Imprimir
Visto: 2723

 MENSAJE ESPECIAL DE WESAK

Nuevo Año Espiritual 2480 (1932)

La Norma del presente RENACIMIENTO BODHA
Y las fundaciones del Plan Espiritual de Tres Años


mensaje_especial_wesak

Por el Ven. Hutulktu Kwang Hsih,
Señor Director del
Ch´An Cheng-Lob´ World Budhic Center,
Sin-Kiang, Northern Tíbet

Primera edición publicada por el
Philo-Polytechnical Center, Inc.
Pasadena, California
, U.S.A.
Edición actual publicada por:

ALIANZA UNIVERSAL, CULTURAL, HUMANISTA, RELIGIOSA Y ESPIRITUAL
PARA LOS TIEMPOS MODERNOS

(Original en Inglés)
Ediciones Ariel
Junio 21 de 2012
www.revista-ariel.org

Pedidos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*   *   *

Así como usted piensa, viaja, y como usted ama, usted atrae. Usted está hoy en donde lo han conducido sus pensamientos. Usted estará mañana donde sus pensamientos lo lleven. Usted no puede escapar al resultado de sus pensamientos, pero usted puede sobreponerse y aprender, puede aceptar y regocijarse. Usted realizará la visión de su corazón (no el deseo vago), sea ésta perversa o maravillosa, o una mezcla de ambas, porque usted siempre gravitará hacia lo que usted, secretamente, más ama. En sus manos estarán los resultados exactos de sus pensamientos; usted recibirá aquello que merece, ni más, ni menos. Cualquiera que sea su ambiente actual, usted caerá, permanecerá, o se elevará con sus pensamientos, su sabiduría, su ideal. Usted se volverá tan pequeño como su deseo controlador; tan grande como su aspiración dominante.

"Ideales" - Por James Allen

 

MENSAJE DE WESAK DE 2480[1]

Este es mi mensaje de Wesak para este año entrante 2480 (o Vaisakah) significativo del Nuevo Año Espiritual. A inicios de año, cada nuevo año, enviamos a todo el mundo un mensaje con el que se pretende abarcar los principios y la Orientación Espiritual necesaria para la humanidad durante el año que entonces comienza. Así, el Wesak de este año es celebrado el 18 de mayo, que es el primer mes de Luna llena. El Wesak, o Festival de Nuevo Año, siempre tiene lugar en la primera Luna llena del mes de Mayo. Esto implica un recuento de los años, no por el movimiento del sol, sino por los ciclos de importancia Espiritual. Estos ciclos, se supone, representan además el nacimiento, iluminación y el paso del Buda; pero realmente no, porque el Wesak fue celebrado mucho antes de la existencia de Buda. Más aún, el Buda Gautama existió en la India alrededor de 6 siglos antes de Cristo, y los años en el Budismo hoy son contados solamente desde aproximadamente dos mil años después de su paso. Esto es una prueba de que el Wesak o nuevo año Espiritual no es contado como un ciclo o período religioso, ni depende de la historia Budista. Por ello es que el Wesak es realmente un festival o celebración Espiritual, y aunque es muy considerado entre las personas Budistas, es también tomado en cuenta por todas las personas en el Oriente. 

Es de suma importancia considerar, también, que la misión del Buda no implica algún “ismo” o “sistema”, siendo en conjunto extraña a las consagradas “formas” y “normas” modernistas y tradicionales de caprichos e ingenios organizados bajo el rótulo de religión. El Budismo – como se le denomina en el mundo Occidental – es el Dharma o Iluminación o Liberación final, en una palabra, de Espiritualidad expresada o vida debidamente conducida en realización Espiritual o interna con objetivos trascendentales. Esto, evidentemente, está lejos de implicar algo relevantemente formal o material, o de mera significancia mundana.

Este año, como en los años pasados, queremos desarrollar los puntos principales de los valores Espirituales que están llamados a convertirse en sustanciales en la vida de la humanidad.

La nota predominante está una vez más en conexión con nuestro Plan Espiritual de Tres Años, el cual se encuentra en su segundo año, de este importante Plan en preparación del gran RENACIMIENTO ESPIRITUAL que está siendo inspirado y dirigido por los Santuarios Esotéricos (Universidades Espirituales del Oriente). En la medida en que estamos ahora en plena influencia de las fuerzas Espirituales obrando en relación con el Plan de Renacimiento Espiritual, tenemos difícilmente algo de relevancia para decir, que no haya sido expresado ya en una u otra manera, en nuestros mensajes previos. Cuanto hay que consignar ahora es, aparentemente, que el mundo en general está rápidamente persiguiendo objetivos en debida consonancia con nuestros conceptos expresados, y que los grandes cambios que están tomando forma ahora en la conciencia de la humanidad responden a todos nuestros designios e inspiraciones de los Santuarios.

No tenemos nada para agregar concerniente al plan en sí, a no ser mencionar que la fuerza Espiritual, sin lugar a dudas e inevitablemente, triunfará sobre los valores inicuos existentes que han llegado a prevalecer en la vida hasta estos días bajo el falso ropaje de filosofías engañosas y profesiones religiosas confusas, e información contradictoria de la ciencia. No obstante, no hay mucho por decir en torno a ciertos conceptos que van a prevalecer durante este segundo año del Plan Espiritual de Tres Años, y los conceptos más importantes están en conexión con las creencias en torno a Dios y acerca de la mente. En otras palabras, en este segundo año, vamos a ser testigos a lo largo del mundo del inicio de tendencias de pensamiento muy diferentes en relación con la divinidad y los valores y fuerzas de la mente.

Estos conceptos van a cambiar tanto durante el año que empieza que la realización de la Divinidad no va a ser lo que era, ni siquiera la sombra. La Divinidad hasta ahora ha sido considerada sobre una base muy mecanicista. O sea, la Divinidad ha sido considerada sobre las bases de funciones y cualidades, muy a semejanza del ser humano, y además como una máquina, resumiendo organización en sus burdas, apabullantes y vivificantes formas. Hemos considerado a Dios acorde con atributos correspondientes a funciones, como si la Divinidad fuese un conjunto de reglas y una selección de actividades y cualidades; en una palabra, un circuito de diferentes poderes especiales. Y ahora, en el año que se avecina, estamos próximos a ver en el mundo la difusión de una nueva forma de concepto con respecto a la Divinidad, a Dios en general. Este concepto referente a Dios se va a volver mucho más simple y silogístico, y desde luego menos positivista, pero va a ser un concepto de Dios no dotado con tantas cualidades o funciones. De hecho, esta Divinidad sin funciones o atributos es realmente la única Divinidad posible, puesto que se supone que la Divinidad es Esencia, o Absoluto, porque es Suprema, más allá de toda Forma, o lo que podemos considerar la Esencia misma de todos los Principios. Es difícil poner esto en palabras, usando hasta ahora los términos comunes. Dios o la Divinidad no es realmente algo que sea mutable en sí mismo, ni es algo que pueda ser diversificado o diferenciado. Si Dios es Esencia o Absoluto, no puede ser reconocido como si tuviese diferentes funciones o atributos. Quizás incluso no puede tener función o atributo alguno en absoluto ¿Si es Absoluto, cómo puede tener atributos o cualidades que corresponden a las cosas que no son perfectas, que son compuestas? Si se tratara de un simposio, entonces implicaría un conjunto de ideas o conceptos o atributos. Así que ustedes ven, el concepto general que ha prevalecido durante muchos siglos en torno a la Divinidad, ha sido más bien antropomórfico, correspondiendo a nuestros sentidos; en otras palabras, una Divinidad mecanicista, mientras que en la lógica trascendental, y considerando la naturaleza del Espíritu o la naturaleza del ser trascendental, debemos asimilar que todos estos conceptos con tendencia mecanicista están completamente errados. Queremos decir, por errados, que son el producto de nuestros sentidos, o el producto de nuestra discriminación, un discernimiento que no siempre ha sido muy lógico o basado en lo mejor de las experiencias o de lo más aconsejado por la sabiduría. Es por ello que, insistimos, el concepto mecanicista de Dios ha sido sumamente diferente en los diversos movimientos religiosos e incluso entre diferentes líderes de la misma fe, desencadenando los muchos cismas y sectas que han confundido tanto, teñido de rojo y complicado tantas épocas de la historia humana. Un Dios tan mecanicista es el producto de la discriminación y es considerado como si fuese una pieza de maquinaria, o algo semejante a un ser humano, y no podría dejar de ser característicamente humano, con atributos y actitudes humanas, a su imagen y semejanza, deficiencias y altanerías.

Hemos hecho de Dios una entidad acorde con nuestros propios caprichos y antojos. Esto, en este caso, es lo opuesto a lo que dicen las diferentes biblias. Las biblias dicen que estamos hechos acorde con la imagen y semejanza de Dios. Es lo opuesto en la experiencia real, si se observa las tendencias de los días actuales. Pero en los nuevos conceptos, esto está llamado a desaparecer. Al menos, habrá un fuerte movimiento a favor de este nuevo concepto. Ya hemos empezado a sentir la posibilidad de tal concepto de un Dios no mecanicista.

__________

 Si desea conocer todo el contenido de este mensaje solicítelo acá: Libros en Venta


[1] Año 1932 en el calendario solar. Llevado a cabo en Quebec, Canadá, el 18 de mayo.