Imprimir
Visto: 881

 LA SOCIEDAD TOSOFICA Y SU OSCURO TRASFONDO

Revista Ariel reproduce este documento, que no tiene fecha ni autor, sobre todo por los importantes datos biográficos del Ven. Maestro K.H.

 

En 1914, a la edad de tan sólo 12 años, el Venerable Maestro K.H., siendo apenas un joven Príncipe, después de culminar sus estudios iniciáticos de alto esoterismo en la “Universidad Espiritual” del Sagrado Santuario de los Himalaya, es conferido con los títulos de Rimpocheh o Ven. Sabio y es asignado al santuario Sokkog-Nor, donde se le proclama jefe del santuario. Después de obtener brillantemente los grados de Jelong, es decir, Dr. en Filosofía, Dr. en Teología y en fin de Rabjamba o Dr. Universal.

El joven Príncipe, ahora sabio y maestro reconocido y legitimado como tal por sus mismos iniciadores, es elegido de manera unánime por los directores de los santuarios para dirigir una elevada y misteriosa escuela Trashimalayana de Filosofía, compuesta exclusivamente de Nalhorpas, Gurús y Chelas, entre los cuales se encontraban ciertos directores de la Sociedad Teosófica que se habían separado de ella cuando se presentó la ruptura entre los Maestros de Sabiduría y la Sra. Annie Besant.

Nadie se imaginaría que este joven Maestro y Sabio, Filósofo reconocido del Asia podía asumir la dirección de los ochocientos millones de Budistas existentes en todo el mundo. Quiso experimentar y antes prefirió ser el Anagarika Lashekankrarya (que quiere decir: “Aquel que posee el Espíritu Universal y la Expresión de las Fuerzas Puras”). Bajo este extraordinario se reveló al mundo.

Es claro, se evidencia así que desde mucho antes a 1914, cuando se formó esta escuela de Filosofía Fundamental, los señores de la Sociedad Teosófica fueron confrontados y separados de la Gran Fraternidad Universal (Blanca), permitiéndoseles el espacio de rehabilitación para aquellos que decidieran continuar en la senda trazada por los Santuarios y la Filosofía Fundamentalista, dejando en libertad igualmente para que la misma Sociedad Teosófica prosiguiera su curso, pero ya descalificada y desnaturalizada por sus procedimientos. Ya el Príncipe, bajo su nombre de Maestro K.H., como se le conoce simplemente, inicia su periplo hacia Occidente, al igual que su propio calvario, pues muchos son sus sufrimientos, amarguras y desdichas.

La Sociedad Teosófica despliega el amenazador poderío que posee en sus templos y fortalezas en América y Europa. El Comunismo, de igual manera, se expande arrasador por el mundo en declarada “Guerra Cruda” a todo lo que no le beneficie o contraríe. La religión esgrime su fanatismo y sectarismo que le caracteriza, amenazando inquisidoramente toda forma de pensamiento libre o científico.

Todas estas corrientes hegemónicas y totalitarias son confrontadas en su propio terreno por este joven y convencido ANAGARIKA, abanderado con los estandartes que identifican a los “Soldados de la Verdad y Defensores del DHAMMA” (La Sabiduría Aplicada), quien como entre otros tiene en su misión restablecer, restituir y rehabilitar el Esoterismo en el mundo entero, siendo en la actualidad el principal exponente de la Filosofía Fundamental de los Santuarios Esotéricos y regente de las Universidades Espirituales o Iniciáticas. Un Maestro que por su naturaleza de carácter firme y recto no para mientes en desautorizar sistemas y pronunciarse en contra de sociedades cuando éstas fallan a sus principios o compromisos.

El celo en el mantenimiento de la pureza de sus enseñanzas, que son las mismas de los Santuarios Esotéricos, le han valido más de una vez tremendas acusaciones, injurias y ruindades, aún de parte de organizaciones que se proclaman y se honran con su nombre y con su prestigiosa personalidad. Este celo respecto de sus enseñanzas, es el mismo que inculca en todos sus Discípulos y Seguidores, buscando así la conservación de la Naturaleza Iniciática y Sus Procedimientos. Es verdad que el Ven. Maestro K.H. se ha pronunciado contra ciertos sistemas de religión y de política que presentan y asumen condiciones arrogantes y hasta ahora nefastas, pero esto va solamente a las Estructuras y Métodos de Acción que es lo que los caracterizan. Siendo él un Maestro del Verbo Universal mal haría en condenar alguna forma de IDEAL generalmente sincero y basado en afanes de positiva superación.

Al respecto, afirma un discípulo suyo y a la vez prestigioso científico serio y genuino Teosofista, Mario Roso de Luna: “Lo que si estoy lejos de comprender es el sordo rencor o el celo que manifiestan tener hacia él, la señora Annie Besant y el Obispo Leadbeater. Un gran maestro de la sagacidad que encarna ciertamente todo el Verbo Espiritual, quien a su vez es defensor acrisolado de la Gran Fraternidad Universal (Blanca), no merece seguramente el desprecio ni el encono de nadie, menos aún de quienes se precian de “Iluminados de Dios” y “Hermanos de todo lo Existente, y todo ello quizás por no aceptar y cohonestar con las charlatanerías y supersticiones místicas para fabricar una nueva cosmogonía  simplista y pueril, cuya única finalidad era la de satisfacer las cínicas andanzas de unos desquiciados, excéntricos, embusteros profesionales, alucinados e incorregibles irresponsables”.

Es hora pues que comprendamos de una vez por todas, todos sus discípulos y servidores, que tras del Ven. Maestro K.H. tan sólo están los Santuarios Esotéricos, y con él todos los verdaderos Maestros de Sabiduría y el entero Espíritu Universal.

Vale la pena destacar y señalar con claridad que Occidente se convirtió en cuna de distorsionadas escuelas Rosa-Cruz, mal llamadas Esotéricas, pues adolecen completamente de auténtica genuinidad y pureza en sus enseñanzas, equivocando los “Procesos Iniciáticos” verdaderamente Esotéricos, valiéndose de la ignorancia crasa de quienes se les adhieren, los que sucumben así bajo estas expectativas de irresponsabilidad y charlatanería, megalomanía y fantasiosa ideología.

No hay por que confundir a la “GRAN FRATERNIDAD UNIVERSAL (BLANCA)”, cuyo centro radica en CHYGATZEH (TIBET), con otras que han usurpado su nombre y que no han sabio siquiera respetar los principios y finalidades que inspiran tan Noble Organización, abanderada de los Nobles Principios Universales.

El Colegio Universal Rosa-Cruz Esotérico, en su proclamación general de 1889 en Huang – Sikkim – Himalaya), promulgó los Estatutos Reglamentarios para las Universidades Espirituales, Seminarios o Secciones, destinados a llevar a la práctica los propósitos y objetivos del “Colegio Esotérico Rosa-Cruz (Raj Citi-Enkagatha) Universal, de Shu Shin Whun (Sikkim – Asia)

Todas las Universidades, Seminarios o Secciones, al igual que todos los de su clase en el resto del mundo, reciben sus normas Filosóficas y Espirituales del centro principal del “Colegio Rosa Cruz Esotérico Universal”

Este método de Educación, Disciplina y Enseñanza tiene por finalidad expresa difundir los sapientes principios que le sirven de Base y se empeña así mismo en Corregir los Errores en cuanto al aspecto Esotérico y Occidental o sea la Rosa –Cruz, debilitándose con Carácter de Dogma, Proselitismo y mercantilismo que Desnaturalizaron sus Nobilísimos Propósitos y Pervirtieron sus Genuinos Valores.

El objetivo del Colegio Rosa-Cruz Esotérico Universal a través de sus enseñanzas ha sido a lo largo de todas las edades el de formar líderes de la Evolución Humana que se constituyan en verdaderos regidores del destino de la vida en lo personal y colectivo de sus practicantes.

Las actividades y prácticas desarrolladas en Occidente por todas estas aludidas organizaciones que el Colegio Rosa-Cruz Esotérico Universal desde 1889 ya avizoraba como peligrosas, distorsionadas y desnaturalizadas, provocó una acción decidida de los mismos “Santuarios Sagrados” del Asia, para contrarrestar esas desbordadas e irresponsables prácticas que campeaban y marchaban arrasadoramente en las mentes y corazones de una humanidad doliente y ansiosa de verdadera superación. Ya estas fraudulentas sociedades y escuelas estaban detectadas y en la mira preocupada de todos los “Santuarios”, y sus estrategias para anularlas y descalificarlas, desenmascarándolos en sus propios dominios, no se hicieron esperar. Es por ello que el Ilustre científico y filósofo Mario Roso de Luna en 1902 visitaba las Américas enterándose de las realidades y vivencias de este sector de la humanidad, por encargo especial de la Gran Fraternidad Universal (Blanca), profetizando a su vez el advenimiento de un ser con grados de Maestría que llegaría en su oportunidad a impulsar debidamente el Desarrollo Cultural y Espiritual.

Esto lo mencionaba quien posteriormente recibiera después en su propia casa al Ven. Maestro K.H. antes de su Misión Cultural por estas latitudes ávidas de superación y transformación en los campos de la Cultura y el Espíritu.