Imprimir
Visto: 142

 UNA IMPORTANTE ACLARACIÓN

(Tomado de la Revista Ariel No.14 –15 Julio – Agosto de 1940)

El Movimiento Moderno Mundial, de Renacimiento Espiritual, tiene por finalidad exclusiva despertar la conciencia de la humanidad y encauzar la vida hacia derroteros de auténtica superación individual y colectiva.

Los Maestros de Sapiencia que inspiran este movimiento, fomentan la Cultura de la Espiritualidad sin prejuicio racial ni sectarismos, sin tratar de proselitizar o instituir una hegemonía autoritaria sobre el resto de la humanidad, y tampoco imponen “juramentos” ni “promesas irrevocables”, ni llevar la pretensión de los únicos autorizados, Divina o Celestialmente, para tal labor. Tampoco pretenden ser “Orientales” u “Occidentales”, ni sirven los intereses de ningún tabú particular, llámese X, Y, Z, y por lo tanto solo responderán a las necesidades de la Conciencia Universal sea que se manifieste bajo la insignia de Cristo, Buda, Mahoma, Krishna o Lao Tseu. Actúan al margen de todo fanatismo y sin vanas pretensiones.

Los vicios o excesos perjudiciales a la salud corporal o mental, son tremendas vallas que debemos destruir, pues entorpecen nuestra evolución. Pero no implica que se deba llevar vida de anacoreta, huir al desierto y evitar todo contacto con la realidad o rehuir las experiencias de la vida común del mundo. Lo importante, verdaderamente, es trascender lo mundano y no dejarse subyugar por él. Apréndase, pues, a vivir plenamente, sin restricciones coercitivas, sobreponiéndonos a las realidades del mundo con las cuales estamos forzados a transigir o a prevalernos para llevar a buen fin nuestra existencia. Triunfar es vivir mejor. ¡Triunfemos, pues, sobre el alcohol, sobre la carne, sobre los prejuicios, sobre la vanidad, sobre todo aquello que pueda entorpecer la mejor evolución de nuestro ser, y seremos dignos de la existencia, y verdaderamente espirituales!... La almas débiles y los corazones cohibidos o limitados son infelices y llenos de lacras morales. ¡No tratamos de destruir nada de lo que está instituido, a menos que se trate de algo nefasto para la humanidad, o de verdaderamente negativo, falsario o infame! Se arranca una mala hierba en un jardín y se destruyen la plagas en las ciudades, pues también se puede evitar o destruir todo aquello que pueda ser fuentes de miserias para la humanidad. Las instituciones o los sistemas nefastos, que promueven lacras o que son medios de execrable explotación de la conciencia deben ser erradicadas. El Renacimiento espiritual no puede ser expresado por organizaciones nefastas o malignas; de ahí que nos hallamos pronunciado contra las diversas instituciones que, bajo el disfraz de “fraternidad” o fingiendo “ideal”, obran verdaderas calamidades para el género humano.

Se ha pretendido que somos antagónicos a la Teosofía. Nada mas burdo y cínico. La genuina Teosofía nos merece respeto. Lo mismo que todas las creencias sinceras y lógicas, generosas y edificantes. Lo que hemos condenado si, es el degenerado teosofísmo de supuestos teósofos que desnaturalizan la Verdad con sus vanidades, prejuicios, dogmatismos, egoísmos y cínicos desplantes. Si se nos habla de la Teosofía, de los Blavastky, Prectus, Vagaban, Das, Chaterjy, la proclamamos de todo corazón; pero si se nos quiere imponer una especiosa y politiquera mística “a lo Besant” o según la inmoral doctrina de Leadbeater, protestamos y nos hacemos el deber de aclarecer ante el mundo la verdad.

Perseguimos, en fin, mediante la Cultura sana e integral, una Aristocracia de la Inteligencia y una Nobleza del Espíritu.

El Movimiento Moderno Mundial de “Renacimiento Espiritual” está integrado por la “Universidad Espiritual” de todos los países, por la Sociedad Bodha de todos los países, por la Iglesia Gnóstica-Ortodoxa Universal, y por todas las Instituciones Esotéricas adheridas a la Gran Fraternidad Universal (Blanca).

Pr. OM CHERENZI LIND
Director del principal Santuario Mundial.

Chan Cheng-Lob. – Tartaria, Asia