos que nos ofrece la ciencia bajo la cegatona lupa del método científico.

Algo similar ocurre con las fuerzas de la gravedad, las nucleares, la electricidad y las electromagnéticas en general, que constituyen las energías fundamentales de la naturaleza, acorde con la física de partículas. Nada en el universo físico escapa de su injerencia. No sabemos a ciencia cierta en qué consisten, pero las utilizamos día y noche de múltiples y extraordinarias maneras.

De la energía o fuerza mental mutismo sepulcral por parte de los jerarcas de la ciencia, como si no existiese, excepto por lo expresado por quienes reducen todo al zumbido de las neuronas y las sinapsis. Por supuesto, no se puede hablar de lo que no se sabe, o por lo menos no es prudente. Encumbrados personajes califican como una misma cosa psiquis, alma, mente, conciencia y cerebro. Otros, desde diversos miradores, nos hablan de subconsciente, inconsciente, conciencia cognoscitiva, cogitativa, cognitiva o psicológica, supraconciencia, Conciencia Universal o Cósmica.

Como lo veremos a lo largo de esta obra, por pretensiosa, arrogante y temeraria que pueda parecer esta aseveración, la cruda realidad es que el grueso de la humanidad, incluida la mayor porción del estamento científico, no tiene ni la más remota idea de lo que es la Conciencia, ni de los diferentes planos en que se desenvuelve, partiendo del más denso o sensorial hasta el más sutil o primigenio.

Si dividimos el vocablo con-ciencia, estaríamos aludiendo a una ciencia con conciencia, a la par que a una conciencia con ciencia. El curso de la historia nos revela algo totalmente distinto, en atención a que con la separación entre “ciencias útiles” y “humanidades”, la ciencia terminó reconociéndole supremacía a la materia y al utilitarismo, los dogmas de la religión industrial, menospreciando a su vez a la conciencia bajo la premisa de que no aplicaba al escrutinio del método científico. Un INRI le fue impuesto por esa vía al ser humano al subyugársele al servicio de la ciencia, en lugar de estar la ciencia al servicio de la humanidad.

La psicología científica, que empezó siendo definida como la ciencia de la conciencia, terminó endosándole su estudio a la neurobiología, con lo cual la conciencia quedó encarcelada en el cerebro. La psicología se dedicó a los procesos cognitivos adquiridos mediante el sistema sensorial, asimilándose de esa manera más bien a una física inorgánica. La filosofía tuvo que asumir la custodia y estudio de la conciencia, a manera de minusválida hermana menor de la ciencia, que le sigue recelando con aires de desdén y agigantada superioridad.

Llevamos cinco centurias ininterrumpidas en que Occidente ha desarrollado su visión científica con base en las ciencias inanimadas, ciertamente con resultados impresionantes, acrecentados exponencialmente en el último cuarto del siglo pasado, más lo que va del actual. En cuanto a las ciencias de los seres vivientes, su campo de acción se irradió fundamentalmente desde la biología y la fisiología hacia múltiples ramificaciones, igualmente con enormes logros.

En este libro, pasaremos por los hedores de la inquisición hasta el nacimiento y desarrollo de la  teoría cuántica, el boom de la biotecnología, la inteligencia artificial, que se involucra en todas, y la nanotecnología. He aquí los grandes pilares sobre los cuales se edifica el progreso científico moderno. Revisaremos sus hitos más destacados, sin ahondarlos, toda vez que estos temas serán tratados en profundidad en dos libros que publicaré próximamente en el siguiente orden: “Desde la física cuántica hasta la conciencia” y “Ciencia y tecnología a la luz de la conciencia”. Además del presente, un cuarto libro complementará  este peregrinaje por los campos de la ciencia y de la conciencia: “Vida consciente”.

Por su formidable impacto en la sociedad, las tecnologías digitales, producto de la Inteligencia Artificial, se ubican en la cúspide de la pirámide, auxiliadas por el manejo de datos a gran escala (Nube y Big Data), posibilitándose con todo ello el arribo de la denominada Cuarta Revolución Industrial, en pujante ejecución hoy y que plantea un mundo futurista que modificará a su paso sustancialmente la vida y las relaciones humanas.

La automatización resultante, sobre todo en amplios sectores de la industria transformadora y del comercio, afectará cada vez más el uso de la mano de obra tradicional y le generará ingentes réditos al P y G de los inversionistas. En este mundo digital, integrado, interconectado y virtual, prevalecerá el talento sobre los bienes de capital. Los sistemas inteligentes se están convirtiendo en el instrumento predilecto de poder a nivel de gobiernos y empresas, por ello enormes cantidades de dinero están siendo invertidos por parte de privilegiadas y famosas corporaciones.

Aunque estamos si acaso a medio camino en esta maratón, casi toda la población mundial se encuentra ya afectada, directa o indirectamente, para bien y para mal, por la Inteligencia Artificial. Una nueva peste o azote ha surgido, la obesidad digital, una especie de narco dependencia a la realidad virtual que nos aprisiona al yugo hipnótico a celulares, ordenadores, tabletas, y videojuegos. Los facultativos los están rotulando como “fármacos digitales”, “heroína digital”, “cocaína electrónica”. Los tratamientos están resultando más dispendiosos que los aplicados a los adictos a las drogas duras, con el agravante de que los obesos digitales se cuentan por millones y esparcidos por todos los países del globo afectando indistintamente a todos los estratos sociales. ¿Acaso a esto era que aludía Einstein cuando afirmaba que el día en que la tecnología sobrepasase nuestra humanidad el mundo tendría una generación de idiotas?.

El vertiginoso progreso tecnológico, representado en la Inteligencia Artificial, el internet de las cosas, la mejora biológica humana y las interfaces cerebro-ordenador, han dado lugar a su vez a lo que se conoce hoy como “singularidad tecnológica”, entendiéndose con ella el arribo hipotético de la Inteligencia Artificial en condiciones superiores al control y la capacidad intelectual humana. ¿Dará lugar la fusión entre tecnología e inteligencia humana a que la tecnología domine a la postre a la biología, desembocando en una inteligencia superior no biológica?. Con tal presupuesto, un computador, una red informática o un robot podrían ser capaces de auto-mejorarse. A medida que la máquina se hiciese más inteligente, generaría una cascada de auto mejoras y el incremento de máquinas súper-inteligentes.

Al tropel de inventos y tecnología posibilitados por la Inteligencia Artificial y la Cuarta Revolución Industrial hay que añadirle ahora la amenaza de la ciberguerra o guerra cibernética, también calificada como guerra informática y guerra digital, haciendo referencia al ciberespacio y las tecnologías de la información como el campo de confrontación en que se llevarán a cabo los nuevos conflictos. 

Agréguese a todo lo anterior el “Internet de las Cosas”, por medio del cual se establecerá una interconexión digital, ya no con las personas sino con objetos cotidianos, de constante uso, con Internet. Pronto estaremos sumergidos de lleno en un escenario en el cual la ciencia ficción sobrepasará en realismo a la realidad misma a la que estábamos acostumbrados, al menos en lo que al mundo de las formas se refiere.

El oscurantismo predominante respecto a mente y conciencia proviene pues de que la ciencia del ser humano quedó a la zaga de las ciencias utilitarias. Resultado, el archicivilizado homo sapiens de nuestros días sabe mucho hoy del mundo que le rodea y de su constitución física, pero es un colosal analfabeto de su mundo recóndito, de su constitución mental, un extranjero dentro de su propio fuero. El oráculo délfico nos exhortaba con el famoso “Conócete a Ti Mismo”. Sus ecos retumban hoy, con mayor estruendo, adentrados ya en la era digital, transcurridos 2500 años desde su enunciado en Grecia, pero estudiado y enseñado con mayor profundidad varios siglos atrás en ciertas regiones del Asia Central.

La ciencia occidental aborda al hombre con un sentido fragmentario, reducionista, mecanicista, determinista y materialista. La oriental lo hace desde un punto de vista holístico, integrador, espiritual. Por fortuna para todos, Oriente y Occidente vienen conciliando sus respectivas sabidurías, sobre todo a partir del primer cuarto del siglo XX, gracias al concurso de connotados personajes en distintas áreas. Ciencia y espiritualidad están dándose la mano, no para convertirse ni para conquistarse, sino para aprender la una de la otra.  El místico y el físico cuántico constituye un claro ejemplo, ambos están arribando a la misma conclusión: el uno partiendo del reino interno y el otro del mundo exterior. La interface cerebro-ordenador nos conducirá también, más temprano que tarde, a una exploración con sentido práctico del uso de la mente misma, dando lugar a la configuración e implementación de una especie de tecnología espiritual, para el beneficio de la humanidad.

El objetivo central de la ciencia debiese ser mejorar las condiciones de vida en el planeta, que incluye detener y revertir su destrucción. Que la humanidad no siga esclavizada atendiendo a los intereses de la ciencia en desmedro del ser humano. Si mi bienestar depende en definitiva del de los demás, tanto como mi sufrimiento, la ciencia tendrá que impregnarse y saturarse de humanidad. Pretender apagar el incendio en mi camarote, cuando se está quemando el barco, es una soberana imbecilidad. Pero pasa, y más frecuente de lo imaginable. Basta con que cada uno observe dentro de sí. La ética tiene que ocupar el lugar que le concierne dentro de la ciencia. Que pueda prevalecer el sentido común, el menos común de todos si nos circunscribimos a los hechos.  El gran capital y los gobernantes de turno precisan un re-direccionamiento de sus intereses y empeños hacia ese objetivo, así sea para que puedan mantener sus privilegios y hegemonía. 

Crisis y soluciones tienen sus asientos en el magma humano, o sea en la Conciencia. Es elemental por ende que su estudio, penetración, comprensión, asimilación y expresión se erija como el más trascendente, urgente y necesario, a la vez que el más útil, vital  y bello, puesto que de hecho afecta a toda la humanidad e involucra todo el saber humano, a manera de eje convergente. Bien puede clasificarse a la ciencia de la conciencia como la ciencia de las ciencias, la ciencia por excelencia. La humanidad evolucionará en armonía y equilibrio en la medida en que la rescate de la subvaloración a que la ha sometido por cinco siglos la ciencia oficial.

Un materialista y un espiritualista aceptan la misma definición, por ejemplo, del cloruro de sodio (sal), pero no se entienden en absoluto respecto a la definición del ser humano, no obstante que ambos lo sean. La humanidad es UNA SOLA, si sorteamos el cúmulo de barreras convencionales arbitrariamente impuestas por la sociedad mercantilista y la proliferación de ismos de todas las cataduras. El planeta es igualmente UNO SOLO, inmerso en la inconmensurabilidad cósmica que le sirve de aposento. Nuestra patria es realmente el Universo, pero no nos vivenciamos así, como Ciudadanos del Universo. Somos más que polvo de estrellas. Al inflarse el ego, perdemos esa cosmovisión.

El abordaje y aprendizaje de la conciencia en todas sus fases, pero sobre todo en los planos superiores de la realidad universal, se lleva a cabo solamente a través de la conciencia misma, por indelegable acción directa, de la misma manera en que sólo se satisface el hambre comiendo por sí mismo, he ahí el mayor escollo a trascender. Cuando artista y obra de arte se funden en uno solo, como la gotica de roció se funde con el océano de la vida, ya no queda lugar para el observador ni lo observado, ni para un adentro y un afuera, ni para lo grande o lo pequeño o el bien y el mal. Cosmos y macrocosmos se entrelazan en un eterno abrazo. A este estado se le denomina CONCIENCIA UNIVERSAL, y constituye el objetivo de la vida, sin que muchos tengan claro el por qué de sus luchas y anhelos en fin de fines.

Revisaremos los planos de la conciencia en el útlimo capítulo, una vez pasemos en revista lo que alecciona la ciencia académica respecto a mente y cerebro. Vamos a explorar de manera sencilla todos estos trascendentes asuntos, sin recurrir a tecnicismos confusos y tediosos. Para ello, nos auxiliaremos del legado que nos han otorgado renombrados hombres de ciencia, varios de ellos galardonados con el Premio Nobel en sus respectivas disciplinas, además de reconocidos personajes, tanto o mucho más importantes que los anteriores, quienes han dejado huellas indelebles y esclarecido derroteros en los senderos evolutivos de la humanidad, a manera de faros luminosos, y para el progreso armónico de la vida en general.

_______________

INDICE TEMATICO

Introducción.

Capitulo 1

Amaneceres de la ciencia hasta la Inteligencia Artificial:

Raíces de la ciencia y el método científico – La santa inquisición – Hypatia de Alejandría –  Copérnico, Bruno y Galileo – Separación de las “ciencias útiles” y las “humanidades” – Historiadores de la ciencia – Civilización egipcia – Cultura maya – Estudio de la mente – Psicología y neurobiología – Filosofía de la mente – Evolución de la biología y la genética – Proyecto genoma humano – Biología evolutiva del desarrollo – Genética, epigenética y reprogenética – La burbuja biotecnológica – Nanotecnología – Computación cuántica - Medicina e interacción con otras ciencias – Ciencias cognitivas.

Capitulo 2.  

Inteligencia Artificial (IA)  y la Cuarta Revolución Industrial (4RI):

IA – Objetivos de la IA -  Singularidad tecnológica – ¿IA, benéfica o perjudicial? – Cumbre mundial sobre la Sociedad de la Información - Interface cerebro-computador – Facebook y Building 8 – Bluetooth mental – Malware cerebral – China y la interface cerebro-máquinas espaciales – Control mental de drones y aviones – Universidad de la singularidad – Mundo dominado por robots – Sustitución de la mano de obra humana por robots –Escases de oferta de mano de obra calificada en IA – Reforma en el sistema educativo – Asimov y la alfabetización informática – Usos de la IA – Robots músicos – Personajes muertos regresan a la vida como hologramas – La industria aérea y la IA – Banca digital y el Bitcoin – Ingeniería cíborg - Robots industriales – El computador de mesa perderá protagonismo – Computación cuántica – Nube y Big Data - Internet de las cosas – Ciudades inteligentes – Mercadeo digital – Las 4 revoluciones industriales – Tecnología digital  y monopolios – K. Schwab y el Foro Económico Mundial - La 4RI – Tecnología subordinada a nuestras necesidades – Sedes de la 4RI – Tecnología de la información y las comunicaciones – La humanidad a punto de ser destruida – Errores informáticos catastróficos - Ciberguerra – Rusia, WikiLeaks y elecciones en USA – Hackers y virus informáticos – Ciberataques masivos – Ciberdelincuencia – Rusia y los ciberataques – Ciberarmas económicas – Drones equipados con misiles – Blancos de ataques – Ciberextorsiones – Biometría – Fake news – Populismo y demagogia en las redes sociales – La primavera árabe.

Capitulo 3.

Esclavos de la realidad virtual y de las máquinas:  

Obesidad tecnológica por exceso de calorías digitales – Adicción infantil -  El ceular, mucho más que un teléfono – Costos de las intoxicaciones mentales por la realidad virtual – Frontera entre lo físico y la realidad virtual - Fármacos digitales – Détox (tiempo sin pantalla) – El nuevo opio de las masas – Internet, Web y Deep Web - Ya son las máquinas las que nos preguntan – Robots fantasmas – Yo no soy un robot – Millones de toneladas de “basura” electrónica – Producción circular – Propuestas ONU – Desechos electrónicos en Nigeria – Coalición de residuos electrónicos de la ONU.

Capitulo 4.

Ciencia sin conciencia humana y del entorno:

Asumiendo una posición sensata ante la vida - Dios antropomorfizado – Agua en el planeta Tierra – Destrucción de fauna y flora – Cambios climáticos extremos – Catástrofes ambientales – Deshielo en la Antártida y los Himalayas – Recursos no renovables – Desafíos ambientales - Emisiones de Carbono – Ganado vacuno, el mayor contaminante – Producción mundial de alimentos y requerimientos – Dietas saludables y no saludables, obesidad y diabetes – El Panel Intergubernamental  de Cambio Climático – Protocolo de Kioto – Población mundial – Hipótesis Gaia – El ser humano, una anomalía cósmica - El Jefe Seattle – Amigos de la Tierra – Los sonidos de la Tierra – Opulencia obscena – Índice de desarrollo humano – Refugiados en el mundo – Divisionismo inhumano – Ciudadanos del Universo – Cómo hacer parte de las soluciones – Arreglando al individuo se arregla al mundo.

Capitulo 5.

El mundo engañoso y burdo de los sentidos:

La experiencia sensorial – Elaboración de impresiones – Selectividad sensorial – Percepciones sensoriales engañosas – Imperceptibilidad de la gravedad y las fuerzas electromagnéticas – Ilusiones ópticas – Tesla y las comunicaciones inalámbricas.

Capitulo 6.

El mundo inferior de los sentidos humanos en comparación con el de otras especies:

Geolocalización - Magnetosensación – Ecolocalización – Animales que prevén tormentas – Visión binocular – Olfatos agudos y glándulas odoríferas – El olfato canino y la detección de varios tipos de cáncer -  El color de la luz y su percepción – Organismos que viven 120 años sin agua y soportan temperaturas extremas -  Hibernación – Capacidad de levantar pesos – Organismos colectivos – Regeneración de tejidos.

Capitulo 7.

¿Qué tan humanos somos los humanos?:

Células humanas, estrellas y galaxias – Microquimerismo – Especies que habitan en nuestro cuerpo – Muerte y regeneración celular y neuronal – Ley de la conservación de la energía – Ecosistemas vivientes a kilómetros de profundidad en la Tierra – Organismos que viven miles de años – Microorganismos benéficos y perjudiciales a la salud humana – D. Chopra y los cambios en el cuerpo humano - Sistemas humanos – Olemos no sólo con la nariz – El ojo como receptor de señales luminosas.

Capitulo 8.

Ciencia y humanidad:

Visión egocéntrica y visión ecuménica de la ciencia – El lugar de la ciencia en la vida humana – Ética en la ciencia – La humanidad al servicio de la ciencia  - A. Carrel y el interés superior de la humanidad – Primacía de la materia y el utilitarismo – Supresión de la cultura intelectual – La riqueza lo es todo – Fragmentación del conocimiento y especialitis –Conflicto y reconciliación entre ciencia y fe – La ciencia, arma de doble filo – La ciencia al servicio de la humanidad, la vida y el planeta.

Capitulo 9.

Hacia una nueva concepción de la Ciencia y del Método Científico a la luz de la Conciencia:

Definición de ciencia – El método científico – Física cuántica invalida el método científico – Reduccionismo y holismo científico – Paradigmas y fundamentalismo científico – Guerras de la ciencia – La ciencia al servicio de los intereses económicos - Revolución en la ciencia – Sistema inmunitario ideológico – La ciencia avanza con cada funeral – La ciencia reprimida por dogmas - Cosmovisión científica – Física y metafísica - ¿Materia compuesta por no materia? – Ciencias ocultas y objetividad – Las teorías científicas evolucionan – Racionalismo y positivismo obstruyen lo esencial – Sociología del conocimiento científico – El espíritu científico abarca más que el método científico – Materialismo científico – Salto evolutivo de la ciencia actual.

Capitulo 10.

Sabios hacia afuera, ignorantes hacia adentro:

Exploración científica del espacio y la tierra – Turismo espacial – Ignorancia del campo mental y espiritual – Perdura la barbarie – La conciencia hipotecada – El desarrollo material – La ciencia desprecia a la conciencia – A. Carrel y la incógnita del hombre – Preguntas sin respuestas – El interrogante de la mente – Caos mundial como reflejo del caos individual – Ciencia sin fronteras – Más tecnología espiritual.

Capitulo 11.

Saludable encuentro entre las ciencias de Oriente y Occidente:

Visión científica en Oriente y Occidente – Mundo interno y externo – Tecnología industrial y espiritual – Barbarie China en Tíbet – Las montañas de Buda – China, potencia económica y militar mundial – Relación bilateral chino-rusa – Viraje del materialismo occidental hacia la espiritualidad oriental – Yoga en Occidente – Marketing, exoterismo y cretinismo humano – Del Señor Jesús y el cristianismo – Salvadores crucificados- Valoración del pasado y el presente – Religión, ciencia y tecnología – Transhumanismo – Budismo, una actitud ante la vida – Ciencia y espiritualidad se dan la mano – Física y filosofía – Fritjof Capra y el TAO de la física – Paralelismo en la física moderna y el misticismo oriental – Las ciencias orientan su mirada hacia Oriente – Pr. Omar Lind Schernrezig, primer divulgador del misticismo oriental en Occidente – Unidad y multiplicidad – Percepción más allá de los sentidos.

Capitulo 12.

Trascendiendo a René Descartes y su dualismo   mente y materia:

Dualismo alma y cuerpo, mente y materia – La visión mecanicista – Localización del alma según Descartes – Pienso luego existo – Diferencias entre humanos y animales – El discurso del método desvirtuado por la física cuántica – Materialismo vs idealismo – René Guenón: cuerpo y espíritu – La conciencia como ensalada mental diarreica – La concepción post cartesiana de mente – Unidad mente y naturaleza – No se busca lo que no se ha perdido.

Capitulo 13.

¿Es el cerebro el asiento de la mente?:

Definición básica – Mapeo cerebral – Estructuras multidimensionales – Complejidad cerebral –Consenso en la neurociencia – Frenología – El club del cerebro – Correlación tamaño del cerebro y coeficiente intelectual – Cerebro de Einstein – Hidrocefalia – Genética, fósiles y evolución cerebral – Museo de arte cerebral científicamente preciso – Imagen de resonancia magnética – Década del cerebro – Neurociencia y su estado embrionario – Proyecto cerebro humano – Confiabilidad de los escáneres –Iniciativa BRAIN – Locura DARPA – Redes neuronales artificiales mediante algoritmos – Casos inexplicables por la ciencia – Accidente de Phineas Gage – Bebe sin el 80% del cráneo y el cerebro – Genio sin cerebro – Hemisferectomía – Muerte cerebral – Lagunas en el funcionamiento cerebral – Accidentes con resultados inexplicables – Xenoglosia – Niños tibetanos – Infantes genios – Dones extraordinarios e inexplicables – Estados no ordinarios de conciencia – Experiencias transpersonales – Telepatía – Conexiones imperceptibles – Interfaces cerebro a cerebro – Resonancia mórfica – La mente se extiende más allá del cerebro – Percepciones extrasensoriales – Hipnosis y placebo – Sugestión y autosugestión – Jung y la psicología sin alma – A. Carrel y autoconciencia – Reorientación en  psicología, neuropsiquiatría y neurociencia – Biomimetismo – Cerebro artificial – Desconexión de los procesos físico químicos con la mente – Cerebro, glándulas endocrinas y chakras o centros de poder – El cerebro como dispositivo o almacén de información – Experimentos eléctricos en el cerebro  – Materialismo promisorio – Causación de la conciencia – Teorías ascendente y descendente -  El materialismo es metafísico – Ciencia New Age – Acercando la conciencia a las instancias de la ciencia – Ciencias cognitivas – Reconciliación entre ciencia y espiritualidad – La conciencia como fundamento de todo – El corazón como residencia de la mente – Interacciones cerebro-corazón – El campo electromagnético del corazón – Teoría de la inteligencia del corazón – Problemas fáciles y duros de la conciencia – Entrevista a Jacobo Grinberg – Matriz informacional – Dónde están las imágenes que ve el cerebro – La mente como proceso relacional – La ilusión de separatividad – Vida psicológica más allá del cerebro – Enseñanza sufí.

Capitulo 14.

¿Qué es la conciencia?:

Conciencia, el mayor enigma para ciencia y filosofía – Diálogo fecundo en la ciencia – Conciencia neurobiológica y conciencia cuántica – Interacción mente y materia – La mente como matriz de la materia – Todas las mentes son una sola – La obra del Pr. Omar Lind Schernrezig – Conocer la mente requisito para conocer la conciencia – La mente: un conglomerado de fuerzas – La mente como realidad física suprasutil y primordial – Despertar la conciencia a través del vehículo mental – Tipos de conciencia – El cerebro como accesorio – Freud y la conciencia – Los planos de la conciencia y la realidad – Psicología, ciencia del alma sin alma – Neurociencia más allá de las neuronas y el sistema nervioso - ¿Generan la vida los elementos químicos? – Una indigesta ensalada mental – Psicología evolutiva – La conciencia cósmica y la primera y segunda ley de la termodinámica – La partícula de Dios – Conciencia holística, no reduccionista – Ciencia con conciencia y conciencia con ciencia como paradigma – Estados alterados de conciencia – Experiencias cercanas a la muerte - Dios más allá del microscopio y el telescopio – La realidad universal sometida al sensorio – Nuestras mentes, islas locales en un mar de inteligencia – Ontología como conciencia – El subconsciente como procesador - El campo informacional – El ser humano como gota desprendida del océano – Microcosmos y macrocosmos – La conciencia trascendiendo los actuales presupuestos epistemológicos y ontológicos – Cosmovisión – La era de la tecnología espiritual – Pratiahara – Oda de Dzong-Kha-Pó.