Imprimir
Visto: 674

 EPISTEMOLOGÍA                                     

MEJOREMOS NUESTRO SER

Qué fácil es pronunciar estas tres palabras, pero que dificultad nos cuesta llevar a la práctica su más hondo y trascendental sentido.

Todos los seres humanos vamos por la vida con el deseo de hallar un ideal que nos traiga como premio la paz, la dicha, la felicidad, la ciencia de la vida, la filosofía trascendental, nos enseña que todo hombre o mujer que nace en este mundo, esta dotado de todos los poderes y energías que le son necesarias para triunfar en la vida, para esto, lo que hace falta a los seres humanos es tener voluntad, querer y decidirse a buscar cómo y de qué manera se ponen en juego todas aquellas energías que yacen en lo más recóndito de nuestro SER.

CONOCETE A TI MISMO, ha sido y será siempre el apotegma enseñado por la más antigua sabiduría. Si somos atentos, observamos diariamente cómo la entera humanidad vive con afán desmedido en un continuo vaivén, por cumplir con sus obligaciones diarias, inspirados todos y cada uno por un mágico poder que todo lo anima, expandiendo su inteligencia por doquier a todas los seres de la creación para que cada uno de ellos busque la mejor manera de satisfacer sus más íntimas necesidades; con todo esto no podemos negar que existe un TODOPODEROSO, que, como en todo el universo, también está en nosotros, y nuestro deber a cada instante es rendirle un tributo de admiración.

Por falta de educación mental y de cultivo interno, muchas personas prefieren vivir llenas de perversidades, haciendo el mal a cuantas les rodean, convirtiendo sus propias fuerzas y energías en verdadera magia negra, obteniendo siempre triunfos malévolos en todos los ordenes de cosas; como la vida es constante evolución, la naturaleza que es madre universal de todo lo creado se encarga de cobrar muy cara todas aquellas debilidades que se han cometido en el transcurso de los tiempos; entonces, cuando nos vemos acosados por la fatalidad, debemos con dignidad y fortaleza moral enfrentarnos a la lucha; grandes miserias, incontables fracasos, sucesivas desgracias, enfermedades incurables, etc., etc., son las consecuencias de un vivir erróneo, lleno de ignorancias y de estupideces

MEJOREMONOS, - Aprovechemos esta existencia nuestra que llevamos, cultivemos nuestro ser, hagamos que nuestra mente y nuestro sentir se pongan a tono con nuestra conciencia, y meditemos en lo más recóndito de nosotros mismos; es ahí donde encontramos el verdadero altar para adorar a Dios.

El hombre se mueve en la vida acosado para encontrar una paz duradera. De acuerdo con su criterio individual crean hallar la felicidad: haciendo una gran fortuna, sin importarles cómo, ni en qué forma; lo importante para ellos es hacerla, aunque sea sacrificando su conciencia; otros creen encontrar la felicidad, atendiendo y satisfaciendo los apetitos pasionales de su naturaleza emotiva y animal; otros creen estar felices asistiendo a las reuniones sociales de última moda, donde pueden lucir y exhibir su ridícula vanidad; otros creen encontrar la felicidad imponiéndose sobre los más débiles para subyugarlos y humillarlos, para sentirse superiores en algún sentido etc.. En su afán, puede el hombre, cambiar muchas veces de posición social, económica, política o religiosa, puede darle varias vueltas al mundo, buscando la anhelada felicidad y no la encontrará jamás. Es importante saber que, universalmente, estamos ligados y sometidos al sufrimiento y a la desesperación, sin poder encontrar jamás paz, dicha ni sosiego, en el mundo en que vivimos, hasta que no hayamos emprendido la jornada por el camino que conduce al mejoramiento de nuestro propio SER o al conocimiento de nosotros mismos.

Es deber nuestro cultivar la mente, seleccionar nuestros pensamientos, que sean de propósitos sanos, y adornar nuestro ser de buenas sentimientos, en esta forma nos disponemos al servicio universal.

Mantengamos siempre una actitud mental positiva y tendremos la paz íntima; procediendo de esta manera comenzamos a vivir de nuevo, nuestro ser se inunda de energías cósmicas, nos es más fácil resolver nuestros propios problemas, todo lo que hagamos nos saldrá bien porque confiamos en nuestras propias fuerzas, vivimos en armonía con el infinito y nos asiste ese gran todo universal (DIOS).

Pero seamos optimistas siempre; positivos siempre; no permitamos que las fuerzas negativas se entronicen en nuestras mentes, para volvernos pesimistas, seres aburridos desdichados sin fuerzas para nada. Hay que ser fuertes y mantener en nuestras mentes la capacidad de triunfo.

LECTOR AMIGO: si las líneas que acabas de leer han dejado en tu SER el deseo de conocer más a fondo la vida, o han despertado en ti algunas inquietudes y el deseo de descorrer el velo que hoy te impide comprender los grandes misterios que ella encierra te invito a participar en las labores de uno de los Centros Luminares, que los hay en varias ciudades de Colombia, de todo el mundo, creados por la Universidad Espiritual cuyo insigne fundador y director es el Ven. Maestro K.H.

En cada uno de estos centros, encontrarás un grupo de verdaderos hermanos Luminares, dispuestos a ayudarte porque tu ser lo necesita. No importa tu edad, tu raza o tu credo; lo que sí importa es que seas sincero, que sea tu mayor deseo superarte, mejorarte. - En estos Centros Luminares, es donde se estudian y se ponen en práctica los Cursos de Lecciones que son distribuidos por la Universidad Espiritual de Colombia

Alfonso Tobón E.

Estudiante de la Universidad Espiritual en Colombia

Cali, enero de 1962